Nadie gana si los ahorros quedan como un rehén

Por Hernán de Goñi

La potencial revelación de una lista de "amigos del poder" compradores de dólares no lo ayudará a Martín Redrado a recuperar la conducción operativa del Banco Central. Aunque el funcionario ayer dio a entender que no pretendía volver a hacer foco en esa cuestión, abrió un flanco innecesario en la pulseada con el Gobierno. Si hasta ahora su defensa ante las embestidas del Ejecutivo estaba asentada en un apego a ultranza de lo que fija la ley, usar el mecanismo de las listas lo pone casi en la vereda de enfrente.

Su planteo tal vez pueda ser más un mensaje a aquellos que desatendieron su situación en el banco que una amenaza. En el mercado financiero no hay mucho temor a que se revele algo ilegal, que haya escapado incluso a los controles ejercidos por la AFIP y el Central de Redrado durante la furiosa fuga de capitales del 2009.

La lista prometida, en todo caso, marcaría actitudes políticamente incorrectas de aquellos que usan los límites legales para dolarizarse por miedo a los efectos de la pelea que el propio Gobierno ayudó a desatar. Esa información está en la base de datos del BCRA, pero difícilmente Redrado se exponga a violar el secreto que la resguarda. A la Casa Rosada tampoco le conviene que se difunda. La pelea está en otro lado.

Comentá la nota