De Narváez, de nuevo sin Solá, pero con Michetti

"Los bonaerenses no van a elegir entre Kirchner, Stolbizer o De Narváez, sino la forma en la que queremos vivir durante los próximos 10 o 20 años en el país", dijo el primer candidato de Unión Pro.
Francisco de Narváez, presentó anoche en Bahía Blanca, junto a Gabriela Michetti, quien encabeza la nómina a diputados nacionales por la Ciudad de Buenos Aires, los candidatos a integrar la Cámara baja bonaerense por la Sexta Sección Electoral.

El acto, que se llevó a cabo en el teatro Rossini Paradiso, comenzó a las 19.30 y duró poco menos de una hora.

Los primeros cinco postulantes de la lista regional, Jorge Srodek, Marcelo Di Pascuale, Verónica Couly, Luis Vidilli y Adalberto Mario Simón, ocuparon la primera fila en el escenario, mientras que en una medialuna ubicada detrás se ubicaron los primeros candidatos a concejales de los distintos distritos que conforman la Sexta Sección Electoral.

El reciento, con unas 400 personas en su interior, mostró todas sus plazas cubiertas con adherentes de nuestra ciudad y la zona, que ovacionaron a De Narváez y a Michetti cuando hicieron su ingreso.

Con sincronismo televisivo, ya que estaba el móvil del canal América retransmitiendo el acto, el locutor de ocasión dio agilidad al programa y dio inicio a las alocuciones.

La llegada a Bahía Blanca de De Narváez y la ex jefa de gobierno porteño y actual candidata Gabriela Michetti se enmarca en una mini gira por cinco ciudades bonaerenses sin el acompañamiento del Felipe Solá, en un tiempo en el que todos los analistas definen con el de mayor tensión entre el empresario y el ex gobernador bonaerense, cuestión que el titular de la lista trató de soslayar en el transcurso del acto.

Solá también había estado ausente el miércoles pasado en La Plata, cuando fueron presentados los postulantes de la Octava Sección Electoral.

En las últimas horas, al ser consultado al respecto, Solá admitió que con De Narváez "existieron divergencias por el cierre de las listas", aunque reconoció que va a quedarse en el espacio.

De la cuestión también habló Mauricio Macri, esperanzándose en que la alianza pueda mantenerse después del 28 de junio.

"No hay quiebre con el felipismo", aseguró, pero a la vez admitió que "hay opiniones distintas".

Además de Bahía Blanca, la gira también comprendió las ciudades de Laprida (ciudad natal de la candidata porteña), Tres Arroyos, Tandil y Mar del Plata.

Posiciones y reconocimientos.

La presentación de Francisco de Narváez fue antecedida por un audiovisual proyectado sobre dos de las paredes del teatro, que daba cuenta de la campaña electoral y los kilómetros que lleva recorridos el candidato.

Al ubicarse en el estrado, el actual legislador resaltó la presencia de Michetti en el acto.

"Hoy nos está acompañando Gaby Michetti. Yo no la conozco desde siempre, pero siento que la conozco mucho. Tengo, por vos, una profunda admiración. Aquí hay una gran mujer", le dijo a la principal aliada de Mauricio Macri.

Destacó, asimismo, que Michetti representa el compromiso con el futuro y comentó que nunca discutió con ella sobre cuestiones pasadas, sino que en el centro del debate siempre estuvo la necesidad de hacer un país mejor.

Tras el reconocimiento, abrió el abanico y se refirió a los otros dos referentes de Unión Pro a nivel nacional: Macri y Felipe Solá.

"Unión Pro es la confluencia de muchos dirigentes políticos, algunos con una larga y buena historia, y otros con una experiencia que está empezando, como yo, que tengo pertenencia al peronismo. También hay muchos independientes. Lo que nos lleva a conformar esta unión es la misma vocación que tiene Gaby, Mauricio, Felipe y yo de levantarnos cada mañana para saber que de nosotros dependen las vidas de muchas personas, que están esperando que cumplamos con nuestro deber", expresó.

Aclaró que la fuerza no sólo aspira a gobernar la provincia de Buenos Aires sino a la Argentina.

"En nuestro espacio hay dos hombres, Mauricio y Felipe, que tienen las condiciones para poder presidir la nación; a una mujer que ya tiene el conocimiento y todo el compromiso para hacer de Buenos Aires la gran ciudad que está comenzando a volver a ser, y en mí, al futuro gobernador de la Provincia, que sabe que tiene que dejar de ser el felpudo de los gobiernos nacionales y pasar a ser un gran estado provincial. El corazón o la locomotora de la Argentina que se pone de pie", manifestó.

Por otra política.

De Narváez hizo hincapié en que Unión Pro representa la nueva forma de hacer política, sin agresiones y reconociendo coincidencias con otras fuerzas.

"Es hora de que los dirigentes argentinos nos animemos a coincidir. Es hora de que los políticos sumemos y no dividamos para tomar el compromiso con esos 12 millones de argentinos que en el país de los alimentos, difícilmente puedan alimentarse", subrayó.

En ese orden, señaló que ayer llamó telefónicamente al gobernador Daniel Scioli para repudiar las agresiones que el candidato "K" a diputado nacional recibió en Lobería y solidarizarse con él.

"El oficialismo ha decidido que la campaña por la provincia de Buenos Aires sea una batalla y nosotros no hemos decidido eso, sino que gane una forma de hacer política que no descalifique, ofenda o agreda", sostuvo De Narváez.

"Acabo de llamar al gobernador Scioli, expresándole en nombre de todos nosotros, nuestra solidaridad por la brutal agresión que sufrió esta mañana. Que nadie pretenda sacar ventaja política al adjudicarnos ese hecho, porque nadie que pertenece a este espacio político puede representar lo que venimos a confrontar", añadió.

Ayer, tanto el ex presidente Néstor Kirchner como el ministro Florencio Randazzo culparon a seguidores de De Narváez de ser los autores materiales del incidente de Lobería.

El campo y el PJ.

En otro orden, De Narváez resaltó la importancia del campo en la economía nacional y lo relevante que es su defensa y promoción.

"Los pequeños y medianos productores de todas las provincias son un capital que siempre está allí, trabajando de sol a sol, y no está dispuesto a que un gobierno nacional lo ataque, lo critique y lo trate de oligarca y enemigo", resaltó.

En tal sentido, añadió que "digo esto porque me duele como dirigente político pero mucho más como justicialista. El peronismo no es un partido para dividir ni para hacer pelear a los argentinos. Basta de pelearse con el campo, con la iglesia y de encontrar todos los días un pretexto para construir un enemigo. Venimos a trabajar por una Argentina que sume a todos los argentinos y a terminar con una dirigencia que quiere dividir".

"Debemos armar el esquema productivo que genere los dos millones de puestos de empleo que necesitamos. Trabajo de calidad, que le permita prosperar a quien se esfuerze. Hay que terminar con el vago, con el haragán, el especulador y mucho más con el corrupto", destacó.

Michetti exhortó a cambiar la política

Tras recibir una ovación similar a que le habían dedicado, minutos antes, a De Narváez, Gabriela Michetti subrayó que "la política a la que nosotros adherimos es tratar de poner el esfuerzo propio en pos de los demás".

"En este proyecto estamos todos, también ustedes, que deben acercarse a las organizaciones sociales de sus barrios para poder hacer algo por los demás, sabiendo que nuestras vidas no van a ser plenas o felices si no nos brindamos un poco al prójimo", resaltó.

A su turno, el primer candidato a diputado bonaerense por la Sexta Sección Electoral, Jorge Srodek, dijo que no puede ser que la principal provincia en producción de trigo, con el 60 o 70 por ciento de la cuenta nacional; la mitad del stock vacuno del país y el 25 o 30 por ciento de la producción lechera, no tenga identidad agropecuaria.

"Quiero pararme en el Congreso para decir que, más allá del Conurbano, estamos ante la principal provincia agropecuaria. Si hay lío con la vid, se unen los representantes de Mendoza para reclamar. Lo mismo pasa con la caña de azúcar en Tucumán, la lana en Chubut o Santa Cruz, el algodón en el Chacho y sigue la lista", afirmó.

"Acá te pasan por arriba la producción agropecuaria y ningún dirigente de la provincia de Buenos Aires pone el grito en el cielo. Vamos a pelear por todo esto y por los problemas troncales de la sociedad, como la educación y la salud", concluyó.

Apoyo a Julián Lemos.

Al finalizar su discurso, De Narváez convocó al centro del escenario a Julián Lemos, primer candidato a concejal en Bahía Blanca, de quien reconoció sus condiciones "para encarnar un verdadero cambio en la manera de hacer política, para servirle a la sociedad y no para servirse de ella".

Comentá la nota