Nada más se sabe de la coparticipación por las retenciones.

"Oficialmente no hemos recibido comunicación alguna", dijo el intendente Sánchez. El anuncio presidencial decía que iba destinada a obras. Pero los municipios bonaerenses necesitan fondos para paliar el déficit de caja
De los fondos que la Nación coparticipará a las provincias provenientes de las retenciones a la soja y a través de estas a los municipios, nada se sabe por parte de los intendentes, y entre ellos Carlos Sánchez, quien aseguró que "oficialmente no hemos recibido comunicación alguna, absolutamente nada", dijo al respecto el jefe comunal tresarroyense.

Incluso hizo alusión a que en principio y "solamente por los datos que conocemos por la prensa", el Ejecutivo manejaban una cifra cercana a los cuatro millones de pesos que podría recibir en ese marco coparticipable, cuando algunas estimaciones daban cuenta de que Tres Arroyos podría recibir algo así como 2.700.000 pesos.

Pero cifras más o menos, a los municipios les vendría muy bien ese dinero, pero para cubrir un seguro déficit que la gran mayoría ha empezado a palpitar, fundamentalmente a partir de que la Provincia redujo sus envíos de la coparticipación en un 14 por ciento en los dos primeros meses.

Por eso es que los intendentes sueñan con que esos fondos que coparticiparía la Nación fueran de libre disponibilidad, lo que los ayudaría a cerrar las cuentas porque ya a esta altura del año los números no dan, pero el destino que se le deben dar a esos fondos según el anuncio presidencial es para obras.

No obstante, en el caso de Tres Arroyos, el destino que debería darse a esos fondos ya estaría cubierto, o al menos en una gran parte, puesto que ese tipo de obras están proyectadas y son precisamente para las que la Nación comprometió los fondos.

Es cierto que no todo estará completo, pero el municipio puede tener problemas de funcionamiento y es en eso donde los intendentes ponen el ojo, y Carlos Sánchez lo dice con preocupación cuando se refiere a la falta de dinero que sufrirá este año.

No obstante se tomaría como una cuestión filosófica que la Nación entregue fondos a los municipios para que se destinen a distintas obras, y de todas maneras dicen "bienvenido sea, pero cuánto va a ser ni cómo lo tenemos que gastar se desconoce".

Tampoco hay información acerca de cuándo comenzarán a enviarse esos fondos, a partir de qué momento se toman esos porcentajes y los remiten a las provincias, y de ahí a los municipios. De eso no hay nada establecido, al menos que se sepa por los municipios o por una buena parte de ellos.

Y a su vez existe una opinión generalizada de que una reducción de las retenciones impactaría directamente en la economía de la región, mucho más que ese tipo de coparticipación.

Por caso en Tres Arroyos, el año pasado en pleno conflicto campo-Gobierno se manifestaba que las retenciones se llevaban 480 millones de pesos anuales, y que si de esa cifra volvían al menos 80 millones por año, el impacto en la economía del distrito sería más que importante, aún cuando se lo repartieran entre el municipio para hacer obras y el sector agropecuario para reponer herramientas.

Mientras tanto, recién a marzo, ya en el municipio se habla de fuertes ajustes para ir previendo el déficit que se viene de aquí a fin de año cuando haya que cerrar el presupuesto equilibrado según la ley, aunque se estima que como pinta no habrá ahorro que haga posible un equilibrio de las cuentas municipales, por eso se necesitan fondos extras.

Es así que el Ejecutivo va a parar todo lo que sea obra a su cargo, como por ejemplo algún aporte a la remodelación de la Plaza San Martín, y se corta pronto todo, porque se empiezan a contar hasta las monedas para llegar a fin de mes.

Comentá la nota