Nalbandian será operado y no jugará el resto del año.

El miércoles 13, en España, se someterá a la intervención quirúrgica. Ayer fue eliminado en Estoril.
Después de soportar más de un año el dolor en su cadera izquierda, David Nalbandian tomó una determinación importante para su carrera profesional: se operará. Es que, como había anticipado Clarín, el cordobés lo resolvió hace un par de semanas y lo concretará el miércoles 13 de este mes en Barcelona. Su ingreso al quirófano lo privará de jugar, entre otros torneos, los cuartos de final de la Copa Davis ante República Checa, en Ostrava, del 10 al 12 de julio.

Tras su triunfo ante el español Nicolás Almagro en el torneo Conde de Godó, Nalbandian decidió, debido a sus fuerte dolores, no presentarse a jugar en cuartos de final frente al español Rafael Nadal. Y allí, pese a que no tenía demasiadas ganas de someterse al bisturí, empezó a averiguar sobre la operación ya que no había otra salida. Y también se dedicó a la elección de un especialista renombrado. Finalmente se volcó por el estadounidense Marc Phillipon, quien le hará una artroscopía junto al equipo del doctor Angel Cotorro, médico de cabecera del unquillense.

De todos modos, ayer, luego del partido que perdió en Estoril en primera ronda --ya no había participado en el Masters 1000 de Roma la semana anterior--, Nalbandian no se pronunció sobre la intervención quirúrgica. Pero comentó que "mi preparación para Estoril fue buena, pero limitada por mi persistente lesión. Hice todo lo que pude para recuperarme a tiempo para jugar este torneo". Y aventuró: "Haré todo lo posible para jugar en París". En otra de sus frases dejó en claro lo que le está sucediendo: "Simplemente, no me pude mover bien y nunca encontré mi ritmo". Un allegado al tenista también explicó: "Por ahora sigue el tratamiento médico y la idea es evitar la cirugía. No es descartable la idea de operarse, pero es el plan B".

Las dolencias del actual número 19 del mundo y 2 de Argentina se potenciaron en la serie en que nuestro país enfrentó a Suecia en abril de 2008. Fue en el quinto set de aquel histórico triunfo suyo ante Robin Soderling. A la siguiente semana no se entrenó y casi no podía caminar. Y terminó de explotar en los últimos días en la gira europeo sobre polvo de ladrillo.

¿Quién es Phillipon? Un médico que operó de la cadera, entre otros deportistas, al golfista Greg Norman, al basquetbolista estadounidense Marcus Camby y al brasileño Gustavo Kuerten, cuando el número 1 del ranking se sometió al cuchillo por segunda vez en esa zona. Entre los tenistas que actualmente están jugando en el circuito, el australiano Lleyton Hewitt viene de una cirugía parecida a la que se someterá Nalbandian en apenas ocho días para resolver sus molestias más importantes en el cartílago labrum. Otra que se operó de la cadera fue la pergaminense Paola Suárez.

Hay un par de preguntas del millón. ¿Cómo quedará su cuerpo, que ya tiene 27 años? ¿Podrá volver a su mejor nivel? Las respuestas se verán a partir de su recuperación, que llevará entre 4 y 6 meses. Lo que se sabe es que este tipo de operación es de recuperación más rápida que la tradicional. Por lo pronto, Nalbandian permanecerá en España el tiempo necesario que le dignostiquen y luego regresará a nuestra tierra para el tratamiento posterior. Deberá descansar unos dos meses y luego recibir fisioterapia permanente.

El tenis argentino sufrirá una baja importante. Y el circuito mundial perderá a uno de sus más talentosos exponentes. Probablemente, en estos días Nalbandian lo anuncie oficialmente. Dirá que no aguantaba más y que la única vía para resolverlo era la operación. Entonces, adiós 2009 para el Rey David.

Comentá la nota