De Narváez impone condición al gobienro para ir al diálogo

El diputado de Unión-PRO Francisco de Narváez advirtió hoy que no aceptará ni un "monólogo" ni un "engaño" del oficialismo cuando concurra el próximo miércoles a la Casa Rosada para participar de la ronda de diálogo, mientras que el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, le pidió que no se adelante a sacar conclusiones.
"De Narváez se anticipa a todo y saca conclusiones sobre lo que no sabe", señaló Fernández, al tiempo que le pidió al diputado reelecto que "tenga la delicadeza de sentarse a hablar con el ministro del Interior (Florencio Randazzo) y plantear lo que tenga por plantear y escuchar".

Después del encuentro en Casa de Gobierno que mantuvieron los dirigentes del Acuerdo Cívico y Social el último miércoles, esta semana será el turno de los dirigentes de Unión PRO, que irán encabezados por Gabriela Michetti, Felipe Solá y De Narváez.

Asimismo, el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, perteneciente al mismo espacio, será recibido el martes por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, en la primera reunión de la mandataria con los gobernadores provinciales. De Narváez dijo ser partidario "siempre del diálogo, diálogo conducente, con decisiones, para tomar acciones e ir resolviendo los problemas que hoy tiene la Argentina, no para sacarnos una foto al lado del ministro del Interior".

En declaraciones a radio Mitre, el legislador opositor sostuvo que "si el ministro del Interior (Florencio Randazzo) lo que pretende es pasarnos un 'powerpoint' de la reforma política, que ya debe estar gastado, y tomar nota de lo que decimos sin abrir el diálogo, es un monólogo. Lo voy a saludar, me voy a levantar, voy a salir y decir 'esto es un engaño'".

Respecto de los principales temas que deben tratarse, indicó que una de las prioridades debe ser "el ingreso básico para la familia. La mitad de los argentinos está en condición de pobreza y hay que tener un plan único de asistencia. Esto es urgente".

También, rechazar "los superpoderes. Tenemos que volver a un país donde la ley se respete, como la independencia de los poderes".

"El Gobierno trata de tirar bombas de humo sobre los graves problemas que tenemos. Siguen diciendo nada. No se escuchó una respuesta más allá de un poco de sanata sobre la distribución de la riqueza", agregó.

Pero Fernández defendió la convocatoria que lanzó la Jefa de Estado durante al aniversario de la Declaración de la Independencia en Tucumán y subrayó que será "un diálogo abierto, honesto, con vocación de escuchar a todo el mundo, lo que tenga por decir, de la misma manera va a haber diálogo con los gobernadores a agenda abierta para tratar todos los temas que sean necesarios".

Comentá la nota