Narcopolítica a la mexicana

El operativo contra la red de apoyo del cartel La Familia Michoacana recalentó la campaña para las elecciones legislativas del 5 de julio.
Cuando falta poco más de un mes para las elecciones legislativas que renovarán los 500 escaños de la Cámara de Diputados, la detención de 10 alcaldes y 18 funcionarios calentó la campaña y reabrió el debate sobre los vínculos entre el narcotráfico y la clase política mexicana. Los partidos opositores reclamaron ayer al unísono que el operativo realizado en el estado de Michoacán, donde el presidente Felipe Calderón declaró la guerra al crimen organizado hace tres años, sea "imparcial" y "no tenga carácter electoral ni partidario". El mandatario no asumió las advertencias opositoras y prometió "trabajar sin descanso contra la inseguridad".

Michoacán no sólo es el estado natal de Calderón, sino también un bastión del opositor Partido de la Revolución Democrática (PRD). La policía y el Ejército se tomaron la mañana del martes para detener a casi 30 funcionarios públicos, en el primer operativo antidrogas que involucra a funcionarios electos y en ejercicio de sus cargos. Después de seis meses de investigaciones, la Fiscalía asegura tener pruebas para vincular a los políticos arrestados con el cartel de La Familia Michoacana, uno de los seis grupos mafiosos más poderosos de México.

Comentá la nota