Los narcos matan antes que la droga

El crimen en El Aliviane completó un día con 40 muertes. Autoridades de Ciudad Juárez señalan que el narcotráfico recluta jóvenes en rehabilitación.
La matanza de 18 internos de un centro de rehabilitación de Ciudad Juárez, a 500 metros de la frontera con Estados Unidos, alteró el promedio sostenido desde enero, de 6,8 asesinatos diarios ligados con el narcotráfico. La masacre en el centro El Aliviane, un lugar de acogida para drogadictos, ocurrió en un día particularmente violento en el que México tuvo al menos 40 ejecuciones. Fue el cuarto ataque del último año contra centros de rehabilitación de la ciudad y los vecinos relataron que los 18 jóvenes fueron ejecutados por un comando que irrumpió al final de la tarde del miércoles. Les ordenaron arrodillarse ante un muro y los fusilaron con armas AK-47, antes de huir dejando tres heridos. Horas antes, en el Palacio Nacional del Distrito Federal, el presidente mexicano Felipe Calderón festejaba su tercer año en el cargo con un informe de gestión en el que pidió "unidad política" para reforzar su estrategia militarizada de lucha contra los carteles del narcotráfico.

El secretario de Seguridad Pública de Chihuahua, cuya capital es Ciudad Juárez, Víctor Valencia, explicó que los centros de rehabilitación son "semilleros del crimen". "Ahí los carteles reclutan a jóvenes que consideran desechables, fáciles de reemplazar si mueren o son detenidos", dijo. La mayoría de las víctimas en El Aliviane pertenecía a una pandilla denominada Azteca.

Comentá la nota