"Nadie tiene que tener dudas de mi lealtad", afirmó Amaya

El intendente sostuvo que está comprometido con el proyecto que lidera Alperovich. Señaló que el desgaste en la función pública alcanza a todos. "El peronista que se cree mejor que otro, se convierte en un gorila", dijo
Se lo nota quejoso, si bien ante cada pregunta se esfuerza por disimularlo. Hasta recurre a ironías para responder. El intendente de la capital, Domingo Amaya, reniega de que aún se hable de su decisión de no aceptar un lugar en la lista de candidatos a senadores y desliza que, quienes dudan de su lealtad al proyecto del gobernador, José Alperovich, son en realidad los dirigentes a los que se debería mirar con recelo. Prefiere no dramatizar sobre la presencia de Fernando Juri en la oposición y aclara, como vicepresidente del PJ, que los postulantes del oficialismo también lo representan, aunque en la lista no figure ningún miembro de su espacio.

-¿A qué aspira el oficialismo en esta elección?

-Siempre hay una aspiración de máxima. Estamos trabajando y apoyando a los candidatos para recuperar el escaño en el Senado. Y, lógico, para que se repita lo de 2005, con los cuatro diputados para el oficialismo.

- ¿Es una elección fácil?

- Ninguna elección es fácil, porque el que decide es el pueblo. Todas son difíciles y sacrificadas. En cada una pusimos todas nuestras fuerzas.

- ¿Cómo puede influir el desgaste del Gobierno nacional?

- El desgaste del matrimonio Kirchner es más bien periodístico, de los medios que no sacan lo positivo de un gobierno.

- ¿Pero no hay un desgaste?

- En todo hay desgaste; nacional, provincial y municipal. Yo también tengo un desgaste. Pero la gente, cuando vaya a votar, quizás pueda no estar de acuerdo en muchas cosas con nosotros, pero también analizará y dirá: "cuántos años viví yo sin tener una pequeña o gran solución". Sé que no todo se solucionó, pero es un proceso.

- ¿Amaya juega en esta elección? Porque le ofrecieron la senaduría y no aceptó...

- Aclaremos un poquito. Saben claramente que a mí la gente me eligió para ser intendente. Y creo que es lo que uno tiene que hacer. Pero que yo no sea candidato a senador o a diputado no significa que no voy a jugar. Juego como jugué antes de ser algo. Jugué desde el primer momento en este proyecto, desde el inicio. De eso no tiene que tener dudas nadie; nadie puede dudar de mí.

- ¿Y por qué algunos dudan de su lealtad?

- Nadie tiene que tener dudas de mi lealtad. Y si algunos dudan, no son visibles, sino subterráneos. De esto ya estoy harto; quizás son aquellos que en algún momento fueron desleales, y que a partir de 2005 empezaron a acercarse y a vender su lealtad. Pero no aparecen.

- Hace un par de días un diputado (N de la R: Gerónimo Vargas Aignasse) dijo que nadie es dueño de los votos peronistas de la capital...

- No hace falta aclarar, porque el que aclara muchas veces oscurece. Acabo de decir que los votos son del pueblo. Y el pueblo sabe a quién votar. Aquellos que hablan tanto de lealtad quizás tengan dicotomías internas.

- ¿Le molestan las dudas?

- No, creo que es parte del folclore. Yo no tengo que demostrarle nada a nadie. Mi trabajo se demuestra día a día con la gente. Allá ellos; lamentablemente no dan la cara. Los compañeros deben entender que, como decía el general Juan Domingo Perón, ningún peronista es mejor que otro. El que se crea mejor se convierte en un gorila.

- Le hubiese gustado que alguien de su espacio integre la lista? ¿Le consultaron?

- No hace falta consultar nada. Los candidatos que hoy nos representan son peronistas. Siento que los candidatos también son míos. En este proyecto político estamos todos; yo no veo separación, salvo que alguno la haga.

- ¿Qué siente cuando Fernando Juri, un apellido peronista, aparece en la oposición?

- En esta elección debemos mostrar lo que venimos haciendo nosotros, no mirar a la oposición.?Cada uno es libre. En un momento se llegó a una elección interna en la que una de las listas venció. Hoy tiene la libertad, como pasó a nivel nacional, de disentir con nosotros. Yo no me meto y tampoco me interesa.

- El llamó usurpadores a los que ganaron la interna...

- Yo, gracias a Dios, no me siento usurpador de nada. Soy de cuna peronista y de tumba peronista. Yo no me siento así; no sé para quién lo dirá.

Sin impedimento constitucional

Pese a que Domingo Amaya ocupa la intendencia de la capital desde 2003, está habilitado para un nuevo período a partir de 2011. La Constitución provincial acepta una sola reelección inmediata, pero en su primera gestión, Amaya fue designado por el Concejo Deliberante ante la detención de Antonio Bussi. Su mandato por las urnas corre desde 2007

Comentá la nota