De Narváez, junto a Solá, enfrentará al kirchnerismo

De Narváez, junto a Solá, enfrentará al kirchnerismo
El empresario irá primero en la lista bonaerense del PJ opositor
Después de un largo mes de suspenso, ayer se presentó en sociedad el binomio peronista que apuesta a destronar al kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires en las próximas elecciones legislativas: Francisco de Narváez y Felipe Solá ?en ese orden? encabezarán la lista de candidatos a diputado nacional por Unión Pro, convencidos de que juntos conformarán el eje opositor que polarizará la disputa electoral con Néstor Kirchner.

Sonrientes, con un discurso acordado al milímetro, ambos candidatos se esforzaron por exhibir, durante una entrevista que mantuvieron ayer con La Nacion, que su vocación por la unidad supera cualquier ansia de protagonismo. Y que si decidieron competir juntos es porque la gente así se los reclamaba. De todas maneras, resultó sugestiva la ausencia, a la hora de los anuncios, del tercer socio en este nuevo espacio, Mauricio Macri. El líder de Pro y jefe de gobierno porteño se halla en Mar del Plata en plan de descanso, y fue su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, quien se encargó de bendecir en su nombre al nuevo binomio.

"Estamos muy felices por el paso que se ha dado, pues consolida la convocatoria que realizó Macri hace más de un mes [a De Narváez y a Solá]. Se trata de una propuesta sólida que no sólo contempla a la provincia de Buenos Aires, sino a todo el país", elogió ayer Rodríguez Larreta. Revelada entonces la cabeza de la nómina de candidatos en Buenos Aires de este nuevo espacio, resta ahora definir quién liderará la de la Capital. Todo indica que será la vicejefa de gobierno porteño, Gabriela Michetti, la mejor figura en imagen pública que exhibe el macrismo. Los anuncios se realizarán en unos 10 días, anticiparon en el entorno del líder de Pro. "Sería un aporte muy bueno [la candidatura de Michetti], aunque es una decisión que le corresponde a Macri", coincidieron ayer De Narváez y Solá, en diálogo con LA NACION.

Ambos candidatos se mostraron ayer distendidos y con un discurso mesurado, deliberadamente preparado para no caer en la tentación de asemejarse al estilo kirchnerista, más confrontativo.

Entre ellos no tuvieron más que elogios mutuos, intentando disipar aquel clima de recelo que se había creado mientras competían por quién ocuparía el primer lugar en la lista. La decisión, en rigor, se tomó hace 10 días, cuando las encuestas hacían evidente el liderazgo de De Narváez en la imagen pública, pero decidieron mantenerla en reserva hasta que el Senado hiciera ley el adelantamiento de las elecciones al 28 de junio, lo que ocurrió anteayer.

Comentá la nota