Nadie pareciera tener la vaca atada

El Gobierno confía en que el apoyo del Vicepresidente de la Nación sea determinante en la recta final. Maneja encuestas que lo ubican cerca de ganar en primera vuelta y cree que la presencia de quien hoy por hoy es favorito para las presidenciales terminará por darle el impulso para quebrar la marca del 10%.
En el PJ se descree de que la elección esté polarizada, y encuestas en mano aseguran que podrían estar en la segunda vuelta, en tanto que el ricardismo con sus propios sondeos apuesta a que el 13 llegará primero superando al Gobierno y asegurándose el apetecido segundo senador que será el premio a quien se clasifique primero.

Más allá del optimismo, o de la cuota de confianza que habitualmente tienen los candidatos en toda elección lo cierto es que mientras se muestra una posición ventajosa las dudas carcomen a quienes libran esta batalla por momentos increíblemente encarnizada.

Elecciones son elecciones y al momento del conteo habrá quienes ganen y quienes pierdan. Lo importante es que el día después, como lo dijo con acierto la diputada Nora Nazar, se recree un clima de diálogo, que suponga darle a los correntinos un horizonte de convivencia republicana.

Lo peor sería que esta crispación que se vive por estas horas no tenga su punto de inflexión en el período que irá desde el 4 de octubre al 10 de diciembre para que el nuevo gobierno, sea el actual revalidado o cualquiera de los dos que se ofrecen como alternativa puedan recrear esa esperada armonía sobre la cual se puede construir en el tiempo que se viene nuevos cimientos que apunten a reinsertar a Corrientes en el país, otorgando confianza y seguridad a quienes trabajan y quieran instalarse en la Provincia.

De hecho todos son responsables de este desafío, no sólo los que militan en política, en posiciones encumbradas, sino la dirigencia de todos los sectores y niveles que seguramente se concentrarán en atender el fenómeno de la pobreza apuntando a posibilitar la creación de nuevas fuentes de trabajo y producción.

En esta tarea no están exentos los medios cuya responsabilidad pasa por entender que nadie es dueño de la verdad, y que debe razonablemente garantizarse la pluralidad que jerarquice la responsabilidad que les cabe, evitando profundizar en las diferencias o azuzar la confrontación que crispa los espíritus en un todo vale que hace perder de vista la necesidad de establecer reglas y códigos aun para la disputa, y fundamentalmente para que nadie crea que la Provincia es un trofeo de guerra en el que terminan siendo rehenes el casi millón de correntinos.

En este sentido, administrar la victoria es un imperativo impuesto por la milenaria experiencia oriental, resumida en un clásico de Tsun Tu llamado "El arte de la guerra", de aplicación ineludible para quienes tienen responsabilidades de conducir la cosa pública.

Las experiencias vividas en Corrientes, en su agitada vida institucional debiera servir para no repetir los mismos errores que en el pasado nos llevaron a experiencias negativas signadas por la incomprensión del momento y las responsabilidades.

La llegada

de Julio Cobos

El Gobierno cerrará su campaña el miércoles 9 a las 20 en el Club Juventus con la presencia de quien hoy es el máximo referente del espectro opositor al kirchnerismo.

Apuesta a que ello sea una señal clara a los correntinos del posicionamiento que la Provincia podría tener si finalmente el actual Vicepresidente llega al poder en el 2011.

El interrogante es hasta dónde influirá, a pocos días de la elección la presencia de Cobos. En el oficialismo consideran que el voto que hoy aparece con decisión no es un voto consolidado o de núcleo duro y como tal es susceptible de ser permeable a influencias de esta naturaleza, así como apuntan al voto no decidido que aún es importante.

Los otros dos frentes relativizan la importancia de la llegada del Vicepresidente más allá de que la misma, en un marco de guerra sucia como está planteada la disputa en estos últimos días supone sin duda una decisión fuerte, de alto voltaje de Cobos que incluso tiene presiones de la UCR nacional para no tomar partido en la elección de Corrientes.

De hecho que también Cobos quiere anotarse como propio un eventual triunfo en Corrientes.

A tres meses del recambio parlamentario toda la energía del oficialismo se concentra en lo que el Interventor del Confer, Gabriel Mariotto, definió como la madre de todas las batallas, esto es el debate por la nueva ley de medios que ha puesto en pie de guerra al grupo Clarín, principal afectado por una movida que apunta a desguazar la concentración hegemónica del poder mediático con el deliberado propósito de licuar la influencia que el pool ejerce sobre la opinión pública.

En las últimas horas el ex Presidente retomó la embestida contra Clarín con encendidos discursos que preanuncian un fuerte debate parlamentario de resultado aún incierto.

Desde el oficialismo se han abierto vías de negociación con los distintos bloques que no tienen posiciones rígidas, y que son permeables a consensos que aunque importen modificaciones no alteren el espíritu de la norma.

En los cálculos del gobierno está la dispersión que producirá los efectos de la ley proyectada en tanto la misma obligará a desprenderse de empresas vinculadas al multimedios.

En este marco se inscribiría el anuncio realizado por la Presidente de la Nación que con la firma del decreto de condonación de deudas a todos los medios, sean gráficos, radiales o televisivos creó una red de lealtades fundadas en intereses comunes siempre con el ánimo de acotar al grupo Clarín que es el principal afectado por el proyecto de ley en trámite.

La medida conocida en las últimas horas apunta a un borrón y cuenta nueva de todas las obligaciones que los medios tengan con la AFIP al 31 de diciembre del 2008, estableciéndose un pago por compensación de publicidad que permite sanear las empresas periodísticas.

El Gobierno iría aún más lejos con la modificación de la ley del IVA que permitiría que la venta de diarios quede exenta del tributo en lo que es un viejo reclamo fundamentalmente

de los medios más chicos para los cuales sería otro aliciente.

La disputa

con el campo

El fin de la protesta campesina y los renovados reclamos del sector agropecuario que se reeditarán semana a semana desde los principales tribunales de las distintas sociedades rurales que están en tiempo de realizar sus habituales exposiciones anuales han pasado casi a un segundo plano por la expectativa que genera la nueva ley de medios, expectativa sin dudas potenciada por los propios afectados que apuntan a minar la base de sustentación parlamentaria en lo que será una lucha voto a voto para dirimir en el Senado y en la Cámara de Diputados la primacía o no del oficialismo kirchnerista.

Un efecto

colateral

Lo cierto es que más allá de lo que implica y significa la ley en trámite el hecho ha servido al ex Presidente para retomar el centro de la escena, frente a una oposición que se debate en la profundización de la pelea por el cartel y los espacios de cara a un 2011 que divide las aguas del oficialismo y de la propia oposición.

Quiérase o no, bien o mal Kirchner se las ha ingeniado para seguir vigente lo cual podría ser bueno o malo según como se mire, más allá de que encuestas del último tiempo vuelven a marcar un retroceso significativo de la imagen oficial a lo largo del último mes.

Con el bastón

de mariscal

Que le alcance o no, que logre el acompañamiento del PJ o no lo cierto es que Néstor Kirchner hoy por hoy lejos está de haber dado un paso al costado.

Su pertinencia y perseverancia en insistir con la vuelta al término de la gestión de Cristina ha anestesiado los movimientos dentro del propio justicialismo cuya reorganización interna parece cada vez más lejana en la medida en que Lole Reutemann, el único de los peronistas capaz de ordenar la tropa, prefiere mantener el perfil bajo sin definiciones claras que anticipen la decisión de salir a pelear la candidatura mayor.

La realidad social de estos tiempos ha ubicado, casi sin querer, a dos finalistas en el ring.

Julio Cobos por un lado, y Reutemann por el otro. Ya ni siquiera hay espacio para un tercero. La posibilidad de que finalmente el ex fórmula uno desista de subirse a la pelea plantea escenarios alternativos en los cuales resurge la aspiración de Kirchner de dar batalla, y pone en carrera a Mauricio Macri al que no pocos, desde su propio riñón consideran que debe seguir un período más en el gobierno de la Ciudad.

Gabriela Michetti es una de las que abona la teoría de un acuerdo con Cobos.

Duhalde deshoja

la margarita

El ex Presidente vive horas de desvelo en la larga vigilia que atraviesa el justicialismo. Se auto excluye de responsabilidades mayores por ahora, e insiste en la urgencia de una definición por parte de Reutemann. En el caso de que esta candidatura no prospere analiza variantes dentro de las cuales está el actual gobernador de Salta aunque no descarta la posibilidad de una fórmula compartida con Julio Cobos con quien ha tendido puentes de contacto.

Lo que sí pareciera descartar definitivamente el ex hombre fuerte del peronismo bonaerense es apuntalar las aspiraciones de Macri. Algún cortocircuito ha existido entre quienes en algún momento estuvieron muy cerca. Tampoco las relaciones de Duhalde con De Narváez pasan por su mejor momento, y cierto es también que el Colorado dialoga con más frecuencia de lo que muchos imaginan con Cobos.

Binner reaparece

en el centro

de la escena

Sabiendo quizás que no tenía margen para otra cosa el Vicepresidente admitió públicamente la posibilidad de que el líder del socialismo y actual gobernador de Santa Fe lo secunde en la fórmula.

No fue una ingenuidad de Cobos. La respuesta no se hizo esperar y aunque no fue definitiva le permitió al menos dejar ese posicionamiento como bicho libre al Vicepresidente que sí parece tener agotada la paciencia en su traumática sociedad con Lilita Carrió.

La UCR camino

a su unificación

Finalmente hubo fumata puertas adentro del Centenario partido de Alem. Lo había anticipado EL LIBERTADOR en los momentos más álgidos de la pelea.

No había otra, más allá de que el radicalismo ortodoxo quería acotar el desembarco de Cobos, lo cierto es que el conjunto de los ucerreístas está conteste en que lo más torpe sería esmerilar el nombre del hombre que le puede garantizar la vuelta a los primeros planos pasando por el desgaste de una elección interna.

Los más extremos, de uno y otro lado, debieron bajar el perfil en pos a una salida superadora que seguramente pasara por una tercera opción no resistida desde un campamento u otro.

El Vicepresidente puso la cuota de moderación que lo caracteriza consciente además de que necesita de todo el partido, y de su estructura con alcance nacional.

Comentá la nota