De Narváez mantiene una leve ventaja sobre Kirchner.

Unión Pro supera al oficialismo por 2,5 puntos en la provincia; se redujo a la mitad el número de indecisos.
La pelea electoral en la provincia de Buenos Aires está polarizada de forma aparentemente definitiva: cuando falta una semana para las elecciones legislativas, Francisco de Narváez aventaja a Néstor Kirchner por 2,5 puntos, según la segunda encuesta de Poliarquía para La Nacion.

El sondeo le otorga 32,5 puntos de intención de voto a la lista que lideran De Narváez y Felipe Solá (Unión Pro). La siguen la de Kirchner y Daniel Scioli (Frente Justicialista para la Victoria) con 30 puntos. Mucho más abajo están Margarita Stolbizer y Ricardo Alfonsín (Acuerdo Cívico y Social) con 13,2, y, lejos, Martín Sabbatella (Nuevo Encuentro), con 3,9.

Los indecisos se redujeron a la mitad, comparado con el último trabajo de Poliarquía. Hace 15 días eran el 20 por ciento. Hoy son el 9,5. "La mayoría se está repartiendo entre los dos primeros candidatos. La polarización es prácticamente irreversible", dijo ayer Fabián Perechodnik, uno de los directores de Poliarquía.

La paridad se mantuvo inalterable entre las dos primeras fuerzas. En 15 días hubo sólo una leve reducción en la estrecha ventaja de Unión Pro. La diferencia pasó de 3,1 a 2,5 puntos. "El escenario sigue siendo de una notoria paridad. Cualquiera de los dos puede ganar", argumentó Perechodnik. La encuesta fue realizada en 17 ciudades del interior provincial y en los 24 distritos del conurbano, entre el 10 y el 17 de junio. Incluyó 1200 entrevistas domiciliarias. El margen de error es de 2,9 por ciento, unas milésimas por encima de la diferencia entre Kirchner y De Narváez.

Según el estudio, el Acuerdo Cívico y Social ya no tiene chances de disputar el triunfo. Comparado con la última encuesta, el panradicalismo creció apenas 0,6 puntos (de 12,6 a 13,2), mantuvo una moderada cosecha de votos en el Gran Buenos Aires (11,8) y no creció en el interior (15,2).

El estudio de imagen de los postulantes explicaría parte del fenómeno. En ese ítem, los números de Margarita Stolbizer mostraron una sorpresa: cuando faltan siete días para las elecciones, el 41 por ciento de los electores no la conocen. "Es un porcentaje muy alto para un sondeo de imagen positiva, que tiene correlación directa con la intención de voto", argumentó Perechodnik.

Incluso, el porcentaje de desconocimiento es superior al de su compañero de fórmula, Ricardo Alfonsín, que es un desconocido para el 27 por ciento de los votantes. Ambos dirigentes sólo son superados por el intendente de Morón en uso de licencia, Martín Sabbatella, desconocido para el 68 por ciento de los electores.

En cambio, la imagen positiva de De Narváez creció y alcanzó el 42 por ciento. Cuatro puntos por encima del gobernador Daniel Scioli (38 por ciento), que es el dirigente del oficialismo mejor evaluado por los votantes. Por el contrario, Kirchner es uno de los postulantes con la imagen negativa más alta (43 por ciento). Lo sigue de cerca el segundo candidato de Unión Pro y ex gobernador Felipe Solá (38 por ciento). Ambos sólo son superados por Luis Patti -inhabilitado por la Justicia-, cuya imagen negativa trepa al 68 por ciento.

A diferencia de la sorpresa de hace dos semanas, Kirchner mejoró su cosecha de votos en el conurbano, pero supera a De Narváez sólo por centésimas (32,3 a 32,1).

En el interior provincial, en cambio, el peronismo disidente mantiene la supremacía que ya tenía en la última encuesta (33,2 a 26,3). Y vuelve a sorprender en esa región la raleada adhesión al Acuerdo Cívico y Social (15,2).

Voto consolidado

La polarización se intensifica también con la consolidación del voto. De Narváez mantiene un núcleo duro de votantes (68 por ciento), pero quien más robusteció la decisión de sus seguidores fue Kirchner: el 84 por ciento de sus simpatizantes no cambiará su voto. Con esos porcentajes, aunque hubiera un vuelco inesperado a último momento, Stolbizer seguiría lejos de la pelea por el primer lugar.

¿Quiénes son los votantes de los principales candidatos bonaerenses? De Narváez incrementa su fortaleza entre los jóvenes. Casi el 48,4 por ciento de los votantes entre 18 y 25 años lo elegirá.

Kirchner, en cambio, se hace fuerte entre los mayores de 60, los jubilados (lo votará el 36 por ciento) y las amas de casa (41 por ciento).

El nivel de educación sigue mostrando contrastes de adhesión entre los principales postulantes. Quienes tienen estudios primarios prefieren a Kirchner (lo votará el 38,1 por ciento de esa franja). Sin embargo, la mayoría de los electores con estudios secundarios y universitarios se inclina por De Narváez (37,3 y 29,3 por ciento, respectivamente). Entre quienes tienen estudio superiores, Stolbizer también mejora su intención de voto, con el 27,9.

¿Cómo decidieron el voto los electores? A diferencia de lo que se preveía en muchos comandos de campaña, ni la situación del país ni la situación económica parecen tener gran influencia en la decisión final. Según el estudio de Poliarquía, el 24,2 de los consultados eligió a quién votar "informándose a través de los medios de comunicación" y el 23,5 "hablando con familiares y amigos".

Sólo más atrás aparecieron "las ideas políticas y la ideología" (16,3 por ciento), "la situación del país" (12,4) y "la situación económica personal" (12,2). La lista de razones la cerró "la publicidad y la campaña" de cada candidato, con el 5 por ciento.

La cosecha de diputados

* Si se cumpliera la tendencia de la encuesta de Poliarquía, el reparto de bancas en la provincia marcaría una caída para el kirchnerismo: renovaría 13 o 14 de las 20 bancas que pone en juego. Unión Pro podría acceder a 14 y el Acuerdo Cívico obtendría entre 6 y 7. Martín Sabbatella podría conseguir 2.

Comentá la nota