De Narváez ya envía señales al ex gobernador

El diputado aseguró que el alejamiento del ex gobernador del oficialismo será un "golpe duro" para el Gobierno

El diputado Francisco De Narváez envió hoy claras señales de su disposición a acercarse a Felipe Solá, que esta tarde concretará su alejamiento del oficialismo.

El legislador, un hombre cercano a Eduardo Duhalde, condicionó la posibilidad de dialogar con el ex gobernador a que éste finalmente oficialice la ruptura y evaluó que su pase a la oposición afectará a la Casa Rosada.

"Sería un golpe duro para el Gobierno, porque él [por Solá] es un soldado que contribuyó a que Cristina [Kirchner] fuese primero senadora por Buenos Aires y luego presidenta de la Nación. Ellos son los que van a sufrir", afirmó de Narváez en alusión al matrimonio Kirchner.

Por otra parte, aseguró que lo primero que le preguntaría a Solá son las razones por las que decidió abandonar el kirchnerismo. Además, consideró que la partida del ex gobernador del Frente para la Victoria será positiva "si lo que quiere Solá es formar parte de un lugar de construcción política".

Pese a los gestos de "bienvenida", De Narváez reservó espacio para las críticas. "Le preguntaría si me puede explicar a mí y a los bonaerenses las siete reformas en materia de seguridad que hizo con su ministro [León] Arslanian que desarticularon a la policía de la provincia y le dieron todas las ventajas a los delincuentes".

En el mismo sentido, durante una recorrida proselitista por la ciudad de La Plata, consideró que Solá debería explicar "cuál ha sido su política frente al campo durante su gestión como gobernador y por qué no pudo lograr una sola medida nacional que beneficiara a la provincia de Buenos Aires".

Hacia el final, De Narváez matizó los cuestionamientos. "Quizás tenía buenas intenciones y por ahí le salió mal", concedió.

Comentá la nota