"No hay nada que esconder"

Lo aseguró Jaime Brown, gerente de Emprendimientos Mineros S.A., la firma que impulsa la extracción de cobre en Campana Mahuida. Señaló que cierto sector de la comunidad ni permite que la empresa difunda el proyecto. Se mostró satisfecho por el aval judicial a la audiencia pública que se realizará el 30.
Neuquén > El gerente de la empresa Emprendimientos Mineros S.A., Jaime Brown, explicó cuáles son los trabajos que la firma piensa llevar a cabo en el yacimiento de cobre de Campana Mahuida. Además, destacó que una parte de la localidad de Loncopué y la comunidad mapuche Mellao Morales ni siquiera dejan que la empresa difunda la información del emprendimiento.

Brown se mostró satisfecho por el fallo judicial que rechazó el amparo presentado por el abogado de los mapuches para que no se realice la audiencia pública pautada por la Provincia para el 30 de septiembre.

El llamado no es vinculante y está dirigido a la población involucrada en el proyecto, así como al público en general que desee expresarse sobre esta iniciativa.

La exploración de cobre pretende realizarse al sureste del cerro Pedregoso y al noreste del cerro Tres Puntas, en terrenos de la comunidad Mellao Morales.

En diálogo con este diario, Brown explicó el proyecto y habló sobre la polémica en torno al emprendimiento.

¿Qué expectativa tiene en la audiencia pública?

Nuestra expectativa es que la audiencia se realice. Nosotros hemos cumplido con todos los requisitos de la ley, inclusive los reveses que tuvimos de la Justicia fueron más que nada interpretaciones sobre nuestras presentaciones. Respetamos las decisiones de la jueza y hoy llegamos a feliz término porque se denegó el amparo presentado porque no tiene fundamentos. La gente tiene derecho a conocer la información, no hay nada que esconder.

¿Por qué cree que un sector se opone al proyecto?

Es difícil saber por qué. Ciertos sectores de la comunidad se oponen no sólo a que el proyecto se realice sino hasta que podamos manejar la propia información hacia la comunidad de Mellao Morales.

Pedimos una audiencia a la comunidad para explicarles y que decidan, somos respetuosos de sus costumbres y sus decisiones.

Hicimos un contacto con la mesa de conducción, pero no hubo posibilidad de presentar las intenciones de la empresa y los beneficios inmediatos para ellos, pero no se nos ha dado la oportunidad.

Hay versiones de que la empresa ha dado dinero a ciertos lonkos, pero es una mentira. Sí hay mucha gente que se nos ha acercado por cuestiones de trabajo.

¿Qué opina de la posición de la Asociación de Vecinos Autoconvocados de Loncopué (AVAL)?

La gente de AVAL se presenta en todo lo que nosotros hacemos. Esto se salió de contexto desde el principio. Cuando AVAL tomó esta bandera se empezó a hablar de oro, de cianuro, de cosas de las cuales no tienen la menor idea.

¿En qué etapa está la iniciativa de la mina?

Este proyecto está en su infancia, estamos en etapa de exploración, de terminar de certificar las reservas, este yacimiento de estudia desde la década del ’60. Después de que se termina esta etapa se juntan los geólogos y los ingenieros y se decide cómo continúa el proyecto.

Es un proyecto muy seguro. No se ha oído cómo vamos a trabajar este proyecto porque falta información técnica para llegar a eso. La misma comunidad podría capacitarse para que monitoreen junto con la Provincia y la empresa.

Eso se puede llevar a cabo pero para eso hace falta tener diálogo.

Pretendemos capacitar a la gente local para que pueda trabajar dentro de la empresa, podríamos tener entre 250 y 300 empleos, no va a resolver los demás problemas de la comunidad pero sí se va a beneficiar en la remediación de los trabajos que se hicieron antes. Además la empresa tendría que construir un puente que beneficiará a la comunidad. Por otro lado, se va a pagar la servidumbre de paso que se cotiza entre 90 y 96 mil pesos. No vamos atraer trabajadores de otros lugares, vamos a capacitar gente del lugar, porque es más barato.

¿Cuál es la diferencia de la extracción de cobre con la de oro?

La diferencia es que la de cobre se utiliza ácido sulfúrico. Es un proyecto cerrado de reciclado. El ácido sulfúrico es muy caro, por lo tanto no lo vas a desperdiciar. Además es restringido por el Sedronar. No podemos usar el ácido sin responder a las autoridades sobre qué pasó con el material porque sirve para el clorhidrato de cocaína.

El punto de ebullición es de 320º C, por lo tanto no puede entrar a la atmósfera. Se usa en una combinación de 90% agua y 10% de ácido sulfúrico, que es más pesado que el agua por lo cual decanta rápidamente.

Las voladuras son controladas y programadas y el ruido no va más allá de los dos kilómetros. El yacimiento es de un kilómetro cuadrado. Para lo que hay hoy en Neuquén es un proyecto grande pero dentro de la minería es muy pequeño.

¿De qué se tratan los trabajos de esta primera etapa?

Es un simple camión el que entra. Se van a hacer 42 pozos, no hay impacto, no hay contaminación. No hay mucho que discutir.

Luego los geólogos e ingenieros tienen la información para el emprendimiento y luego hay que hacer otro estudio de impacto ambiental para la explotación.

¿Qué inversión piensan realizar?

Se trata de una inversión de entre 80 y 120 millones de dólares, pero falta hacer el estudio de factibilidad.

¿Pensaron en abandonar el proyecto debido a las oposiciones?

Por el momento no, pero si la comunidad entera de Mellao Morales tiende a hacer algún tipo de movimiento, reconsideraremos la situación. En Neuquén no está prohibida la minería.

Tenemos un proyecto que trae sus beneficios tanto a la Provincia como a la comunidad. Tenemos los elementos técnicos y científicos para demostrar que no contaminamos. A nadie le gusta perder, nadie viene a hacer una inversión de 100 millones de dólares para luego tener derrames y que te cierren la mina. Queremos trabajar de una forma transparente, para eso necesitamos que nos dejen informar a la gente.

¿Qué espera que pase el 30 de septiembre?

Esperamos que se realice la audiencia y que se haga en paz. La necedad de no permitir que demos la información debe ser quizá porque nosotros tenemos la razón, si no la tuviéramos el proyecto se caería por su propio peso.

Los pasos de la audiencia pública

Neuquén > La audiencia pública convocada por el gobierno provincial para debatir el 30 de septiembre el proyecto de exploración de Emprendimientos Mineros sobre Campana Mahuida, por ahora sigue su curso debido a que no existe ninguna medida judicial que la suspenda.

El 8 de septiembre, el recurso de amparo que presentó la comunidad mapuche Mellao Morales para frenar la audiencia, fue rechazado por Oscar Domínguez, quien subroga a la jueza civil de Zapala, Ivonne San Martín.

Es la primera vez que el juzgado Civil, Comercial y Laboral de Zapala falla de esta manera. Antes, la jueza San Martín había resuelto la suspensión de la convocatoria en dos ocasiones, previo recurso interpuesto por los peticionantes.

Tras el fallo judicial, la comunidad apeló a la Cámara de Apelaciones de Zapala, organismo judicial que resolvió el 15 revocar la sentencia del juez subrogante. Con este resultado, los peticionantes le pidieron a Domínguez que provea la suspensión de la audiencia pública. Pero el juez decidió rechazar el pedido, por lo que la comunidad elevó el 17 otro recurso de apelación a la Cámara. En lo sucesivo, este organismo judicial tendría que pronunciarse a favor o en contra de la suspensión.

Antecedentes

La primera convocatoria, lanzada para el 28 de enero, fue suspendida por la jueza San Martín, atento al recurso de amparo que interpuso la comunidad.

La Justicia solicitó así a la Provincia que se abstenga de celebrar la audiencia y consideró que la suspensión era necesaria para evitar perjuicios a los peticionantes.

El fallo, no obstante, se cruzó tiempo después con una nueva convocatoria que corrió la misma suerte, previo recurso de amparo presentado por la comunidad.

Esta había sido prevista para el 1º de abril. En su lugar, vecinos, mapuches y defensores del medio ambiente realizaron una marcha en Loncopué y ratificaron el fallo reunidos en el gimnasio municipal.

Comentá la nota