Las naftas aumentaron por segunda vez en menos de un mes

Las naftas aumentaron por segunda vez en menos de un mes
La suba anterior había sido a mediados de octubre. El gasoil del Gran Buenos Aires tuvo el ajuste más fuerte, con 4%. Se esperan aumentos de Esso, Shell y Petrobras
Sin cambios bruscos en las pizarras de las estaciones de servicio que hagan despertar la ira de los automovilistas o del Gobierno, los combustibles en la Argentina van, de a poco, acortando la distancia que los separa de los valores en países vecinos.

En esa línea, entre finales de la semana pasada y la madrugada del lunes YPF, la mayor petrolera del país, con más de un 50% de participación de mercado, realizó ajustes en los valores de las naftas y el gasoil. Fue la segunda vez en menos de 30 días que las petroleras ajustan sus precios.

La anterior había sido a mediados de octubre, que se sumó a un ajuste a principios de septiembre.

De acuerdo con un sondeo de El Cronista, el salto más grande lo dio la Ultradiesel en el Gran Buenos Aires. El gasoil de la empresa comandada por la familia Eskenazi y la española Repsol pasó de $ 2,558 el litro hasta $ 2,658, casi un 4% más. Se trata del combustible más demandado del mercado.

En tanto, el Eurodiesel, el gasoil premium de YPF, pasó en la provincia desde $ 3,249 hasta $ 3,299 el litro, un 1,5% más.

La Fangio XXI, la nafta más cara de YPF, cuesta desde el jueves pasado en el Gran Buenos Aires $ 3,689 el litro, un 2,5% más que los $ 3,599 que valía antes.

En la Ciudad de Buenos Aires, en tanto, el precio de ese combustible se ubica ahora un 2% por encima del valor anterior, a $ 3,519 el litro.

En el mercado denominan a las subas menores, de entre 5 y 7 centavos, como en el caso del Eurodiesel, "ajustes técnicos".

Aun con los últimos aumentos, el precio de los combustibles en Capital y Gran Buenos Aires está lejos del que se paga en las provincias, donde los más caros ya superan el dólar. Por caso, se consigue en estaciones Petrobras de Junín, La Rioja, Chaco, Rosario, Mendoza, Entre Ríos y Santo Tomé (Santa Fe) entre $ 4,01 y $ 4,19 el litro.

Un valor similar muestran bocas de Shell en Azul (Buenos Aires), Ceres (Santa Fe), Mendoza y San Luis. También las Esso de Formosa, Cipolletti (Río Negro), Villa María (Córdoba) y Olavarría (Buenos Aires).

Prefieren no vender

A pesar de los últimos retoques, YPF suele tener los valores más bajos de los combustibles. En el sector aseguran que su política de precios tienta a los automovilistas que, en un contexto de caída de la demanda y empobrecimiento de la situación económica, priorizan más cuánto deben gastar para llenar el tanque.

Entre las refinadoras –la empresa que conducen los Eskenazi compite con Esso, Shell y Petrobras– sostienen que en las actuales condiciones del negocio no conviene ganar participación de mercado. "YPF aumenta los precios, en parte, para no ganar más participación de mercado", aseguran ejecutivos conocedores de la actividad.

Hay otros motivos que explican los últimos aumentos. Las empresas productoras de petróleo, como Pan American Energy, Chevron y Pluspetrol, fueron de a poco aumentando el precio que cobran por el crudo para refinar, algo que también pide el poderoso gremio petrolero.

Comentá la nota