De Narváez salió a marcar diferencias con De Angeli.

Aunque el jueves se mostraron juntos en una recorrida por el conurbano y la buena sintonía que admiten en público, ayer el polémico titular de la Federación Agraria de Entre Ríos, Alfredo de Angeli, obligó al candidato de Unión-PRO Francisco de Narváez a ponerle un freno.
Por la mañana, el ruralista dijo que si el kirchnerismo no cambia el rumbo económico, "habrá que juntar un millón de firmas y pedirles que adelanten el traspaso de las bancas" previsto para diciembre próximo.

De Angeli, además, acusó al matrimonio Kirchner de "resentidos" y consideró que "si son democráticos tienen que entender la voluntad popular y van a tener que torcer el rumbo económico".

Sin embargo, en una recorrida de campaña por González Catán, en el populoso distrito de La Matanza, De Narvaéz se alejó de esa idea: "El deseo de cambio que tiene la gente y que se va a expresar el 28 de junio debe estar encuadrado en el pleno respeto de las instituciones de la República y los mandatos que establecen la Constitución y la Ley".

A juicio de De Narváez, "la agenda parlamentaria no tiene que esperar al 10 de diciembre", día de la asunción de los legisladores electos, "para avanzar con las leyes que necesita el país", con lo cual expresó su confianza en lograr consensos y acuerdos legislativos.

Aunque asumió que con el adelantamiento de las elecciones habrá dificultades por la transición de cinco meses para que asuman los nuevos legisladores.

En torno a la campaña, y luego de recorrer el barrio El Triángulo de González Catán, De Narváez visitó los distritos de San Vicente y Presidente Perón y, por la noche, clausuró una reunión de 1500 fiscales electorales en la ciudad de La Plata. El candidato estará hoy en el interior de la provincia en Olavarria, Bolivar y Azul.

Comentá la nota