De Narváez afianza su proyecto político en el peronismo "anti K"

El diputado lanzó fuertes críticas a Néstor Kirchner, ante más de 1.500 dirigentes bonaerenses. Junto a referentes nacionales, afirmó que su fuerza se impondrá en las elecciones legislativas de 2009 y él será gobernador en 2011.
El diputado nacional Francisco De Narváez cerró ayer en Mar del Plata un encuentro de dirigentes peronistas disidentes de la provincia de Buenos Aires, donde lanzó fuertes críticas al titular del PJ, Néstor Kirchner y convocó a la unidad "para construir el futuro".

La reunión, denominada I Encuentro Provincial de Dirigentes, comenzó al mediodía en el hotel de 9 de Julio y Mitre, con la exposición de los equipos técnicos del espacio político de De Narváez, en las áreas de educación, igualdad de oportunidades, economía, seguridad y justicia. Así se analizaron las actividades de ese espacio político realizadas en las mesas promotoras partidarias, de cara a las elecciones legislativas del año próximo, con representantes de todos los distritos de la provincia.

Por la tarde, promediando las 18, el también candidato a gobernador cerró la jornada con un acto en el que las luces, proyección de video en dos pantallas gigantes y múltiples plasmas ubicados entre el auditorio tuvieron dejos de shows proselitistas norteamericanos.

Así, ante unos 1.500 asistentes que colmaron la sala, también estuvieron presentes la senadora nacional Hilda González de Duhalde, el presidente del Movimiento Productivo Argentino local, Cristian Lence; el dirigente de Recrear, Sergio Nahabetian, el coordinador político del espacio de De Narváez, Alfredo Atanasof, el "Pato" Galmarini, Miguel Angel Toma, el legislador provincial Ramiro Gutiérrez, Gustavo Ferri, el ex intendente de Dolores, Alfredo "Tati" Meckievi; Agustina Ayllón (esposa de Francisco De Narváez) y los diputados nacionales Dante Camaño, Eugenio Burzaco y Alberto Villaverde, entre otros.

Tras los discursos de los diferentes dirigentes, hizo uso de la palabra Hilda "Chiche" Duhalde (ver aparte) quien fue ovacionada de pie. Luego fue el turno del propio De Narváez, quien hizo una suerte de ingreso triunfal desde el fondo del salón, abriéndose paso entre los abrazos de sus partidarios. Al subir la estrado bromeó: "Cualquier similitud que encuentren con lo que ha pasado con la campaña de (Barak) Obama es absolutamente cierto". Y entre risas y aplausos aclaró: "El ganó y nosotros vamos a ganar; pero además él es un hombre de color como yo, que soy colorado".

Dialéctica

Posteriormente, el diputado peronista disidente marcó distancia con el gobierno nacional, convocó a otras fuerzas políticas a sumarse a su proyecto, "tal como lo hizo Recrear", habló de sus hijos, y nombró varias veces a s mujer -sentada en la primera fila-. En tanto, efectuó un discurso en el que alternó firmeza de conceptos con emociones personales.

Asimismo señaló que "en esta historia de inmigrantes mi familia, tuvo la oportunidad de progresar, yo quiero que todas las familias de la provincia de Buenos Aires tengan la misma oportunidad".

Asimismo, remarcó que "estoy aquí porque siempre confronté con Néstor Kirchner. Estoy por convicción, no porque una madrugada en el Congreso me puteó (Carlos) Kunkel".

Seguidamente, acusó a algunos dirigentes de intentar "destruir el peronismo. Por eso vengo a pedirles que juntos construyamos el futuro y vengo a decirles que el viento del sur ya no sopla más".

"Néstor Kirchner -continuó- ya perdió la confianza de la gente y va a perder la elección del 2009. Por eso hoy quiero llamar a la unidad. A la unión de todos dirigentes políticos. Hombres y mujeres que tiene la vocación de transformar, que reconocen en este espacio una combinación de talento y conocimiento. La sociedad está esperando de la política soluciones concretas, convicción y conocimiento. Este es el desafío que tenemos por delante".

Además, aseveró que "faltan 311 días para el 25 de octubre de 2009 cuando se produzca la próxima elección, pero faltan 1091 para asumir la gobernación de la provincia de Buenos Aires. Y juro que cuando lo haga como gobernador, mi discurso va a ser muy breve, pero le voy a decir a ustedes (las bases) que comencemos a gobernar porque cada uno va a saber lo tiene que hacer, cómo lo hará, cuando y con qué".

"Nunca en mi vida he improvisado y no estoy dispuesto a jugar con la esperanza de la gente", remarcó.

Posteriormente, Francisco De Narváez exhortó a los jóvenes "a construir la nueva política" y a llamó "a quienes peinan canas, a que nos ayuden a recuperar la mística".

Finalmente exclamó: "Construyamos el futuro, sabemos como hacerlo. Vamos a recuperar la esperanza de la gente".

De esta manera, mientras el auditorio se puso de pie y comenzó a entonar la Marcha Peronista, papelitos brillantes se suspendieron en el aire, como si fuese el inicio de una campaña electoral ante las cámaras de TV.

Comentá la nota