De Narváez juntó a su tropa y les pegó a Kirchner y Moyano

De Narváez juntó a su tropa y les pegó a Kirchner y Moyano
Dijo que el titular del PJ "daña la investidura presidencial". Y pidió que el camionero se ocupe del desempleo.
Con los integrantes de su bloque parlamentario en línea, desde el anexo de la Legislatura bonaerense, Francisco De Narváez disparó munición contra Néstor Kirchner ("daña la investidura presidencial"), sugirió a Hugo Moyano preocuparse más por los cuatro millones de trabajadores informales e instaló la necesidad de financiamiento por 15 mil millones de pesos para que Daniel Scioli pueda cumplir con los servicios básicos en la Provincia.

En la puerta del edificio legislativo alguien le apuntó al oído que Néstor Kirchner había admitido la compra de US$ 2 millones para la compra de acciones de un hotel y, con la información en mano, repitió ante periodistas "no es ético", porque es "el esposo de la Presidenta y comparte mucha información del Gobierno" . "Una vez más --agregó-- Kirchner está dañando la investidura presidencial".

El diputado nacional está en plena campaña proselitista dual; para gobernador o presidente, según aconseje la dinámica política 2010-2011. Ayer revisó la agenda legislativa bonaerense de este año con sus jefes de bancada, pero también realizó una recorrida pegajosa, por el calor y humedad, en un par de barriadas de Villa Elisa, a pocos kilómetros de La Plata.

Pareció una respuesta en terreno al "peronismo paquete" que Moyano le atribuye. "El peronismo es de los laburantes", había colgado el eslogan desflecado el titular de la CGT. Y De Narváez aprovechó: "En la Argentina tenemos el problema de 4 millones de trabajadores informales; no siento una preocupación del sindicalismo actual de representarlos y de llevarlos a un trabajo formal".

Un rato antes, De Narvaéz había participado de la reunión parlamentaria que encabezaron Ramiro Gutiérrez y Alfredo Meckievi, de Unión-PRO. Novedosa, aunque anunciada, fue la presencia del diputado Emilio Monzó, ex ministro de Scioli -echado por presión K- y flamante referente partidario en temas agropecuarios, obviamente.

A todos ellos De Narváez entusiasmó con "la vocación de gobierno" expuesta en las últimas semanas. "Nos estamos preparando para gobernar la Provincia a partir del 2011", explicó aunque omitió confirmar si hablaba de su candidatura al Ejecutivo. Como sea, no resultará una tarea sencilla gestionar desde el oficialismo o desde la oposición. De acuerdo con sus previsiones, la Provincia requiere en este ejercicio un financiamiento de $ 15 mil millones. El déficit se instalaría en los 10 mil millones, según las cuentas de De Narváez. Y como no están incorporados aumentos salariales en el presupuesto, de algún lado tendrán que salir los recursos. Los docentes acaban de levantarse de la paritaria con el gobierno con una exigencia de 25% de incremento. "Imposible", les dijo el ministro Oporto. De todas maneras, una rebaja al 15% para todo el año representarían 4.500 millones. Un condicionante para Scioli y su sucesor.

Comentá la nota