"Nada es más triste que el silencio del Estado ante una mujer golpeada"

Lo dijo la senadora María Perceval. Según la ONU, cada tres días una argentina es asesinada por su pareja.
“¿Por qué no vuelve a su casa y trata de arreglar las cosas?”. La frase se repite en las comisarías una y otra vez, cuando una mujer golpeada llega para radicar una denuncia.

Eso mismo le aconsejaron a Graciela Aguirre las veces que pidió ayuda antes de matar al hombre que la golpeaba: “¿Por qué no vuelve a su casa y trata de arreglar las cosas?”.

La frase es una denuncia en sí misma. Es una muestra flagrante de cinismo, “porque usted sabe cómo arreglarlas”, y es una prueba más de la falta de políticas públicas para contener y dar respuesta a un problema que, según advirtió Naciones Unidas en los últimos años, es epidémico.

"Cuando la gente sabe que se está cometiendo una injusticia y no tiene el valor ni la generosidad ni los instrumentos para superar esa injusticia, le echa la culpa a las víctimas, como la manera más sencilla de calmar su conciencia y eludir su responsabilidad”, afirmó la senadora por Mendoza, María Cristina Perceval.

En lenguaje cotidiano, explicó, “si una mujer denuncia que es víctima de una situación de violencia y en la comisaría no hay capacitación ni equipo interdisciplinario ni un programa de asistencia ni garantías de que la Justicia la va a proteger muchas veces, sin mala fe, la recomendación es que vuelva a su casa y trate de arreglar las cosas”.

Perceval es senadora por el Frente para la Victoria y representa en la Cámara Alta a la provincia que gobernó el viceprediente Cleto Cobos. Es feminista y una de las impulsoras de un proyecto de ley contra la violencia que el año pasado pasó a Diputados (ver documento adjunto).

LA VIOLENCIA EN NÚMEROS. La senadora fue convocada por el grupo interagencial de género de Naciones Unidas en Argentina que esta semana, presentó una campaña mundial para erradicar la violencia contra las mujeres, en el marco del Día Internacional de la Mujer que se conmemora este domingo.

Según las representaciones locales del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), en Argentina, en el 2008, cada tres días una mujer fue asesinada a manos de su esposo, ex pareja, concubino, novio, ex novio u otro miembro de su unidad familiar.

Las cifras surgen de un monitoreo realizado en base a las noticias publicadas en los principales diarios nacionales y provinciales. El Estado argentino no tiene registros unificados y centralizados sobre los casos de violencia hacia las mujeres, pese a que el número de denuncias crece año a año.

Las agencias de la ONU advierten que en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, se realizan 166 denuncias por día por violencia familiar en las comisarías de la Mujer y la Familia. En los primeros 10 meses del 2008 se recibieron 52.351 denuncias por esa problemática, lo que significa un incremento del 266% en relación a las denuncias de 2006.

En el ámbito porteño, cada día se inician 14 causas por violencia familiar. Desde el 1º de enero de 2008 hasta el 11 de noviembre último ingresaron 4.419 denuncias a la Justicia, según estadísticas de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil. La cifra creció 117% en relación al número de denuncias ingresadas en todo el 2005.

Los números sólo reflejan los casos que llegan a los juzgados, e insinúan la magnitud de todos los que quedan silenciados puertas adentro del hogar.

“La soledad de las mujeres golpeadas es absoluta -señaló Percerval-. Son mujeres que viven en un mundo sin vecinos”. “Nada es tan triste como el silencio del Estado y de la sociedad frente a las victimas”, concluyó. La cita es de Leo Baeck, que lo mismo dijo del Holocausto.

Comentá la nota