"Nada justifica un golpe"

La diputada electa de Unión-PRO se manifestó en contra de la destitución del presidente de Honduras, Manuel Zelaya. El empresario no condenó ese hecho y, por el contrario, explicó que se produjo porque el mandatario quería "la reelección indefinida".
La diputada electa Claudia Rucci volvió a marcar diferencias con Unión-PRO, como lo había hecho en la campaña frente al planteo de Mauricio Macri de privatizar las empresas estatizadas. Esta vez, la disidencia de Rucci fue con Francisco de Narváez por su opinión sobre Honduras. "Mas allá de cualquier circunstancia, nada justifica la interrupción de la democracia. No comparto la opinión de Francisco sobre Honduras. Tuvo una posición de casi justificación de un golpe de Estado", advirtió en su página de Facebook, y generó un extenso debate en la red social. Algo fastidiado, De Narváez decidió no responderle a la hija del asesinado líder de la CGT, José Ignacio Rucci, a la que ubicó cuarta en su lista de diputados.

"Lo de Honduras es una advertencia para la región. ¿Qué generó la situación? Que (Manuel) Zelaya quería modificar la Constitución para permitir la reelección indefinida. Esto lo vivimos acá en Misiones y, por suerte, se paró", sostuvo De Narváez en una entrevista televisiva. Cuando los periodistas le señalaron que en Honduras hubo un golpe de Estado, el empresario respondió que "lo primero que hay que decir es que Honduras tiene 82 por ciento de pobreza. Ese golpe de Estado tiene un argumento que yo no comparto, pero cuando vos mirás la secuencia de cosas ves que el Estado estaba tratando de modificar la Constitución". De Narváez había estado almorzando con Gabriela Michetti, Felipe Solá y Macri en el programa de Mirtha Legrand, cuando la diva manifestó que no le importaba lo que ocurría en Honduras. Salvo Solá, todos rieron.

De Narváez cosechó críticas del kirchnerismo y ayer se sumó Rucci. "Los malos gobiernos se corrigen con buenas elecciones, con buenas propuestas para que vivamos mejor, en democracia, siempre en democracia", reafirmó la diputada electa, que proviene del sector peronista de Unión-PRO: la apadrinó el titular del gremio de peones rurales, Gerónimo "Momo" Venegas.

Cerca de De Narváez, aseguraron que el líder de Unión-PRO quiere evitar que se siga hablando de su frase sobre Honduras y que no le responderá. "Si Rucci interpretó mal, ya se informará bien. Qué vamos a hacer. De Narváez no está a favor de un golpe de Estado", aseguraron. En el entorno de Rucci indicaron que fijó su posición "con la más absoluta espontaneidad. Con alguien que apoya un golpe, no podés estar de acuerdo. Tampoco con alguien que propone privatizar todo". Cerca de la diputada electa juraban que no buscó generar una polémica, y que sólo se diferenció en un ámbito "semipúblico, pero terminó inevitablemente público".

La disidencia de Rucci tuvo muchas repercusiones en la red social, tanto a favor como en contra. "Te lo dije hace mucho tiempo que estas diferencias comenzarían a asomar, esto es sólo el principio, vos sos peronista, no te olvides", le planteó una de sus seguidoras. "Fuerza, Claudia, y seguí adelante, aunque te tengas que comer algunos sapos", le hacía el aguante otro. En cambio, un votante de De Narváez, se enfureció y le contestó: "¿Honduras? ¿De qué me hablan? Tenemos suficientes problemas como para ocuparnos de un pequeño país del Caribe, que Chávez pretende colonizar. Espero que no seas una Borocotó", le reprochó. "No te entiendo bien. ¿Vos sí estás de acuerdo con los golpes de Estado?", le respondió Rucci. "Para nada", aseguró el fan del Colorado.

Comentá la nota