“El narcotráfico ha crecido en Río Cuarto”, dijo el juez federal

Carlos Ochoa aseguró que la actividad de venta de drogas aumentó en la ciudad y que los medios para combatirla son escasos. Pidió más efectivos en la policía provincial y un laboratorio en la Federal.
Durante 2008, el narcotráfico ha crecido en Río Cuarto. Como contrapartida, los recursos que tiene el Estado para combatirlo son exiguos. Así lo señaló ayer el juez federal, Carlos Ochoa, que desde su tribunal detectó un aumento de las actividades vinculadas con la venta de drogas. Por eso, hizo una propuesta en el Consejo de

Seguridad de la ciudad para que, como no llegan fondos ni recursos desde la Nación o la Provincia, las instituciones locales se organicen y formen un ente que luche contra el narcotráfico y genere políticas de prevención.

“En 2008 se secuestró más droga que en 2007. Ha habido un buen número de procedimientos, de modo que lo que venimos observando es que hay una mayor cantidad de conductas vinculadas al narcotráfico. El problema se agrava en Río Cuarto.

Siempre, en este tema, el flagelo del consumo de la droga y el tráfico se llevan de la

mano”, manifestó el juez federal.

Ochoa detalló que, en vista de que el narcotráfico crece y de que Río Cuarto ya no es una ciudad de paso de la droga, reclamó formalmente que la División de Drogas Peligrosas de la Policía Departamental tenga más personal y que la Policía Federal cuente con un gabinete científico que permita determinar rápidamente qué tipo de sustancias se han detectado en un operativo.

Más operativos

El juez federal aseguró que el año próximo se va a acentar el combate contra la droga desde el tribunal. Sin embargo, para lograrlo es indispensable, dijo, que haya más recursos técnicos y humanos para salir a las calles.

Pero Ochoa no se quedó sólo en el reclamo. También ha propuesto crear una herramienta desde Río Cuarto.

“He propuesto y hemos tratado de consensuar con distintos actores, la creación de un espacio que se institucionalice y permita volcar las políticas locales en prevención de la drogadicción. Pretendemos que se vote una ordenanza en el Concejo Deliberante. Se podría tratar de un ente autárquico, un ámbito en el cual se puedan solicitar políticas concretas y recursos a la Nación y a la Provincia pero que, también, diseñe sus propios instrumentos para aplicar en la ciudad”, manifestó el magistrado.

Actualmente, en Río Cuarto no hay ningún instituto público que trabaje en la recuperación de personas adictas a las drogas. En los próximos meses se inauguraría la casa de día que se anunció hace 4 años pero que todavía no funciona. Sería, principalmente, para jóvenes de bajos recursos.

El juez ya habló con el intendente Juan Jure, que dio su compromiso para trabajar en un fondo especial que proveería de recursos al ente que trabajaría en la prevención de la drogadicción.

Además, el juez le pidió formalmente a la dirección de la cárcel de Río Cuarto que construya un pabellón especial para que los internos adictos a las drogas tengan un espacio para lograr la rehabilitación.

La ley establece que debe existir un ámbito especial para intentar la rehabilitación de los presos que tiene problemas de adicción a las drogas.

La polémica por la despenalización

“Frente a la drogadicción, la ley penal tiene dos respuestas: la aplicación de la pena y la aplicación de las medidas curativas. El principio es, precisamente, que deben instrumentarse medidas que curen a la persona; la excepción es la aplicación de la pena”. Cuando le preguntan qué opina de la polémica por la despenalización del consumo de drogas que decidiría la Corte Suprema de Justicia, el juez Carlos Ochoa no quiere adelantar criterio. Pero de sus palabras se desprende la opinión de que lo que falló con la actual legislación no fue la letra sino la ejecución.

“Los medios para aplicar esa ley son totalmente insuficientes”, manifestó.

Comentá la nota