Nalbandian: " Voy a seguir defendiendo los colores lo mejor posible"

El cordobés no se baja de la Copa Davis. Y afirma: Ojalá que el próximo capitán me tenga en cuenta .

Por: Marcelo Maller

A las 13.07, David Nalbandian --de remera, bermudas y ojotas-- ingresó a uno de los salones del hotel Costa Galana. Allí convocó a una conferencia de prensa y habló 55 minutos luego de no hacerlo ni sábado ni domingo, tras la dolorosa caída ante España. Aunque elaborado de antemano, su discurso osciló entre la reflexión y la tristeza. En ese contexto, el cordobés afirmó que seguirá jugando la Copa Davis y que sufrió la peor derrota .

Cuando los flashes dejaron de hacer ruido, Nalbandian pronunció un breve monólogo explicando el por qué de su llamado a una rueda de prensa y sus silencios del fin de semana. Estoy muy dolido por la derrota como jugador y como hincha , dijo. Y agregó: Me molestó que pusieran en duda si seguía en la Davis o no.

Para mí representar al país es un honor, más allá de tener diferencias con la Asociación, con la prensa o con la gente .Con pausas, el 11° tenista del mundo resumió así su actuación en esta competencia: En estos seis años que llevo jugando Copa Davis, llegar a dos finales y a una semi es más que decente . Y afirmó que: Al menos para mí, ésta fue la peor derrota . Segundos más tarde aclaró: Voy a seguir, como lo hice hasta hoy, defendiendo los colores de la mejor manera posible. Y sobre todo defendiendo a la gente, que es la que viene a apoyar y a alentar. Ojalá que el próximo capitán me tenga en cuenta .

Aunque en principio parecía un llamado a la autocrítica, Nalbandian invitó a que podamos ser objetivos y saber analizar cuáles fueron los motivos de la derrota. En definitiva, son cinco partidos y los periodistas están para analizarlos y nosotros, para ganarlos . Allí mismo pidió disculpas si no les di una nota. Son momentos duros, de tensión, y yo soy un jugador muy pasional por la bandera . Y negó que el sábado haya habido una pelea en el vestuario. Terminó el partido, fui al dóping y me fui. Estaba mal anímicamente .

Bien sentado, apuntándole al micrófono, y con su inseparable tonada, contestó sobre las causas de la caída: Decir si hay un culpable o no, no me corresponde a mí . Sobre si la llegada de Juan Martín Del Potro tras jugar en Shanghai fue similar a la de Guillermo Coria en Bratislava, en 2005, David dijo: Hay que preguntarle a él. Ya pasó el fin de semana nefasto. Cada uno sabrá qué mejorar y qué no. El equipo estuvo quince días antes acá poniendo la cancha a punto. Un día nos quedó muy rápida y pensamos que no le iba a gustar. Al otro día la pusimos más lenta y suponer en el aire era complicado. No soy yo el que tiene que contestar eso. Se dieron mal las cosas.

Alguien del grupo le recriminó a Del Potro haber ido a China, preguntó Clarín. No, yo creo que él sabe lo que hizo; le ilusionaba ir al Masters. A mí no me parece ni que haya estado bien ni que haya estado mal. Y recriminaciones no hubo. Todo lo que podamos hablar entre nosotros es constructivo para más adelante . Por qué se perdió.Puedo hablar de mis puntos, no sé que pensarán los demás. El primer partido lo jugué muy bien. En el dobles arrancamos muy bien; el tercer set pasamos de perdido a ganado. Me gritaron, hice una doble falta y también erré una volea crucial. Y ese tie break nos marcó.

Sentís que hubo verdadera unión en el grupo para llegar al objetivo. Las cosas estaban dadas para que todo saliera bien. No veíamos el por qué no nos iban a salir bien las cosas. Estábamos jugando bien y entrenando lo que teníamos que entrenar. No voy a generalizar: yo estaba concentrado en lo que tenía que jugar y mis compañeros, también. Eramos optimistas. Se relajaron ante la ausencia de Rafael Nadal.

Hay que analizar que perdimos una final ante Verdasco y Feliciano López. Esa es la verdad. Hace falta una reunión de fondo. El análisis siempre es bueno. Si no hacemos un mea culpa será difícil construir el futuro.

Comentá la nota