"Nadie está capitalizando el desgaste del kirchnerismo"

El sociólogo aseveró que, aunque el oficialismo está debilitado, quienes lo enfrentan forman parte de espacios políticos muy fragmentados.
"No hay razones para pensar que el gobierno de Cristina Fernández no completará su mandato constitucional, pero en la Argentina tenemos una larga tradición de impaciencia con los gobiernos. De modo que todo puede pasar". Los conceptos son del rector de la Universidad Torcuato Di Tella, Manuel Mora y Araujo, quien visitó Tucumán invitado por la Cámara Argentina de Comercio y por la Federación Económica de Tucumán.

"Las tasas de aprobación y de desaprobación de la gestión se han cruzado: la primera cayó estrepitosamente, y la segunda subió abruptamente. El gobierno de Cristina está aplazado: está muy desaprobado por la sociedad", consignó el sociólogo, entrevistado públicamente por el editor de Política de LA GACETA, Alvaro Aurane, en el auditorio de la FET.

"Con los tasas sobre el optimismo y el pesimismo de la sociedad ocurre lo mismo: la Presidenta gobierna una sociedad que hoy es muy pesimista. Ahora bien, hay Estados que pueden ser gobernados perfectamente con alta desaprobación y con alto pesimismo. De hecho, en nuestro país, Carlos Menem enfrentó esa situación pero completó dos períodos. De la misma manera, Fernando de la Rúa apenas llegó a la mitad de su gestión", contrastó.

El "bailongo"

Mora y Araujo admite que la danza de referentes opositores que aspiran a suceder a la jefa de Estado puede considerarse un "bailongo". "Como tal, es un amontonamiento", asevera. Por eso, advierte que no es fútil la aseveración del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, respecto de que el próximo mandatario se apellidará Kirchner.

"El peronismo kirchnerista está debilitado. En las últimas elecciones consiguió el 30% de los votos. Pero puede retenerlos y esa cifra, en el contexto actual, es algo. El Gobierno lo sabe y no va a abandonar la pelea, sobre todo porque nadie está capitalizando el desgaste del kirchnerismo. Justamente, el peronismo no kirchnerista es otro 30%, pero está muy fragmentado y va a ser muy difícil que pueda consensuar un candidato. Queda el espacio de centro no peronista, cuyo eje fue siempre la UCR. Pero el radicalismo, al igual que el peronismo, decidió destruir su partido. Hoy, ni uno ni el otro funcionan como tales. Eso sí: los radicales están volviendo a su estructura. Pero Julio Cobos y Elisa Carrió, que aparecen como figuras firmes, están peleados entre sí", describe.

Crisis del consenso social

"Todos los que producen tienen buena imagen", manifiesta el especialista. Su afirmación refiere a la encuesta que acaba de publicar Ipsos - Mora y Araujo, consultora que dirige, realizada durante la última quincena de agosto sobre 1.200 casos de Capital Federal, el conurbano bonaerense, Mar del Plata, Rosario, Córdoba, Mendoza, Tucumán y Neuquén.

Los sindicalistas aparecen como el grupo con la peor consideración (58%). Con mayor imagen negativa que positiva figuran, también, los militares, los obispos y sacerdotes, los políticos y los banqueros.

En contraposición, los comerciantes, los industriales y los intelectuales son categorizados como grandes contribuyentes para el país, con más de 80% de imagen positiva. Con guarismos un poco más bajos pero igualmente positivos aparecen los periodistas, manifestó Mora y Araujo.

"La Argentina es uno de los países que peor desempeño ha demostrado, lo cual se comprueba en todos sus indicadores: desde los sociales hasta los de Comercio Exterior. Perdimos posiciones en el mundo y también en América Latina. Recuerdo, en este sentido, una afirmación de Paul Samuelson: a comienzos del siglo XX, cualquier persona informada aseguraba que la Argentina sería el mejor país del mundo. Ocho décadas después, simbolizamos el país del fracaso. Samuelson arriesgó una definición: sufrimos una crisis del consenso social. Al menos, respecto de hacia dónde debe ir el país. Porque en 80 años, pasaron todos: por lo menos, civiles y militares. Y todas las ideas tuvieron una oportunidad", puntualizó.

Un último dato cerró su planteo. "Dejando fuera el complejo caso de Haití, la Argentina es el único país del continente que hoy tiene más habitantes bajo la línea de pobreza que hace 30 años", concluyó.

Comentá la nota