De Narváez dio un paso atrás, pero aún sueña con la Presidencia

El diputado volvió a focalizarse en la provincia, después de haberse lanzado a escala nacional.
En quince días, Francisco De Narváez pasó de hacer públicas sus aspiraciones presidenciales a volver a recluirse en el plan que lo desveló desde sus primeros pasos en la política: gobernar la provincia de Buenos Aires. En la cabeza del empresario, donde pretende que poco quede librado al azar, la gobernación sigue siendo su norte; aunque de acuerdo a lo que suceda en el peronismo, el empresario no descarta jugar por la vicepresidencia e inclusive la presidencia.

El plan de la gobernación está fuerte, dicen en su entorno, y es la prioridad en los equipos técnicos. Las razones que lo hacen pensar sólo en la Provincia son la buena relación que supo cultivar con algunos intendentes desencantados y el triunfo en las últimas elecciones sin la ayuda del aparato peronista de Eduardo Duhalde, donde obtuvo resultados superiores a los proyectados en bastiones peronistas (32% en La Matanza).

¿Qué puede determinar su relanzamiento a nivel nacional luego de dejar de hablar del tema? Sólo si la crisis en el PJ se acentúa y consigue el apoyo de gran parte del peronismo, dicen sus asesores, el empresario podría virar su objetivo hacia la Casa Rosada.

"Sin Duhalde ni Reutemann, ¿quién es el candidato del PJ?", se preguntó un dirigente pocos días atrás mientras almorzaba en la parrilla de Las Cañitas "Campo Bravo", donde cada semana desfilan asesores, operadores y dirigentes ligados a De Narváez. Y definió: "Nuestro objetivo es la Gobernación, pero si nos cruzamos con el premio mayor, vamos a jugar si o si".

Solá y Duhalde, dos que no apuestan a la posibilidad presidencial de De Narváez, se aferran a una razón: "es extranjero e hijo de extranjeros" dice Solá cada vez que se lo consulta. De Narváez nació en Colombia, pero tiene la certeza de que la Corte Suprema no vetará su oportunidad de jugar en las presidenciales.

Otra posibilidad que no descarta es la posibilidad ser el vicepresidente de Carlos Reutemann si es que éste se define en el corto o mediano plazo. El empresario lo elogió públicamente, hablan esporádicamente por teléfono y tuvieron un encuentro privado en diciembre ¿podría haber otro antes de mayo¿ donde De Narváez le reiteró que debía ser él el candidato del PJ.

En una encuesta que manejan en el búnker de Las Cañitas, hecha entre el 1 y el 10 de enero, del peronismo, Reutemann y De Narváez son los dos candidatos con mejor imagen. Reutemann tiene un diferencial positivo de 28 puntos, y De Narváez de 25.

De Narváez, un fiel creyente de las encuestas, sigue diciendo en reuniones de equipos que sólo declinará o cambiará sus planes si las encuestan no lo respaldan.

Comentá la nota