Nada los conforma

Mientras el secretario gremial de la Federación Agraria, Omar Barchetta, consideró que la baja de cinco puntos en las retenciones a la soja -que analiza el gobierno nacional- "es insuficiente, pero ayuda", el presidente de esa entidad, Eduardo Buzzi, rechazó la medida y apeló a otra de sus frases altisonantes. "Lo que no se llevaron (Carlos) Menem y (Domingo) Cavallo se lo va a terminar llevando el matrimonio Kirchner: desaparición de productores, quiebra del interior; ésto es lo que esta pasando, es dramático", dijo el dirigente agropecuario.
Antes de la nueva jornada de protesta que realizarán mañana los ruralistas en las rutas de Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires, Buzzi explicó que se reunirán con los trabajadores de la agro﷓industria para exigir "otra política agropecuaria para enfrentar la crisis y el desempleo".

Según Buzzi, "los problemas no son sólo de rentabilidad de los productores" sino que "hay un quebranto" debido a que ya "hay fábricas de maquinaria agrícola como Firmat, que es un enclave con 1300 trabajadores, que está suspendiendo gente". El dirigente agrario apuntó que "hay en la Argentina 150 veces la General Motors en trabajadores de maquinaria agrícola".

Buzzi mostró su oposición general a la actual administración. "A este Gobierno le preocupa más que sus amigos sigan vendiendo autos que resolver los problemas de millones de argentinos por debajo de la línea de pobreza", señaló y agregó: "Hay momentos donde es tanto el mandar al freezer la relación con las entidades agropecuarias, que la única explicación es que haya un verdadero desprecio por la gente que vive en el interior".

En ese marco, rechazó la posible reducción de cinco puntos en el pago de derechos de exportación. "Sería lo mismo que sucedió con el cinco por ciento que bajaron al maíz y al trigo, que no se exporta o lo hace muy poco, entonces la gente de la ciudad dice ´mirá le bajaron las retenciones al campo´ y en el bolsillo del productor no pasa absolutamente nada", explicó.

El dirigente dijo que el campo está "peor que cuando se fundieron 100 mil productores" y que "la situación ha llegado a ser realmente dramática por la incidencia que claramente tienen los índices de retenciones actuales".

En cambio, Barchetta fue más contemplativo. "Parece que el gobierno empieza a entender que así no se puede seguir", dijo Barchetta, aunque consideró que las retenciones deberían eliminarse, ya que el precio actual de las oleaginosas se redujo a la mitad de los valores de marzo.

Comentá la nota