Nadie frena el poder de Nadal

Si el español Rafael Nadal juega un torneo sobre polvo de ladrillo, el resultado es previsible.
Y el 1 del mundo y máximo favorito aquí lo demuestra en el Masters 1000 de Montecarlo (2.750.000 euros) donde ayer llegó a su quinta final seguida al vencer al escocés Andy Murray (4°) por 6-2 y 7-6 (7-4). La final la jugará hoy ante el serbio Novak Djokovic (3°), quien ayer eliminó al suizo Stanislas Wawrinka (13°) por 4-6, 6-1 y 6-3.

Fiel a su perfil bajo, Nadal aseguró que "pase lo que pase mañana ya es un gran inicio de temporada en esta superficie". Las estadísticas del español son cada vez más inaccesibles. Ayer ganó su 26° partido seguido en Montecarlo donde no cede un set desde la final de 2006 ante el suizo Roger Federer. Y encadenó su 20ª victoria seguida sobre polvo de ladrillo. Es más, si gana hoy, será el primer jugador en la era moderna en ganar cinco veces este torneo.

"Nadal es el mejor jugador sobre polvo de ladrillo de todos los tiempos", aseguró Murray, quien agregó que "para vencerlo uno tiene que jugar muy sólido". ¿Qué opina Djokovic, que nunca derrotó a Nadal en canchas lentas? "Tendré que jugar agresivo si quiero ganar", dijo el tercero del ranking.

Comentá la nota