Nada de internas: La combativa estrategia del kirchnerismo para el 2011

Como podrá suponerse, lejos de disponerse a la "transición ordenada" de la que han osado hablar algunos referentes de la oposición, el kirchnerismo tiene decidido pelear a todo o nada en el 2011, como el último intento por mantenerse en el poder.
Tal como ha informado hace unos días Agencia NOVA, la idea es candidatear al ex presidente Néstor Kirchner para las presidenciales, en una estretagia que incluye tres partes.

La primera es la más obvia: "sacar de la cancha" a todos los candidatos mesurados del peronismo que pudieran generar consenso entre los peronistas oficiales y los disidentes, y para eso le están dejando en claro a Carlos Reutemann que, si quiere ser candidato, se tendrá que buscar un partido y estar dispuesto a soportar las peores operaciones que se pueda imaginar. En ese sentido, lo de la senadora y ex compañera de bloque Roxana Latorre fue sólo el comienzo. Miren si no habrá habido bronca con este tema que el "Lole" hasta se permitió tener un exabrupto público más propio de Jorge Corona que de un "presidenciable".

Así, en el kirhcnerismo puro se hablaría de ensuciar públicamente a Reutemann con casos de corrupción, llevarlo a la Justicia por las inundaciones de Santa Fe y hasta meterse en su vida privada con revelaciones escandalosas de la época en que pertenecía al jet-set internacional como corredor de Fórmula Uno. Confían que, con mucho menos que esto, el "Lole", fiel a su tibieza característica, se baje voluntariamente de la candidatura.

Para el gobernador Daniel Scioli, en tanto, tienen preparadas otras jugadas. Ya lo hemos dicho: desde Olivos y la Rosada lo ahogan con la caja y no le permitiría terminar su mandato en la Provincia, enviándolo como diputado nacional en diciembre a cambio de socorrer los rojos números de la economía bonaerense. Scioli quedaría, así, definitivamente fuera de carrera. Como también ya hemos señalado, al motonauta no le perdonan la última reunión con Eduardo Duhalde después de la derrota, que dio a conocer "Chiche" Duhalde en una actitud para nada ingenua. ¿No?

La segunda parte de la estrategia del kirhcnerismo es mandar al cajón de los recuerdos la idea de la reforma política con internas abiertas que ellos mismos empujaron ni bien se conocieron los resultados electorales, y a la que la oposición apenas dio crédito, con cierta resignación. Las espadas K confían en que, sin internas, tanto el peronismo como la oposición se atomicen.

"Sin una interna, entonces, nadie aceptará bajar una postulación para acompañar la de otro", confió un dirigente ante Agencia NOVA. "Cobos y Carrió no podrán resolver su disputa; Macri y Solá no tendrán forma de armar la fórmula y terminarán en distintos bandos, y el peronismo disidente que aun está dentro del PJ, esto es, Duhalde, Busti, Reutemann, Schiaretti, Rodríguez Saá, etc., deberán tarde o temprano aceptar la postulación de Kirchner o salir del partido para proponer a otro candidato sin el sello oficial del PJ, como ya ha ocurrido", analizan.

Por último, con esta atomización de candidatos y con el actual sistema electoral argentino, el kirchnerismo confía en salir segundos y llegar al ballotage. Esta sería la tercer parte de la mentada estrategia. "Si es contra Macri, mejor", se ilusionan. "Ahí podemos ganar; y, en caso de perder el ballotage, que sea con un candidato no peronista para quedarnos con el partido como oposición e intentar desestabilizar el gobierno rápidamente, alentando la idea de que la Argentina sólo puede ser gobernada por el peronismo", manifiestan, entusiasmados, los que siempre estuvieron del lado K. Por lo que se ve, esto recién comienza. (www.agencianova.com)

Comentá la nota