Un narco mexicano asegura que disolvió trescientos cuerpos en ácido.

Es conocido como “El Pozolero” y las autoridades, ante las que confesó sus crímenes cometidos en la ciudad de Tijuana, creen en su cruento relato.
Autoridades en México investigaban el viernes a un presunto narcotraficante, que dijo que en la última década habría disuelto a unas 300 personas en soda cáustica cerca de la fronteriza ciudad de Tijuana.

El Ejército informó en un comunicado que Santiago Meza, conocido como "El Pozolero", confesó haber disuelto los cuerpos en hidróxido de sodio, tras haber sido detenido el jueves en un operativo contra el narcotráfico en las afueras de la violenta Tijuana.

Un militar de alto rango dijo a Reuters que es posible que López esté diciendo la verdad. Meza, de 45 años, dijo que lleva 10 años practicando la disolución de cuerpos. "Tengo 10 años deshaciendo cuerpos, no sentía nada, a mí me los traían muertos", dijo Meza. "El año pasado fueron como 300, se deshacían en 24 horas", agregó.

El apodo de López se debe al típico platillo mexicano llamado "pozole", una sopa con granos de maíz, que incluye carne de cerdo, pollo o res. Más de 700 personas murieron el año pasado en Tijuana, en la frontera con Estados Unidos, como parte de los sangrientos enfrentamientos entre bandas rivales de narcotraficantes por el control de las rutas para el tráfico de drogas.

Docenas de personas han desaparecido y la policía ha encontrado restos humanos presuntamente disueltos en ácido en los alrededores de Tijuana. El Gobierno del presidente Felipe Calderón envió a cientos de tropas a combatir al narcotráfico en distintos estados, pero la guerra del narco dejó 5,700 muertos en México el año pasado, más del doble de lo registrado el año previo.

Comentá la nota