Narváez, el candidato "gemelo" al que no le interesa la política

Se llama Fernando. Y va por un partido menor. Podría complicar la elección de De Narváez.
Fernando Jesús Narváez es candidato a diputado en la provincia de Buenos Aires, pero se ganó un seudónimo que parece extraído de una película de suspenso. Narváez será para siempre, "el otro". ¿Lo habrá imaginado cuando dio el sí? Hay quienes aseguran que, a esta altura de las circunstancias, lo mejor para él hubiera sido que su nombre no trascendiera nunca. La que sigue es una historia de viveza política o fraude, según el cristal con que se mire, una historia de dinero -algunos dicen: mucho dinero- y también de intriga: porque nada, o casi nada, es lo que parece ser.

Es la historia de un hombre que comparte el apellido con Francisco de Narváez -sólo le falta el "De"- y el gusto por los tatuajes. Si finalmente es candidato (está pendiente un fallo de la Cámara que debe dictaminar sobre la decisión de su partido de retirarlo de la cabeza de la lista), será funcional al kirchnerismo. En base a eso se teje la historia.

Conviene ir por partes. El "otro Narváez", o el "Narváez trucho", según las voces afines al diputado y empresario, no venía de militar en política. En su casa del barrio de Albatros, en la localidad de Merlo, los vecinos se conocen todos y nadie puede creer que sea él quien aparece al tope de la nómina del Partido para Acción Solidaria Independiente Bonaerense una formación menor de las tantas que hay en la Provincia. El propio Narváez lo dijo en varias radios: "No me interesa mucho la política".

Ahora, primera duda: ¿Era él el que hablaba por las radios hasta hace dos semanas desde un celular que nunca era el propio?. ¿O era un operador político con mejor manejo de micrófonos y, éste sí, con experiencia en la militancia política?. Segunda duda: ¿Por qué estuvo dos semanas sin dar la cara?. Cuando la información de su candidatura trascendió y en el búnker de De Narváez alertaron que podía quitarle votos, en su equipo de campaña prometían conferencias de prensa.Pero siempre las suspendían.

"Compraron a un tipo por el apellido y por las radios habló otro", se sospecha. Lo cierto es que "el otro Narváez", después de que la mayoría de los canales lo intentara ubicar para entrevistarlo, se mostró el jueves en una escena cuidadosamente montada por un canal de noticias habituado a reflejar de manera preferencial las actividades del Gobierno. "Nada de fotos", había sido la orden de su vocero, Rodolfo Fucks, cercano al Gobierno.

"Quiero ser candidato y que la gente elija entre Fernando y Francisco", dijo Narváez. Se lo veía prolijito. Tanto en su forma de vestir como en los cuidados que tuvo para hablar. En el entorno de De Narváez denuncian que su homónimo se presta al "fraude del kirchnerismo".

El dinero es clave en este enredo. El Pasib, además de la plata que recibirá por ley luego del recuento de votos, habría recibido dinero non sancto por la presentación de Narváez. Un dato: el apoderado y tesorero del partido, Facundo Fernández desapareció de la escena luego de que el partido pidió que lo sacaran de la lista. Fucks, enojado, denunció "un billetazo de De Narváez".

Comentá la nota