Narváez se desvinculó de la causa por la efedrina y Solá lo respaldó

Al declarar como testigo a través de un escrito, dijo que no hizo las llamadas, aunque admitió que el teléfono pertenece a una flota suya; el ex gobernador acusó a la Rosada de estar detrás de la investigación
Con un escrito de tres carillas, el diputado del peronismo disidente y candidato a renovar su banca, Francisco de Narváez, declaró hoy como testigo en la causa que investiga el tráfico de efedrina, que lleva adelante el juez federal de Zárate-Campana Federico Faggionato Márquez.

Fuentes judiciales dijeron a lanacion.com que esta mañana se presentó el escrito en el que el dirigente asegura que el teléfono, desde el cual se hicieron tres llamadas a Mario Segovia, imputado en el expediente y conocido como "el rey de la efedrina", pertenece a una flota suya de más de 1100 teléfonos y que lo utilizaba un empleado de un establecimiento agropecuario de su propiedad en la localidad de Luján.

En las últimas horas Narváez había ratificado que está "plenamente a disposición de la Justicia para hacer todas las aclaraciones que se consideren pertinentes y ofrecer todos los elementos e información" a su alcance.

La citación al diputado se conoció después de que Faggionato Márquez participara de una audiencia de descargo ante el Consejo de la Magistratura, que lo investiga por mal desempeño en sus funciones.

La Justicia detectó tres llamadas registradas en 2006 realizadas desde uno de los equipos Nextel a nombre de De Narváez hacia Segovia. Las llamadas aparecieron en la pesquisa de un contrabando de CD y DVD. De Narváez hizo una presentación en la justicia federal penal y en la penal económica, ante el juez Ezequiel Berón de Astrada, en la que explicó que ese teléfono había sido asignado a un auxiliar que trabajaba en un campo de él situado en Luján.

Fueros. La semana pasada, en una entrevista con LA NACION, De Narváez atribuyó la difusión de esos datos a una "persecución política" del kirchnerismo que atribuyó a la "supremacía" que, aseguró, el PJ disidente está logrando respecto del kirchnerismo en la provincia de Buenos Aires.

Aunque aseguró que, en caso de ser convocado por la Justicia no haría uso de sus fueros como diputado nacional, De Narváez declaró por escrito, una facultad que le otorgan, justamente, sus fueros parlamentarios.

La declaración de De Narváez ocurre en el inicio de una semana clave para el armado de listas con miras a las elecciones del 28 de junio. El plazo para definir las nóminas vence el sábado próximo.

Respaldo de su socio. En ese contexto, el diputado recibió el apoyo explícito de su socio político, Felipe Solá, quien acusó al Gobierno de estar detrás de la investigación judicial para "perjudicar" al dirigente en los comicios legislativos del 28 de junio.

"A esta altura, tengo por qué pensar que éste es un acto absolutamente ligado a la campaña electoral", sostuvo el ex gobernador bonaerense respecto de la causa que lleva adelante el juez federal de Zárate-Campana Federico Faggionato Márquez, en la que Narváez deberá declarar por las

En declaraciones a radio La Red, Solá afirmó que "hay una intención de mover el tema claramente para perjudicarlo".

Asimismo, sostuvo que Narváez "se ha movido con la velocidad de alguien que quiere aclarar las cosas" y consideró que "eso es muy importante".

Por otra parte, al ser consultado sobre si el Gobierno estaba impulsando que se profundice el tema, respondió: "Sí, absolutamente".

Contra el juez. Por otra parte, Solá cargó contra el magistrado que investiga la causa. "El juez Faggionato Márquez, que no es el juez donde él [Narváez] se presentó, sino otro juez, tiene varios juicios políticos y es un juez que se puede pensar que está bastante condicionado con las actitudes que tenga el Consejo de la Magistratura", agregó.

Al respecto, aseveró: "Yo fui seis años gobernador y sé muy bien quién es quién en los jueces de la provincia, los jueces federales y jueces provinciales".

Comentá la nota