Nadie sabe quién pagó el viaje de funcionarios a China

El Gobierno de la Provincia aseguró que el viaje a China del ex ministro de Economía y del secretario de Hidrocarburos no le costó un solo peso a la provincia, pero todavía no explicó quién afrontó los gastos de pasajes y estadía de los dos funcionarios fueguinos. Saber quién lo hizo adquiere especial relevancia para determinar la existencia o no de la admisión de dádivas.
El secretario de Comunicación Institucional, Ricardo González Dorfman, precisó que el Estado Provincial no financió ni el viaje a China ni la estadía del ex ministro de Economía, Roberto Crocianelli, y del secretario de Hidrocarburos, Eduardo D'Andrea en ese país.

En la información oficial, difundida el viernes de la semana pasada, se pone de relieve que "del erario público fueguino no salió un solo peso para afrontar los gastos del alojamiento y el traslado a Xian, capital de la provincia de Shaanxi, ni el recorrido dentro en esa provincia que efectuaron tanto el Ministro de Economía como el Secretario de Hidrocarburos (para visitar la planta productora de metanol), oportunidad en que se rubricó el convenio de colaboración con la empresa TFEQSA", pero no se aporta precisión alguna respecto de quién afrontó esos gastos. Es decir, si fueron solventados por cada funcionario o si corrieron por cuenta de la empresa de capital estatal chino, que luego se vio beneficiada con la contratación directa para la compra de gas de regalías por 25 años, y si en este último supuesto se está ante posible delito de admisión de dádivas.

Dorfman confirmó, tal lo publicara EDFM, que la Justicia Penal requirió al Ejecutivo precisiones sobre los gastos ocasionados por el traslado de los funcionarios a China en julio del año pasado. En la gacetilla difundida desde el área a su cargo, se indica que "el pasado 6 de noviembre el ministro de Economía Rubén Bahntje remitió toda la información solicitada por la jueza María Cristina Barrionuevo, referida al viaje del entonces ministro Roberto Crocianelli y el secretario de Hidrocarburos, Eduardo D'andrea a la República Popular China" y que en "la mencionada respuesta a la Magistrada queda totalmente en claro que el Estado Provincial no financió ni el viaje ni la estadía de los funcionarios".

Se agrega que "según se desprende de los datos aportados por la Dirección de Administración Financiera del Ministerio de Economía que están en poder de la Jueza, el Gobierno provincial tampoco solventó los gastos ocasionados por la escala técnica de unas 10 horas, por un desperfecto en la aeronave, que debieron efectuar Crocianelli y D'Andrea durante el tramo Roma–Buenos Aires a su regreso del país oriental, ya que la compañía aérea se hizo cargo íntegramente del costo de hotelería de todos sus pasajeros".

La aclaración oficial no hace más que generar nuevas dudas en torno al tema, ya que no se explica quien financió el viaje.

La ética pública y la dádiva

Poder dilucidar quién afrontó los gastos de traslado y estadía en China del secretario de Hidrocarburos, Eduardo D'Andrea, y del actual Director del BTF, Roberto Crocianelli, adquiere especial relevancia en el marco de la ley de ética en el ejercicio de la función pública. La norma nacional, sancionada en 1999, modificó el código penal para reprimir la conducta del funcionario público que "recibiere dinero o cualquier otra dádiva o aceptare una promesa directa o indirecta, para hacer, retardar o dejar de hacer algo relativo a sus funciones". A partir de esta ley se sanciona la admisión de dádivas, que es la acción mediante la que un funcionario público admite la dádiva "mientras permanezca en el ejercicio del cargo". El delito es doloso y se consuma al admitir el obsequio. De allí que resulte trascendente poder precisar quién pagó el viaje de estos funcionarios.

Bassanetti, promotor de la "inversión china".

Además de reconocer el "costo cero" que el viaje a China tuvo para el erario público, la gacetilla oficial recuerda que ese "viaje aconteció a partir de una invitación de la empresa china a la gobernadora Fabiana Ríos", pero que ésta no pudo viajar porque tres días antes de la fecha de partida se produjo la renuncia del vicegobernador Carlos Bassanetti, al que califica "como uno de los promotores del acuerdo con los inversionistas chinos".

Esta última afirmación parece apuntada a sembrar dudas sobre la conducta de Bassanetti, a partir de los cuestionamientos públicos y judiciales que el ex funcionario ha planteado respecto de esta contratación directa.

Durante el pasado mes de agosto, el ex Vicegobernador remitió dos notas a los legisladores provinciales en las que, entre otras cuestiones, postulaba rever la ley 774 que habilitó, por vía de excepción a la ley de contabilidad, la contratación directa con TFEQSA, para encuadrar la misma bajo el régimen de "iniciativa privada" en el entendimiento de que "cuando el Gobierno negocia en forma directa bienes públicos, la sociedad tiene derecho a sospechar que el Gobierno es corrupto", sobre todo cuando las "tratativas son llevadas adelante en forma secreta, y así mientras la comunidad debate sobre la conveniencia de la contratación, se firma la aceptación de la oferta en la intimidad de despachos ignotos, la sociedad ya tiene derecho a vituperar a sus representantes".

A principios de octubre, y aprovechando la medida cautelar impulsada por la Fiscalía de Estado –en la que solicita que el Superior Tribunal de Justicia ordene al Ejecutivo abstenerse de realizar cualquier acto vinculado con la venta directa de gas a TFEQSA hasta tanto el contrato sea aprobado por el Tribunal de Cuentas y la Legislatura– Carlos Bassanetti peticionó que la Corte analizara la posible inconstitucionalidad de la ley 774 por violación al artículo 74 de la carta magna fueguina. La sospecha jurídica de Bassanetti se vio respaldada por la opinión del Fiscal ante el Superior Tribunal de Justicia, Oscar Fappiano, quien consideró que la norma en cuestión vulnera preceptos constitucionales.

En un intento por restar toda trascendencia a la definición que esta cuestión pueda tener en la concreción de la cuestionada contratación directa, el ministro de Gobierno, Guillermo Aramburu, afirmó la semana pasada que la operación encuentra amparo legal en la ley de contabilidad. Esta postura parece marcar claramente que la estrategia política de la gestión Ríos es la de concretar, a como de lugar, la venta directa de gas de regalías a favor de Tierra del Fuego Energía y Química.

Ese "desprolijo" viaje

En la presentación realizada el pasado 7 de octubre ante el Superior Tribunal de Justicia para que se dicte medida cautelar que suspenda toda actuación en torno al convenio chino, el Fiscal de Estado hacía especial hincapié en el viaje que en julio de 2008 realizaron a China el por entonces ministro de Economía, Roberto Crocianelli, y el secretario de Hidrocarburos. Sobre el particular indicaba que ambos funcionarios viajaron sin haber sido comisiones por el Gobierno, y sin pasajes ni viáticos a cargo del Estado.

Precisaba que ambos funcionarios –que originalmente habían sido comisionados a Buenos Aires "a fin de asistir a distintas gestiones en el Banco Central", el ministro, y "para analizar aspectos técnicos de la propuesta de Schlubember en área CA 12", el secretario–, abandonaron Argentina el 19 de Julio "en el vuelo 1440 de Aerolíneas Argentinas a Italia, regresando el 29 de julio en el vuelo AR 1441. Llegaron a Italia el 20. Quizás el 21 a China y el 22 firmaron" el acuerdo de cooperación que dio origen a la cuestionada operación de venta directa de gas de regalías. Y que para emprolijar administrativamente este viaje "el 20 de agosto de 2008, es decir casi un mes después de su regreso" se dictó el decreto 1664/08, por el cual se extendió la comisión de servicios original "hasta el 29 de julio, a China con el objeto de firmar un convenio para llevar adelante el interconectado provincial, siendo el centro de generación Río Grande, y también la construcción de una planta de metanol que le dará valor agregado a la producción de gas".

Y aparecieron las fotos

Tal vez para tratar de desvirtuar las versiones que ponen en duda la presencia en China del ex ministro de Economía y actual director del BTF, Carlos Crocianelli, desde el Ejecutivo se distribuyeron fotos en las que aparecen Crocianelli y D'Andrea posando frente a una instalación fabril, y junto a Fernando Lin –presidente de TFEQSA– en una reunión.

Las imágenes, hasta ahora mantenidas en reserva, fueron difundidas el viernes pasado; es decir, 16 meses después concretado el viaje a China.

Comentá la nota