De Narváez en Pilar De Narváez: "En Pilar ganamos si las boletas se distribuyen casa por casa"

El sábado cenó con la primera candidata a concejal y con el edil Diego Ranieli. Le habrían pedido quedarse con la fiscalización, y mostraron sus diferencias con Gustavo Trindade, también candidato. El domingo, el diputado se acercó al comando del folclorista para constatar si su equipo está en condiciones de cuidar las urnas.
Unión Pro sigue dividido en Pilar. Y tanto que la disputa ahora es por la fiscalización, y hasta llegó al propio Francisco De Narváez, que en pocas horas estuvo reunido con los 2 sectores que se disputan esa labor.

El sábado por la noche, casi ya en las primeras horas del domingo, De Narváez cenó en un restaurante del KM. 50 con el actual edil Diego Ranieli, y la 1ra. candidata Noemí Barrio.

Allí, De Narváez habría recibido por primera vez por parte de sus protagonistas los detalles de la interna, que habría incluido palabras poco amigables para con Trindade, a quien del otro lado de Unión Pro no ven con posibilidades de encarar la fiscalización.

De hecho, días atrás Ranieli y el concejal macrista Marcelo Criniti salieron a mostrase "dueños" del control de las urnas, lo que encendió la ira en el trindadismo.

"Si él quiere fiscalizar que lo haga, pero los dueños somos nosotros", se plantó Criniti.

Desconfiados, desde el sector de Trindade ven en la intención de Criniti y Ranieli "maniobras para perjudicar a Trindade", quien ocupa el 6to. lugar y "necesita de cada uno de los votos para no perder chances e ingresar al deliberativo".

Ranieli, además, también habría mostrado su enojo para con Jorge D’ Onofrio, 1er. candidato a senador provincial, e incluso le habría pedido a De Narváez que cambie de interlocutor, tarea que presuntamente recaería en Aníbal Assef, de Morón y también candidato a senador bonaerense.

Al otro día, De Narváez se dirigió por la mañana en persona al comando de Trindade, en donde habría llegado a buscar explicaciones ante la supuesta ausencia de fiscales denunciadas desde el otro sector de Unión Pro.

Durante el encuentro, del que también participó D ‘Onofrio, Trindade puso a disposición de "el colorado" toda la información necesaria respecto a ubicación de los locales, la estrategia de fiscalización e identidad de quienes formarán el equipo de custodios de las votos.

Además, se lo puso al tanto del operativo "boletazo", a través del cual el trindadismo asegura haber repartido en mano unas 65 mil boletas de Unión Pro el último fin de semana.

En ese sentido, le informaron a De Narváez que el operativo "continuará hasta que rija la veda, durante esta semana.

"Tenemos que llegar con nuestra boleta a cada vecino de Pilar, llevándosela a su casa, porque nos quieren votar y les tenemos que asegurar que tengan la boleta. Esto es, dormimos poco y caminamos mucho", alentó De Narváez, quien, dicen desde el trindadismo, "llegó con una falsa visión de cómo estaba trabajando este espacio".

"En Pilar ganamos si las boletas se distribuyen casa por casa y se cuentan el día de la elección", recalcó De Narváez.

Paralelamente, el equipo de fiscalización de Trindade, presentó al diputado "todo el trabajo realizado en materia fiscalización, para que el mismo candidato corrobore que el tema está totalmente diagramado y asegurado con creces, ya que además de tener todos los encargados de escuela, fiscales generales y fiscales de mesa, también se tiene una importante cantidad de suplentes que estarán disponibles para dar soporte al operativo", aseguraron desde la oficina de prensa de Trindade.

"De Narváez pudo constatar cada dato de cada persona comprometida para que estén los votos del distrito controlados. También se habló sobre las capacitaciones para fiscales que se vienen dictando desde el mes de abril y que ya alcanzó a más de 400 fiscales y culminará esta semana con alrededor de 10 charlas en todas las localidades", señaló Trindade a través de un comunicado.

En las próximas horas se sabrá quién se queda con la fiscalización, o si, por el contrario, los apoderados de los partidos deciden que cada una de las fuerzas disponga de su gente por separado. Juntos, todo parece indicar, que no podrán estar.

Comentá la nota