"No hay nada que ocultar en la rendición de cuentas"

La sesión donde el oficialismo aprobó, con su mayoría, la rendición de cuentas del municipio, el Hospital Unzué y el Deliberativo, con la ausencia del bloque Unión Pro, que se retiró del recinto tras una moción de orden para votar interpuesta por el radical Héctor Ambrosino, no atinan ni siquiera a defender su dictamen, mereció muchos análisis.
La intendente María Victoria Borrego hizo el suyo, y refutó algunas aseveraciones de la justicialista Gloria Argañaraz, que sí usó la palabra fundamentando el dictamen de su bancada.

"Como todos los años la mirábamos por televisión. Y nos sorprendimos, sobre todo cuando el presidente Mario Nuñez pregunta quién va a hacer uso de la palabra y esperábamos que (Guillermo) Vega explicara el dictamen por él realizado y... ¡nadie pidió la palabra! Fue extraño que no hablaran, porque como el mismo Deliberativo opina, se trata de uno de los expedientes más importantes que deben tratar durante el año y uno entiende que hasta deberían estar ´peleándose´ por hablar", dijo.

"Sorprendió que no siguieran el debate luego de aprobarse la rendición. Porque, obviamente, estaba cantada la desaprobación de la oposición y la aprobación del oficialismo. Sorprendió, además, que no hubo sentido de oportunidad y las cosas no se traten donde se debe. Y, por supuesto, sorprendió el retiro del Concejo de la bancada peronista de Unión Pro", afirmó.

¿La moción de orden para votar no fue pergeñada desde el Ejecutivo para achicar el tiempo de debate?

No. ¡También eso nos sorprendió! Creo que no fue una estrategia planeada por el bloque oficialista. Lo sucedido muestra una debilidad en el manejo del bloque peronista que hoy se llama Unión Pro, porque no había un orden de la palabra. Hablan de que transcurrieron unos 40 segundos de silencio. ¡Es mucho! En tres segundos siempre hay tres manos levantadas para usar la palabra si hay disposición a eso.

El oficialismo demostró espíritu participativo, porque permitió un segundo dictamen en minoría, cuando el reglamento Interno, si no tengo mal entendido, permite un dictamen por mayoría y uno por minoría. Avalado el segundo, lo hizo Vega y ¡no explicó en el recinto los motivos por los que desaprobaba la rendición de cuentas!

Pueden escudarse en que, ante la sorpresa del pedido de Ambrosino, se les haya pasado.

Si se les pasó, tenían la oportunidad de quedarse en la banca y hacer el debate apelando al Reglamento. Pero... todos los años tiene una actitud quejosa el bloque ahora llamado Unión Pro, porque la bancada justicialista sí trabajó y dio sus argumentos sobre la desaprobación.

No coincido en como a toda actitud de buena fe que ha tenido el Ejecutivo Gloria Argañaraz intenta manipularla hacia algo negativo. Sin embargo, la doctora sí trabaja en todas las rendiciones de cuentas, dio sus explicaciones, aclaró que la rendición del hospital era muy buena, apuntó las cuestiones en las que mejoramos. Nos esforzamos para hacerla cada año mejor.

Afirman desde Unión Pro que habría habido cosas por ocultar.

Están tratando de instalar que hay cosas por ocultar y no es así. Se elevó la rendición el 15 de abril, en tiempo y forma, en Contaduría estuvo la documentación respaldatoria y hubo gente para que en el horario que desearan viniesen los concejales a observar las cajas, y estuvieran cómodos y solos. ¡Trabajaron los que querían! Pero, ¡siempre vienen los mismos! Otros ediles dan a entender que no tienen mucha idea de los que se habla.

No hay nada para ocultar. Incluso, quedó tapado lo que explicó Ernesto Ibarra, que este año fue muy buena la rendición, y tanto la del Hospital como la de la municipalidad dieron superávit, a los que costó muchísimo llegar, dado que veníamos de dos años deficitarios, y sobre todo en el contexto que vivimos el año pasado, donde se previó el aumento salarial para los empleados, siguió afectando la inflación y una hubo una importante recesión.

El de 25 de Mayo no es un municipio que se endeuda para dejar caer más deuda. Al contrario, es pagador, dentro de las posibilidades. Los datos de deuda flotante y consolidada son muy buenos.

¿Usted alude a que el déficit les quitó algunos argumentos de ataque?

En la rendición del año pasado los opositores hablaron del estado deficitario del municipio y ahora, que hubo superávit, lo pasaron por alto. Hay un deseo de destruir por destruir. Y en casos, no ven las cosas en el momento y en el lugar adecuado.

No hablan en el Concejo y sí después con la prensa, ¿eso dice?

¿No hicieron eso los concejales de Unión Pro? Se nota, además, que no hay un trabajo en las comisiones, fundamentalmente de esa bancada. Es como que todo lo que debe analizarse y debatirse en las comisiones pasa directamente al recinto y luego cada cual opina en forma personal, a su modo y en casos, con una absoluta falta de respeto, como lo hemos visto en las últimas sesiones. Leyendo las actas de las rendiciones de cuentas anteriores, es sistemático lo que dicen sobre todo (Nicolás) Lasa y (Federico) Tonelli, y no porque tengan razón y siempre cometemos los mismos errores. Distinto es el caso de Argañaraz, que le dedica tiempo, ha solicitado información y se la hemos dado.

No coincido en que vio mala fe porque le entregamos documentación el lunes a la mañana; teníamos 30 días para brindársela, se vencía el 10 y se le terminó de entregar la copiosa información requerida. A ningún concejal que solicitó la información se la negamos, porque no hay absolutamente nada que ocultar. Eso se quiere instalar, sembrando dudas, y no es así.

La erogación en transporte, ¿es cierta?

Tampoco. Argañaraz habló de 700.000 y son 520.000, un 20 por ciento menos. No son dos empresas, sino nueve y en los viajes están incluidos 100.000 pesos de los Torneos Bonaerenses, los viajes de los alumnos de Valdés que van al Instituto, las escuelas de básquet del interior, los traslados a los ancianos al Hogar de Día, los pasajes a hospitales a La Plata, a Buenos Aires y a Junín por salud. Analizar si se deben o no hacerse esas erogaciones no corresponde al deliberativo, pues se trata de una decisión de Gobierno.

No hay nada irregular. Quien quiere trabajar con el municipio, está en orden y es conveniente su propuesta, trabaja. Está todo documentado por la Secretaría de Desarrollo Social quiénes viajan, a dónde y por qué.

En cuanto a los 60.000 de proyección de videos, es un análisis un tanto malicioso. No son 60.000 sino 48.000, y no de un proyector, sino que es un trabajo visible en aniversarios del interior, en eventos de la ciudad, que incluye el transporte, la creación, la edición y no cobra el proveedor por hora de edición, sino sería el triple. ¡No se trata de un proyector! Para algunos eso es un gasto y para otros una inversión, y eso también nos hace diferentes y por eso estamos en diferentes espacios políticos. Pero, no hay irregularidades.

Aprobada la rendición, se dice que desde Unión Pro brindarán una conferencia para dar sus opiniones. ¿Qué piensa?

Que pudieron y no hablaron en el recinto. Pero, como decía, no es nuevo. Por ejemplo Tonelli se excede en los términos que usa fuera del recinto. No hay nada que ocultar y si piensan que sí, se hubieran dedicado a trabajar y a buscarlas. Incluso, pueden hacer las denuncias ante el tribunal de Cuentas. ¡Es fácil decir cosas infundamentadas cuando uno no tiene consecuencias!

Además, hay una actitud chiquilina e irresponsable de que cuando algo no me gusta, me levanto y me voy, como hizo Unión Pro, cuestionando la moción del oficialismo pero no atinando ni siquiera a defender el dictamen que realizaron.

"Jamás hubo más de mil empleados"

Victoria Borrego remarcó que la oposición comete "un error sistemático, adrede o por desconocimiento", al aludir a la cantidad de empleados municipales.

En la rendición de cuentas del 2008, que abordó el Deliberativo el lunes, se afirmó que creció la cantidad de personal. Borrego refutó esa aseveración, explicando que "iniciamos el año con 582 empleados y lo terminamos con 583. Al día de hoy hay 583 en la municipalidad, más 16 concejales: 599. Y el Hospital tiene 315. Jamás llegamos a 1.000 y hablan de 1.300 o más". En esa cifra, "la mitad son de planta permanente y el resto contratados, la mayoría con más de un año".

"Superamos los 600 empleados cuando se hicieron contratos a destajo para la poda, labor que este año tercerizamos", indicó; enfatizando que "estos datos figuran en las planillas de liquidación de sueldos que están a disposición de los concejales, por eso no entiendo cómo hablan de cifras inexistentes".

"Estamos cumpliendo con los compromisos y bajamos la deuda"

Los primeros días al frente de la Intendencia, confió Victoria Borrego, han sido "con muchísimo trabajo y muy buena relación con todos los funcionarios". "He mantenido reuniones con jubilados y pensionados, con la jefe de la AFIP, con la Cooperativa Eléctrica de Riestra, entre otras entidades, y hay más audiencias previstas para los próximos días, una de ellas con la Sociedad Rural", dijo, subrayando estar "en contacto permanente con Mariano Grau", mandatario en uso de licencia.

Consultada por las finanzas, explicó que en sueldos "hay un retraso en funcionarios y mucho menor en las dietas de los concejales. Con los empleados estamos al día y este mes se le pagó un retroactivo a los médicos del aumento y se le adeuda sólo un mes. Si no es el viernes (hoy) a principio de la semana próxima, pagaremos sueldos de concejales y funcionarios".

Destacó que sobrellevan "una merma muy acentuada en la coparticipación provincial. De lo presupuestado, hay entre 200.000 y 300.000 pesos menos de febrero a la fecha".

Aún así, recalcó, "de los 4 millones de deuda flotante con los que terminamos en 2008, a la fecha ya hemos abonado 2 millones. Vamos cumpliendo con la mayor cantidad de proveedores posibles y con los compromisos del año pasado, como el aumento a los médicos". "Es incierto lo que pasará en la economía tras las elecciones. Esperamos que en el segundo semestre se recomponga lo que quedaría de la deuda en coparticipación de acuerdo a lo presupuestado. La cobrabilidad en tasas la estamos manteniendo. Tenemos los números equilibrados", aseveró Borrego.

Comentá la nota