De Narváez rechazó la invitación de Scioli para que se sume al PJ

De Narváez rechazó la invitación de Scioli para que se sume al PJ
"En este tipo de conducción no quiero participar", dijo. Y descartó competir por la Presidencia.
Después del beso con su mujer en el escenario de Costa Salguero que pareció copiar el estilo Obama-Michelle, después de una caravana con bocinazos por Las Cañitas, a las cuatro y media de la mañana y bajo la lluvia, después del brindis con champán hasta el amanecer en las oficinas de campaña. Después del frenesí por la victoria, los elogios y también de algunas palabras desmesuradas que le susurraron en la intimidad -que hicieron referencia a la barrera legal que tiene de disputar una presidencial-, Francisco de Narváez comenzó a pensar en qué hacer ahora que los votos lo ubican un escalón por encima de Néstor Kirchner.

La primera decisión es que no se desviará del foco por el que viene peleando desde que arrancó en política: su meta seguirá siendo gobernar la provincia de Buenos Aires. Así, rechazará la invitación del gobernador Daniel Scioli para sumarse al PJ. "En este tipo de conducción no quiero participar", advirtió.

La tercera decisión es que continuará de campaña. ¿Cómo? "Sí, Francisco se va a subir al avión y va a volver a los mismos lugares que recorrió hasta ahora. Quiere agradecer y plantear soluciones con vistas a 2011", dijo una alta fuente de Unión-PRO a Clarín.

El concepto de "campaña permanente", que popularizó el experto en comunicación política Dick Morris durante la campaña que llevó a Bill Clinton a la presidencia de los Estados Unidos, parece haber dejado huellas en el comando de campaña de De Narváez. Hay quienes, incluso, dicen que su jefe no se tomará descanso.

Sólo interrumpirá la actividad cuando nazca Antonio, su sexto hijo, algo que está previsto para dentro de doce días. Dicen que su esposa, Agustina Ayllon, ya lo sabe: luego del nacimiento, pasarán un par de días en el campo que tienen en el sur y regresará al trajín. "La licencia durará poco. En seguida volverá a poner la cabeza en el Conurbano", dicen. Lo hará para hablar de la problemática el campo y la inseguridad.

Uno de los fantasmas que preocupan a los asesores del empresario es que la sobreexpectativa que ha generado en el electorado pueda terminar por jugarle en contra. "Lo votaron como si fuera una elección presidencial. Por eso tiene que dejar en claro que como diputado, por ejemplo, no se pueden resolver cuestiones tan complicadas como la inseguridad. La gente lo tiene que saber", fue una de las observaciones que le hizo el ecuatoriano Jaime Durán Barba.

La renuncia de Kirchner al PJ fue abordada en todas las conversaciones formales e informales que mantuvo De Narváez a lo largo del día. Pero en voz baja le aconsejaron no meterse en esa interna. "Para los bonaerenses vos representas lo nuevo, lo fresco. Si das un paso en falso vas a representar lo mismo que Kirchner", le marcaron.

El diputado se vio tentado con pelear ese sillón en medio de la campaña y fue uno de los deslices que más le criticaron sus estrategas. Había salido a pedir la renuncia del ex presidente y en su entorno lo postularon para la sucesión. Ahora estudia qué hacer: ocurre que su salto en las encuestas se dio, justamente, cuando desperonizó la campaña. Hay quienes, incluso, abonan la idea de que más que desperonizarla "lo que hizo fue despolitizarla".

Comentá la nota