De Narváez: "Hay que implementar políticas de Estado"

"En una plataforma de sentido común que tiene que responder a los problemas de la gente, la prioridad, en la seguridad estará esbozada en una acción preventiva y anticipatoria que es lo que funciona en el mudo. Actualmente hay dos modelos: los que administran la seguridad y dan explicaciones y los que combaten al delincuente. Nosotros vamos por el segundo. Con la ley, con estas fuerzas policiales que tenemos –que seguramente necesitan una cantidad de equipamiento y elementos para desarrollar su tarea- pero con decisión política, que debe ser a nivel nacional, provincial y municipal", señaló Francisco De Narváez en su visita que ayer realizó al diario La Verdad en el marco de su actividad política cumplida en la víspera en Junín.
Al abordar distintos tópicos de actualidad, De Narváez dejó en claro que no se puede construir una Argentina para algunos "sino que debe ser una propuesta para todos".

Enfatizó que su sector propone un plan de asistencia familiar único. "Una madre de 30 años, con seis u ocho niños, es imposible que abandone su hogar para conseguir trabajo y a esos niños les debemos dar contención en educación, salud y trabajo".

La defensa del capital nacional

Al referirse a la promoción del trabajo, De Narváez expresó que "el pequeño y mediano empresario es quien representa al verdadero capital nacional. Debe ser protegido y subsidiado para que en este mundo tan competitivo tenga las herramientas necesarias para poder crecer. Es trascendental en los tiempos que nos tocan vivir, la inserción en el mundo inteligente. Y la provincia de Buenos Aires debe ser la locomotora. La Argentina no puede seguir aislada del mundo.

Queremos hacer un país "normal", que tenga principios, valores, costumbres, recuperar la Argentina que todos deseamos vivir.

La pobreza, un desafío

La recuperación de los argentinos que están en la pobreza es un desafío para toda la sociedad pero con un rol protagónico del Estado, admitió De Narvaez. Si bien la forma más directa e inmediata es la asistencia económica, -lo que no tiene nada que ver con el asistencialismo ni con el clientelismo, prácticas que aborrezco y que estoy dispuesto a terminar- lo que hay que implementar es una prestación directa con contraprestaciones: becas escolares, programas de salud. No hay forma que podamos construir una Argentina normal, con un 40 por ciento de la sociedad bajo la línea de pobreza, que quiere decir no comer.

"No mido a la pobreza exclusivamente por el ingreso del dinero al núcleo. Familiar. Hay familias que pueden tener ingresos de 2.500 pesos mensuales pero viven con el agua contaminada o no tienen veredas o tienen trabajo informal: eso también es marginación o inseguridad".

El dirigente resaltó que se deben implementar políticas públicas de largo plazo, "nos lleve el tiempo que nos lleve". Indicó que "por dar un ejemplo, Brasil está llevando adelante políticas en ese sentido con muy buenos resultados con una importante recuperación social de sectores postergados. Yo aspiro que en Argentina podamos hacerlo en mucho menos tiempo que lo que le ha costado al país vecino, pero hay que hacerlo con la misma decisión con que lo implementó el presidente Lula en el país hermano".

Cumplir la Ley

Afirmó que no hay que cambiar más leyes sino cumplirlas. Si bien son siempre mejorables, tenemos que acostumbrarnos que el camino es cumplirlas y, la premisa, es que deben ser parejas para todos. "Una de las primeras cosas que voy a promover, es devolverle al Consejo de la Magistratura la independencia de la Justicia. No puede estar sometida al poder de turno y se le debe volver a dar todos los recursos para que los mejores hombres y mujeres la administren a favor del ciudadano decente. Que la gente sepa que quien cumple la ley tiene un beneficio y quien la viola seguramente va a ser perseguido y si es condenado, va a cumplir la condena".

Políticas de Estado

"Habrá que imponerse al cortoplacismo que tan mal nos hace, porque es la única salida que tenemos los argentinos para implementar políticas públicas de largo alcance. Hay que hacerlo con convicción y estar preparados para sobrellevar un desgastes y seguramente mucha resistencia, pagar los costos políticos que hagan falta y, cumplida la tarea, retirarnos de la política para que nos reemplacen quienes estén dispuestos a seguir bregando en el mismo sentido".

Liderazgos fuertes

"Hacen falta líderes con ideas fuertes con partidos políticos que se reestructuren con debates internos, generación de cuadros técnicos y con representantes genuinos, alejando a los oportunistas. Quiero una Argentina con partidos políticos fuertes , pero tenemos que volver a la actividad partidaria que supimos tener y que hay que recuperar" afirmó De Narváez.

Confianza de los jóvenes

Por último, De Narváez admitió que los jóvenes en el mundo tienen un descreimiento hacia la política. "En la medida que ellos vean que nosotros somos hombres no tan jóvenes que venimos a servir, que hablamos de los problemas reales, que no venimos a usarlos sino que venimos a comprometerlos, principalmente entendiendo que siempre uno a los veinte años tiene una forma revolucionaria de querer cambiar la vida, vamos a ir recuperando la confianza de ellos. Nada de la noche a la mañana, porque es un camino de largo aliento. Pero veo en la juventud una necesidad de expresar su compromiso con la honradez, la perseverancia, lo que quedó plasmado en el sepelio del doctor Alfonsín, con la adhesión a un dirigente de profundas convicciones morales" finalizó.

El campo y su espacio en la política nacional

A las doce en punto, Francisco De Narváez y sus colaboradores –entre ellos el vicepresidente de Carbap, Jorge Srodek- llegaron al Hotel Copahue, donde referentes del agro y la industria de nuestra ciudad aguardaban entrevistarse con el candidato a diputado por el peronismo disidente.

Ante una treintena de personas, en su mayoría exponentes del ámbito agrario, el dirigente les habló de su férrea oposición a las retenciones y criticó las medidas adoptadas por el gobierno de Cristina Fernández para el sector.

Acto seguido, los impulsó a involucrarse en la política. "El campo tiene que estar representado en la gestión de la política pública. Y esta es una decisión de dos partes: que la política comprenda y les dé un espacio de representación, pero que también que los hombres y mujeres del sector agrario estén dispuestos a seguirnos, porque sino siempre nos falta una mitad", dijo De Narváez.

Más adelante marcó que ese acercamiento se está dando y no tiene que ser leído como un oportunismo sino "como un camino que empezó a transitarse".

"En el plano legislativo deben estar representados todos los sectores, dado que así se conforma una sociedad que debata las políticas públicas", arengó.

Comentá la nota