De Narváez encabezaría la preferencia de los tandilenses

Mediciones de distinto tipo lo ponen como el dirigente político mejor posicionado dentro del ámbito provincial y nacional. Esto acarrea varias especulaciones en la puja electoral local mientras se definen los candidatos al Concejo. Los últimos movimientos estuvieron signados por un gesto importante.
Hace dos años en las canchas argentinas, mientras por televisión pasaban un partido de fútbol, aparecían carteles de un tal Francisco de Narváez apelando por mayor seguridad. Hasta la fecha, con spots de distinto tipo y sin duda con un buen equipo publicitario, lleva gastado 40 millones de dólares. El citado no sólo admite que gastó esa plata personal sino que tiene un equipo integrado por 80 personas que le cuesta $400.000 por mes.

Pero, como él dice, billetera mata galán, pero no es su caso. Algo más debe haber que el hombre ha cautivado una imagen positiva en Tandil que lo instalaría como el mejor posicionado de los dirigentes provinciales y nacionales. Según las mediciones que mandan hacer de distintos partidos, nadie se engaña: giran entre 30 y 40%. Su propio socio, Felipe Solá –el otro políticamente hablando es Mauricio Macri- lo admitió y por eso le cedió el primer lugar en la lista de candidatos a diputados nacionales donde un tandilense, Roberto Mouillerón, estará entre el 6to. y 9no. puesto.

Precisamente el ex ministro de Trabajo de la Provincia fue el encargado de manotear el teléfono anoche desde La Plata y llamar a su principal referente del felipismo en Tandil, el concejal Carlos Mansilla, para decirle que, según una encuesta provincial, en el orden local, la división de bancas vendría así: 4 para el radicalismo, 3 para el PJ, 3 para el PRO, lo que para esta última agrupación, la más novel, es más que alentador, casi se diría que si esto sucede, serán los únicos en festejar.

Lo que ocurre que aquí todavía no se sabe quien encabezará la lista. Hasta ahora sería el propio Mansilla pero ante alguna disconformidad, Mouillerón tuvo un gesto: le ofreció el primer lugar a Mario Bracciale (el referente de De Narváez) que dijo que lo va a pensar. El ex candidato a intendente quiere ser senador, pero parece que no va a tener suerte y no quiere volver al Concejo, aunque el reciente llamado de Mouillerón y la insistencia de otro ex ministro y edil, Rafael Del- pech para que encabece, pueden hacerle variar la posición.

Si esto no sucede, el primero será del felipismo y si no es Mansilla será la ex titular del Concejo Deliberante, Beatriz Fernández. En tanto, sigue a la expectativa el representante del PRO, Rubén Arbeo, ex MID.

Con el panorama que se ha abierto con el crecimiento de De Narváez las especulaciones son muchas. Nadie lo descuida. Ni los kirchneristas ni los radicales. El propio Néstor Auza admitió por radio que estuvo charlando con él y el presidente del PJ, Raúl Escudero, lo habría hecho después de la reunión en Olivos que NUEVA ERA divulgó en exclusividad.

Es que resulta legítima la preocupación. Si De Narváez tiene buena aceptación en Tandil puede ocurrir de todo: un arrastre a la propia lista de concejales, un corte con PJ en lo local u otro corte con sufragio lunghista, es decir todas las variantes del abanico están abiertas.

Por boca de Mario Bracciale y de otro tandilense, Diego Drysdale, De Narváez, sabe lo que pasa en nuestra ciudad y lo reconforta porque además no es el único distrito donde se viene dando este dato que no deja de arrojar curiosidad: un hombre que dice ser millonario, dueño de medios periodísticos y de empresas de distintos rubros, que intentó suicidarse en 1992 cuando la principal herencia familiar, Casa Tía, se empezó a venir abajo, que votó por Alfonsín, que se hizo peronista por Menem, ahora sea mirado como una posibilidad distinta en el espectro político y con una nota de color rouge: las mujeres, las que más lo siguen.

SUS DECLARACIONES MÁS CURIOSAS

El siguiente es un resumen de las frases más particulares de Francisco De Narváez:

-"Siempre voy a ser un hombre con una alta ambición, pero razonable. Nunca fui kirchnerista. Me opuse a él en las elecciones de 2003, de hecho me integré a la segunda parte de la campaña de Menem, habiendo sido invitado a la campaña kirchnerista".

-"Soy un opositor prudente. Argentina, más que nunca, necesita de oficialismo y oposición en una convivencia razonable".

-"Kirchner es peronista pero tiene facetas más exacerbadas. La principal es el ejercicio del poder a través de la víscera más sensible del hombre, que es el bolsillo".

-"Me sobra dinero, es cierto, pero no es mi víscera más sensible, por eso puedo confrontar con el Presidente. Porque no me debilita".

-"Si viviera en Capital, votaría a Macri".

-"Si Reutemann hubiese aceptado cuando se lo propuso, hoy sería Presidente".

-"En el 83 me nacionalicé para votar a Alfonsín".

-"En una elección para diputados de la Ciudad de Buenos Aires voté a Luis Zamora por su integridad como político. Era conocido que cuando dejó de ser diputado se dedicó a su oficio: vender libros. Me pareció de un extraordinario valor, aunque no tenemos ninguna afinidad en el pensamiento político".

-"Con el surgimiento del menemismo empecé a mirar el fenómeno peronista porque en sus primeros años de gestión Menem tuvo un pragmatismo asombroso en términos de resolver los problemas del país".

-"Compré la biblioteca de Perón por sólo 148 mil dólares y su traje de gala en 93 mil; pensé que me iba a salir más caro".

-"Creo en el horóscopo. No tengo bruja de cabecera pero de vez en cuando, una vez por año, me hago la carta solar. No son la verdad revelada pero dan una orientación en épocas de autosuperación y de autocontrol. De autodominio al poder, llevar el límite a lo extremo".

-"No fui a la Universidad, pero terminé el secundario en el Instituto Juan XXIII. Hice parte del secundario en una academia militar en Canadá. Mis padres se habían separado y estuve en Toronto de los 13 a los 16 años".

-"Intenté suicidarme en 1992 en una habitación del Hyatt. Fue el final de un proceso muy duro, de transformación familiar, profesional, y una exigencia que me llevó al borde de esa situación. Una cicatriz que superé, pero que fue consecuencia de un estrés fenomenal".

-"Tengo bastante dinero, sí. Pero he hecho inversiones con buenas ganancias".

Comentá la nota