Nalbandian: "Estoy tratando de evitar la cirugía".

El destacado tenista David Nalbandian está cada vez más cerca de someterse a una operación de cadera, para terminar con una molestia que viene perturbando su desenvolvimiento deportivo desde hace un año.
"Hace un año que estoy jugando con la molestia. Si no fuera a jugar más al tenis, no estaría por hacerme esta operación. No me atemoriza. Se operó un montón de gente de distintas cosas y no veo complicaciones", declaró el unquillense.

Así salió al cruce de las primeras interpretaciones que lo dan como próximo al retiro y explicó que lo que más le preocupa es cómo estará después de una eventual operación.

"Uno se pregunta cuánto será la recuperación, el tiempo que tengo que estar afuera. Esa es la incógnita, porque es difícil de saber y nadie te asegura cosas", precisó.

Admitió también que la lesión "es más o menos" como la que sufrió oportunamente Gustavo Kuerten, "pero con la diferencia de que lo de él era más avanzado".

Por el momento, Nalbandian consume analgésicos y antiinflamatorios que le recetó el médico pero si con eso no calman los dolores, aceptaría la operación.

"Me he tomado el plazo de esta semana para decidir si me someto o no a la intervención quirúrgica, quiero ver cómo me siento entrenando y cuál es la opinión de Angel Ruíz Cotorro, mi médico", consignan algunos medios locales citando un comunicado del tenista.

Nalbandian sufrió en la víspera una de sus peores derrotas del año en el inicio del ATP de Estoril y ante el chileno Paul Capdeville.

"Me duele hasta cuando tomo mate y tengo mucha bronca porque no me permite jugar", consideró hoy Nalbandian en otro capítulo de sus declaraciones a distintos medios.

En cuanto a sus planes, fue bien descriptivo: "Estamos tratando de zafar de la cirugía. Sigo con molestias. Me voy a dar hasta el viernes para evaluar si me opero o no. La chance de la operación, convengamos, siempre fue mi plan B".

"Pero cada día me duele más. Y no puedo seguir jugando mucho tiempo así. No me siento cómodo. Si no mejoro, no tengo más alternativa", se resignó.

Ayer, un mensaje de texto circuló por las distintas redacciones e hizo referencia a que el actual número 19 del mundo -bajó un puesto esta semana- iba a ser operado el próximo miércoles y no jugaría al menos por cuatro meses.

Sin embargo, primero los allegados y luego oficialmente su encargado de prensa, Bernardo Ballero, indicaron que Nalbandian estaba con el ánimo "normal" y no puso excusas a la hora de brindar las explicaciones.

"Después del partido hablé con David y me dijo que jugó muy mal y Capdeville muy bien. A pesar que le molestó, no fue un problema de la cadera", dijo Ballero.

Recordó que los dolores en la parte posterior del cuerpo del cordobés que lo obligaron a abandonar antes de disputar la semifinal del ATP de Conde de Godó ante el número 1 Rafael Nadal, lo mantuvieron en reposo absoluto durante la semana previa al torneo en Portugal.

"Va a hacer reposo con antinflamatorios, entrenando y preparándose para el Masters de Madrid", aseguró Ballero.

El portavoz del unquillense admitió que para el equipo de médicos encabezado por Angel Ruiz Cotorro, la operación "nunca" dejó de ser una posibilidad, aunque agotarán todas las instancias previas antes de llegar al quirófano.

Pero la realidad marca que más allá de cualquier problema físico, Nalbandian no puede salir de la laguna tenística y no puede afianzar su juego luego de algunas buenas actuaciones esporádicas.

Nalbandian viene últimamente de mal en peor porque abandonó Conde de Godó, en Barcelona, tras derrotar a Nicolás Almagro, se perdió Roma y ahora cayó en Estoril.

Comentá la nota