De Narváez: "Considero seriamente ser candidato a presidente en 2011"

No es sólo una frase. En privado, ya piensa en los rivales dentro del PJ, en su vice, en un balotaje con Cobos y hasta en su gabinete
El frondoso jardín que Francisco de Narváez tiene en sus oficinas de Las Cañitas parecía renovado. De Narváez estaba distendido y tomaba una gaseosa light el viernes a la mañana cuando un colaborador le preguntó con ingenuidad si había agrandado los ventanales para mejorar la postal. La respuesta refleja su pensamientos íntimo: "Ahora tengo una vista más presidenciable". Se reía a carcajadas de Narváez, como si fuera el doble de Tinelli.

La anécdota había quedado atrás cuando Clarín le preguntó al diputado si efectivamente está trabajando para competir en las próximas presidenciales, una alternativa que hasta hace poco descartaba por completo. "Sí, claro. Considero seriamente ser candidato a presidente en 2011. Sé que puedo ser un gran candidato, lo que quiero considerar es si además puedo ser un gran presidente". Es, hasta ahora, la frase más contundente que ha pronunciado sobre el tema el hombre que le ganó la última elección legislativa en la Provincia a Néstor Kirchner.

Clarín habló con varias fuentes, además del propio de Narváez, y constató que la frase no refleja solamente una expresión de deseos. El plan presidencial ya está en marcha y estas son las diez claves:

1 El impedimento legal

De Narváez nació en Colombia y la Constitución le prohíbe conducir el país a quien no haya nacido en suelo argentino o no sea hijo de padres nativos. "El proceso se va a resolver como se resolvió cuando decían que no me podía presentar en la provincia de Buenos Aires. Me acompaña el derecho de ser. Hay ciudadanos de una sola categoría y yo elegí ser argentino porque me nacionalicé. Hay cláusulas de la Constitución que caducaron", confía el diputado. Asegura que no habló ni realizó gestiones con ningún juez de la Corte Suprema. Un colaborador reveló que, hace unas semanas, de Narváez tuvo un diálogo fugaz con Eugenio Zaffaroni para hablar sobre el Consejo de la Magistratura, pero jura que allí no se abordó la cuestión.

2 Los " presidenciales"

"Hay cuatro por la positiva y cuatro por la negativa", opina de Narváez sobre los dirigentes que ve con posibilidades para la próxima elección presidencial y los que, para él, pueden ser candidatos pero no tienen chance. En el primer grupo ubica a Julio Cobos, Carlos Reutemann, Mauricio Macri y a él mismo (una salvedad: a Macri lo ubica en el último lugar). En el segundo grupo, coloca a Cristina y Néstor Kirchner, Eduardo Duhalde y Daniel Scioli. Reconoce que todavía falta mucho pero no cree que se altere demasiado el tablero electoral para 2011, ni que aparezca algún "tapado" para las próximas presidenciales.

3 Reutemann-Macri-Duhalde

Al que más elogia es al senador santafesino. "El Lole es imprescindible en cualquier armado. No competiría contra él porque no lo veo como un adversario. Es más, lo acompañaría", dice, sin revelar si lo haría como vice o como candidato a gobernador. Si el santafesino no se anota en la carrera por la Presidencia, de Narváez sentirá que se le empieza a despejar el camino. ¿Y Macri? "Hay que ver cómo se transmite su gestión en la Ciudad, que hoy pasa por problemas". Cerca suyo insisten en que no sólo la gestión complica a Macri. Razonan que la Reforma Política está pensada para el PJ y la UCR. A Duhalde, con el que no habla desde antes del 28 de junio, lo ve con "injerencia en la construcción", cree que "tiene experiencia" y que es un "hombre central". Igual, lo margina de la lista de los que tienen posibilidades de gobernar.

4 La interna en el PJ.

Señal hacia adentro del justicialismo y hacia el macrismo: "Voy por el PJ. Que nadie tenga dudas de eso". Se jacta de "haber decidido no alinear a los referentes peronistas" tras su triunfo sobre Néstor Kirchner: "No me puse en una posición triunfalista". De Narváez sospecha que Kirchner, al final, no se someterá a la interna abierta: "No es como Menem. No va a terminar su carrera política con una derrota". Asegura que viene un peronismo más moderno, inclusivo y menos ortodoxo. Entre los dirigentes que elogia está el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

5 Fórmula ampliada

De Narváez descree de los binomios compuestos por un radical y un peronista. "Es una experiencia que ya se probó y no tuvo buenos resultados", sostiene. Buscará aliados fundamentalmente dentro del PRO de Macri. Un dirigente de su riñón confiesa que cuando de Narváez piensa en un vice piensa en Gabriela Michetti. La ex vicejefa suele elogiarlo en público y en privado y ya se mostraron juntos en la última campaña de un lado y del otro de la General Paz.

6 La agenda

De Narváez piensa que ningún gobierno tiene futuro si no logra bajar los índices del delito. "La seguridad debe ser el primer tema en la agenda", sostienen a su lado. Le siguen el desempleo, la pobreza, el federalismo, la cuestión fiscal y la inserción de la Argentina en el mundo.

7 Massa y la gobernación

"Mi prioridad sigue siendo la Provincia", se ataja el bonaerense cuando se le pregunta por su salto a la carrera por la Presidencia. Por las dudas, mantiene diálogo abierto con Sergio Massa y, cuando lo frecuenta, analizan los escenarios posibles para 2011. Hoy por hoy, el intendente de Tigre es la carta del denarvaísmo para la Provincia si su jefe se decide por la pelea presidencial.

8 El balotaje con Cobos

En el panorama actual, de Narváez ve a Cobos colocado en la mejor posición. Como todos, piensa que para 2011 falta mucho y resalta que el único que le podría ganar al vicepresidente en un balotaje sería un peronista. Lo mismo que reducirlo a él o a Reutemann. Otro desafío abierto a su socio (¿socio?) Macri.

9 La relación con los gremios

Como muestra de que su intención de apuntar a la Presidencia es real, en su búnker se oye que negocia con algunos sindicalistas de peso, aunque evitan dar nombres propios. "Es muy importante la relación con ellos", asegura y marca sutilmente una diferencia con Macri. Se sabe que tiene buen vínculo con el gastronómico Luis Barrionuevo y que hace unos días estuvo en Santa Cruz invitado por los dirigentes del poderoso gremio de los petroleros.

10 Gobierno de coalición

"Me gustaría que el próximo gobierno estuviera integrado por todas las fuerzas políticas", dice. Su equipo de asesores trabaja sobre un plan que comprende la creación de unos 20 ministerios. Imagina a distintos dirigentes de la oposición al frente de algunos de ellos. "El Gobierno que viene es de centro-moderado", indica. Nombra en esa línea a los radicales Ernesto Sanz y Oscar Aguad, a Michetti y al propio Cobos.

Más allá de las carcajadas, está claro que no sólo la vista de las oficinas de Las Cañitas empieza a verse cada vez un poco más presidenciable.

Comentá la nota