Los narcos mexicanos buscan inundar con droga toda Europa

Lo hacen a través de Africa. Aunque EE.UU. sigue siendo el mayor mercado para esta mafia, ahora se concentran en el Viejo Continente por el aumento de la seguridad en la frontera estadounidense. España es el principal objetivo del tráfico.
El día que la policía mexicana entró en la casa de Zheli Ye Gon, los rudos agentes antinarcóticos, acostumbrados a todo tipo de sorpresas, no dieron crédito a lo que estaban viendo. En un chalet del elegante barrio de las Lomas en el Distrito Federal, con piscina, jardín y columnas de estilo romano aparecieron caros coches, lujosas estancias y saunas... Pero la mayor sorpresa estaba por llegar. En una de las habitaciones del primer piso de la mansión aparecieron decenas de montañas de dólares. En la habitación contigua, más montañas y en la siguiente, más aún. Pilas y pilas de billetes verdes que las autoridades tardaron varios días en contar. En total 207 millones de dólares. Había caído Zheli Ye Gon, conocido como el "Rey de la efedrina" y, con él, gran parte de su patrimonio.

Además de detener a uno de los capos de la droga, la policía mexicana había puesto al descubierto una importante red para intercambiar estupefacientes entre México y Europa. De allí llegaban los químicos necesarios para fabricar las drogas sintéticas, y de aquí salía la cocaína. Hoy el 90% de la cocaína que sale de México va hacia EE.UU., donde 6.000.000 de narices esperan diariamente la llegada del polvo blanco. Pero aunque EE.UU. sigue siendo el destino principal de la droga, en los últimos años la demanda allá ha ido cayendo a un ritmo del 1,5% (90.000 consumidores menos cada año), frente a un mercado europeo que incorpora nuevos consumidores día a día.

Fue justo hace dos años, poco después de la detención de Zheli Ye Gon, cuando la Oficina de la ONU contra la Droga y el Crimen Organizado alertó por primera vez de que en su camino a Europa, el oeste de África se había convertido en la nueva ruta para dar salida a la cocaína producida en Sudamérica y que incluso, con el tiempo, este flujo podría llegar a ser más masivo que el tráfico que va desde México a EE.UU.. Fue, sin embargo, en marzo de este año cuando el mundo puso sus ojos en esta novedosa ruta, a raíz de la muerte del presidente de Guinea.

En marzo de 2009 fueron asesinados Batiste Na Waje y Joao Nino Vieira, el jefe del ejército y el presidente de Guinea Bissau, una ex colonia portuguesa situada en el oeste de África. Aunque siempre se dijo que fue asesinado por las milicias del Partido Africano para la Independencia, la complejidad de la bomba a control remoto que los hizo saltar por los aires hizo sospechar que los grandes carteles del narcotráfico internacional fueron los responsables de despejar los obstáculos para continuar con su venta de cocaína a Europa.

Una fuente diplomática española en África Occidental confirmó a Clarín que "agotadas las vías tradicionales de Colombia, Venezuela o México hacia Europa, ahora se exploran vías alternas para triangular la cocaína", ya que en la gran mayoría de puertos africanos apenas se logra revisar el 3% de los contenedores que llegan por mar. En los aeropuertos tampoco hay escáners, gente que los opere ni perros", explicó la fuente a este diario. "La droga, como tal, no es un problema en esa parte de África, donde el consumo es insignificante, pero sí lo es la cantidad de dinero que en los últimos años circula en la región. Cada vez es más fácil ver anuncios espectaculares al borde de las rutas ofertando coches Jaguar, en países con salarios mínimos de 100 dólares. Ese dinero puede causar inestabilidad en la región, de ahí que la DEA, la agencia antinarcóticos estadounidense, comenzara a trasladar a algunos de sus agentes a la zona.

Confirmando esta teoría la semana pasada, Michael Braun, ex jefe de Operaciones de la DEA, señaló que los narcotraficantes mexicanos, al igual que carteles de Colombia, incluyendo las FARC, "se apoyan en grupos africanos del crimen organizado para enviar toneladas de cocaína a Europa y Rusia", explicó. De paso por México, Braun señaló que este año los carteles mexicanos y colombianos enviarán a Europa entre 400 y 500 toneladas de cocaína para cubrir el aumento de la demanda de esta droga. Unos cárteles que, según Braun, operan con una total eficiencia empresarial y que han obtenido "un lucrativo resultado" gracias a la revalorización del euro sobre el dólar. En este sentido, crece el esfuerzo por colocar la droga en Europa, sobre todo en España, segundo país en términos de consumo per cápita de cocaína del mundo, donde el gramo de la sustancia en la calle oscila entre 50 y 75 euros. Casi un 25% más de ganancia por cada gramo vendido en cualquier país de Europa que en EE.UU.

Según las autoridades, el 91% de las más de 2.000 ejecuciones llevadas a cabo este año en México son de miembros de algún cartel de droga. Jóvenes por los que ninguna madre pregunta y sobre los que nadie responde. La guerra que viven el cártel de Juárez, originario de la ciudad, y el de Sinaloa, por el control, tanto del tráfico de drogas como de personas a EE.UU., ha disparado la violencia, hasta convertir a Juárez en la tercera ciudad más peligrosa del mundo, por detrás de Caracas y Nueva Orleans. Desatando, de paso, la histeria entre los centenares de enfermos que acuden diariamente a los centros de rehabilitación.

Las clínicas de rehabilitación para drogadictos se han convertido para las autoridades en centros de reclutamiento de sicarios y allí estudian las relaciones los internos y el crimen organizado. Organismos de derechos humanos especulan con algún tipo de "limpieza social" después de ver que en los últimos dos años, matanza a matanza, el 'narco' acabara con entre 300 y 500 adictos. Tampoco con ellos tuvieron compasión. Entraron, pusieron a los drogadictos en fila y los masacraron a quemarropa. Esta vez, en "Nexo con la vida", murieron 10; la anterior, hace dos semanas, en "El Aliviane", 18. Dos veces seguidas en menos de 15 días. Seis veces en lo que va de año. Y todos en el mismo lugar: Ciudad Juárez.

Las autoridades de salud del estado de Chihuahua, al norte de México, clausuraron 9 centros de rehabilitación en la ciudad fronteriza después de varias matanzas en este tipo de clínicas.

Comentá la nota