El narcoescándalo se coló en el debate de los candidatos

El narcoescándalo se coló en el debate de los candidatos
Se realizó anoche el debate de campaña de la UNC, el único televisado en directo y con la participación de la totalidad de los cabeza de lista que se presentarán en las legislativas del 27 de octubre. Impuestos, recursos naturales, Justicia y Educación, fueron los ejes propuestos, pero la crisis político-policial que golpea al gobierno de José Manuel de la Sota se instaló como un tema concurrente.
El narcoescándalo que sacude al gobierno provincial se coló en el debate de campaña que protagonizaron anoche los primeros candidatos a diputados nacionales de las nueve fuerzas políticas que se presentarán en las elecciones del 27 de octubre próximo. Pero más allá de que ese tema que se introdujo “fuera de agenda”, el encuentro organizado por la Universidad Nacional de Córdoba y televisado por Canal 10, Cba24N y otra señales, se desarrolló sin que se produjeran grandes cruces entre los participantes, y sin que ninguno de ellos despegara de sus adversarios políticos. En ese sentido, tampoco apareció un claro ganador.

Más allá de las limitaciones del formato, los candidatos se mostraron cautelosos y atenidos a su propio libreto de campaña, casi sin permitirse responder o retrucar las expresiones de sus contrincantes políticos, al menos no de forma directa. Por momento, parecía que leían sus cartillas proselitistas.

Los ejes planteados por los organizadores fueron Política fiscal e impositiva; Sistema productivo y recursos naturales; Justicia y seguridad y Política científica y educativa, más dos segmentos de tema libre.

Con estas consignas, los candidatos de Unión por Córdoba, Juan Schiaretti; de la UCR, Oscar Aguad; de Unión Pro, Héctor Baldassi; del Frente para la Victoria, Carolina Scotto; de la Izquierda Socialista, Liliana Olivero; de Fuerza de la Gente, Olga Riutort; del Frente Progresista Cívico y Social, Ernesto Martínez; de Encuentro Vecinal Córdoba, Rosa Marcone, y de la Coalición Cívica, Roberto Cucui salieron a buscar a los últimos votantes indecisos, cuando faltan apenas once días para las elecciones del 27 de octubre próximo.

Como se dijo arriba, aunque el temario propuesto por los organizadores llevó obviamente el debate a cuestiones de orden nacional y de competencia del Congreso de la Nación, el “narcoescándalo” que ventiló el programa ADN de Canal 10 se instaló como tema fuerte y apareció consolidado en la agenda de los postulantes. Ayer, el gobernador José Manuel de la Sota había dicho que le parecía “canallesco” que se utilizara electoralmente la crisis. A excepción lógica de Schiaretti, todos los candidatos hicieron duras alusiones a la causa de los narcopolicías que mantiene presos a seis altos mandos de Drogas Peligrosas de la Provincia y que le costó el puesto a la cúpula policial y al ministro de Seguridad. Scotto, Aguad (que mencionó los supuestos suicidios de policías que ya se investiga si fueron homicidios) Martínez, Olivero, Marcone y en menor medida Baldassi, se hicieron eco del tema. Schiaretti intentó “nacionalizar” el escándalo al afirmar que el narcotráfico es un delito de orden federal, anunciando además que impulsará en Diputados una ley de “derribe” para luchar contra el flagelo. Antes, al inicio del encuentro, sin mucha suerte, había afirmado que “los temas provinciales se debaten en la Legislatura”, en un obvio intento de evitar que el gobierno de Córdoba quedara en el foco de las miradas.

Con todo, el encuentro comenzó frío y continuó tibio; solo al final, cuando los postulantes tuvieron sus últimos dos minutos libres, el clima se calentó un poco. Fue cuando los candidatos pidieron el voto y quemaron sus últimas naves en el único debate de campaña televisado que tendrá la participación de todos los cabeza de lista para las legislativas.

Parecidos y diferentes

El debate comenzó con la exposición sobre la cuestión impositiva. Como era previsible, los ocho candidatos opositores al gobierno nacional (todos, excepto Scotto) expresaron duras críticas a la política fiscal del kirchnerismo. Salvo Olivero, que desde la izquierda tradicional propuso no pagar la deuda externa, el resto de los postulantes de fuerzas anti K impulso reformas al Impuesto a las Ganancias y en las retenciones a la exportación agrarias, aunque sin aclarar cómo se reemplazarían los ingresos que dejaría de percibir el Estado. Baldassi, Aguad y Schiaretti hicieron una enfática defensa del campo, con posiciones casi calcadas. En tanto Scotto se refirió a la necesidad de una reforma tributaria integral en el país.

En la cuestión de los Recursos naturales y Producción, la candidata del FPV recordó que en los últimos años, Argentina tuvo un crecimiento económico del 7,5%, “el mayor registrado en América Latina” y destacó: “Hay que trabajar de manera más coordinada con la Nación, porque nuestra provincia no va a crecer con estrategias de aislamiento”.

Por su parte, Martínez criticó las cifras del Indec y el “40 por ciento de trabajo en negro” y Schiaretti y Baldassi volvieron a coincidir en su apoyo al campo como productor de riqueza.

Olivero criticó el ingreso de invesiones “depredadoras” al país, en alusión a Monsanto y Chevrón, entre otras multinacionales. Riutort, a su turno, tras asegurar que el “gran desafío” es enfrentar la inflación, propuso adecuar la ley provincial de bosques a la nacional.

Qué destacaron

A la hora del primer tema libre, Aguad habló de la necesidad de incorporar a los jóvenes al mundo laboral y de la necesidad de “cambiar la matriz de producción” del país, para atraer inversiones.

Martínez destacó la ley de Fertilización Asistida que aprobó recientemente el Congreso de la Nación y recalcó que el PRO votó en contra. Además, recordó que el Frente Cívico trabajó a nivel nacional por el 82% móvil para los jubilados.

Scotto, a su turno, remarcó la falta de controles ambientales en Córdoba y la necesidad de incluir esta problemática en la agenda pública.

Olivero utilizó su tiempo para recordar el despido de 19 operarios d de la automotriz VW, denunció la connivencia del gremio de Smata y dijo que De la Sota envió a la planta a la “narcopolicía” para “cuidar a los empresarios”.

Baldassi, en tanto, propuso “políticas deportivas para sacar a los chicos de las adicciones”.

Schiaretti, por su parte, habló de política y dijo que “el 27 se termina un ciclo político-institucional” pese a que el gobierno de CFK finaliza el 10 de diciembre de 2015.

Coment� la nota