De Narváez acusó a Faggionato de complicidad con el Gobierno

De Narváez acusó a Faggionato de complicidad con el Gobierno
El candidato de Unión Pro afirmó que recusará al juez, que lo involucra en el caso de la efedrina
Francisco de Narváez recusará al juez federal de Zárate Campana, Federico Faggionato Márquez, si éste, como adelantó anteayer, lo cita a prestar declaración indagatoria por su supuesta vinculación con el llamado "rey de la efedrina", Mario Segovia.

El candidato a diputado nacional de Unión Pro está convencido de que el magistrado, que enfrenta 36 pedidos de juicio político en el Consejo de la Magistratura, actúa en complicidad con el Gobierno para perjudicarlo en su campaña electoral.

"Lo voy a recusar porque tengo elementos de un procedimiento interno, dentro del juzgado, de unas características ya no anormales, sino ilegales", insistió ayer De Narváez, para quien la actuación del juez "ya pasa de la rareza a lo obsceno".

El presidente de la UCR, el senador Gerardo Morales, también criticó a Faggionato. "No me parece que dignifique a la República. Tendría que ser removido", sostuvo. Por otra parte, el jefe de campaña y hombre de extrema confianza de De Narváez, Gustavo Ferrari, aclaró que la citación del juez aún no llegó a manos del candidato de Unión Pro.

De Narváez cree que Faggionato Márquez canjea con el oficialismo su impunidad a cambio de embarrar la campaña de Unión Pro, sospecha que el radicalismo también abona. "Es evidente que hay un pacto entre el Gobierno y el juez", señaló a LA NACION un legislador cercano al empresario.

Las críticas a Faggionato no sólo llegaron de parte de De Narváez o del presidente de la UCR. En similar sentido se expresó el segundo candidato a diputado del Acuerdo Cívico y Social, Ricardo Alfonsín.

"No creo que De Narváez esté involucrado en estas cuestiones [del tráfico de efedrina], aunque no me inmiscuyo en temas judiciales por una cuestión de principios", sostuvo.

A la vez, el jefe de gabinete del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, calificó la citación del juez de "una burda operación del Gobierno, una locura", ya que se realiza "a dos semanas de las elecciones", y vaticinó que terminará por perjudicar al oficialismo.

"Todo esto nos termina favoreciendo, estamos arriba en las encuestas", sentenció Rodríguez Larreta.

La causa

Según trascendió anteayer, el juez Faggionato Márquez citará a De Narváez para pasado mañana en su juzgado; sospecha que el empresario y actual candidato a diputado participaría de una asociación ilícita que, entre otros, integraría Segovia, procesado por el tráfico ilegal de efedrina. La sospecha surgió a partir de cuatro llamadas a Segovia que se realizaron desde un teléfono Nextel a nombre de De Narváez, en 2006.

El empresario rechazó cualquier tipo de vinculación con el traficante y así lo hizo saber en un escrito que presentó, el mes pasado, a Faggionatto Márquez. Allí explicó que 379 empleados suyos usan aparatos Nextel a su nombre, lo que es una práctica común en las empresas. Agregó que el teléfono desde el que habrían partido las llamadas (155-451-2227) estaba asignado al casero de su estancia en Luján, Daniel Raúl Coronel. Y que éste afirmó no conocer ni a Mario Segovia ni a Héctor Benítez (su alias), como tampoco haber hablado por teléfono con él en ninguna oportunidad.

Segovia, por otra parte, no se quedó callado y, por medio de su abogado Mariano Cúneo Libarona, presentó el 13 del mes pasado una denuncia contra el juez Faggionato Márquez. Lo acusó de haberle ofrecido beneficiarlo en la causa y evitar que su padre y su cuñado fueran detenidos a cambio de implicar en el narcotráfico a De Narváez.

El magistrado negó las acusaciones. "Es la típica maniobra del narcotráfico para apartar al juez de la causa. Es una mentira, una falacia", aseveró. El juez parece decidido a continuar su embestida contra De Narváez; fuentes de su juzgado deslizan que el testimonio que éste presentó ante la Justicia no era suficiente para erradicar las sospechas en su contra.

El candidato, por otra parte, mascu lla por lo bajo: admite que el Gobierno, al instalar el escándalo del que dice ser víctima, perjudicó su imagen y logró restarle votos, sobre todo del electorado independiente e indeciso. Empero, la situación ahora podría revertirse, se entusiasman los estrategos de la campaña de Unión Pro.

"En un escenario electoral de virtual paridad con Néstor Kirchner en Buenos Aires, De Narváez pasó a ser víctima del Gobierno en lugar de acusado. Esto no hace otra cosa que acentuar la polarización con el oficialismo y aumentar nuestra cosecha", confían en el entorno del empresario.

Claves

* La primera vez . De Narváez fue vinculado por primera vez en la causa que instruye Faggionatto Márquez desde julio pasado cuando la Aduana difundió que, desde un teléfono celular a nombre del candidato, se habían hecho dos llamadas a un aparato que sería propiedad de Segovia.

* La declaración . El legislador se presentó como testigo y afirmó que el teléfono desde donde se hicieron las llamadas era utilizado por uno de sus empleados, identificado como Danilo Coronel. Coronel declaró como testigo en la causa pero negó conocer a Segovia y haber hecho las llamadas.

Comentá la nota