Las Naciones Unidas exigen el cese inmediato del fuego en Gaza

Las Naciones Unidas exigen el cese inmediato del fuego en Gaza
Es una resolución aprobada anoche después de una jornada de intensas negociaciones. La iniciativa cuenta con el apoyo de los países árabes. Demanda también el retiro de las tropas israelíes. Y es de cumplimiento obligatorio por las partes.
Tras una jornada de intensas negociaciones diplomáticas, los cancilleres occidentales y árabes en la ONU acordaron ayer un borrador de resolución llamando a un inmediato cese del fuego en Gaza que pocas horas después fue aprobado por el Consejo de Seguridad de la ONU por 14 votos, ninguno en contra y solo la notoria abstención de EE.UU.

El acuerdo, redactado por Gran Bretaña, el apoyo de Francia y que había tenido el visto bueno de Washington –todos miembros permanentes del Consejo–, busca poner fin a la ofensiva militar lanzada hace 13 días por Israel contra el movimiento islámico Hamas, que ya dejó al menos 768 muertos y más de 3.000 heridos palestinos. En las acciones murieron además ocho soldados israelíes.

"Hay acuerdo y estamos trabajando en los detalles", afirmó el secretario general de la Liga Árabe, Amr Mussa.

Aunque el texto no fue difundido a la prensa, según trascendió allí el Consejo de Seguridad "pide y subraya la urgencia de un cese del fuego inmediato, duradero y respetado por todos", y pide "el retiro inmediato de las fuerzas armadas" de la Franja de Gaza y la entrega de ayuda humanitaria, que incluya alimentos, combustibles y medicamentos.

En el tercer día de reuniones de emergencia en el Consejo de Seguridad, los cancilleres realizaron intensas negociaciones desde la mañana para encontrar fórmulas de compromiso para adaptar el texto británico a ciertas exigencias de los países árabes.

Estos últimos insistían en la necesidad de que la resolución (vinculante por definición) exigiera o llamara a un alto el fuego inmediato. Al principio el texto occidental se limitaba a "subrayar la urgencia de una tregua".

EE.UU. había manifestado su hostilidad a una resolución que pidiera un alto el fuego, para no perjudicar a sus aliados israelíes. Por eso prefería una declaración del Consejo no vinculante.

Pero, finalmente, el texto acordado incluyó un llamado a la retirada inmediata de las fuerzas israelíes de Gaza, un cese de las hostilidades dirigidas contra civiles (incluidos los disparos de cohetes de Hamas contra Israel) y la apertura de los pasos hacia Gaza, así como el libre acceso de la ayuda humanitaria para el millón y medio de habitantes de esa lonja de tierra superpoblada.

La secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, y sus pares francés, Bernard Kouchner y británico, David Miliband, decidieron prolongar su estadía en Nueva York para tratar de desbloquear las complejas negociaciones con los responsables árabes.

Las gestiones diplomáticas fueron intensas durante toda la jornada en dos escenarios simultáneos. Mientras se debatía en la sede de la ONU, en Nueva York, también seguían adelante las negociaciones en El Cairo, sobre una propuesta para un cese del fuego elaborado por los presidentes de Egipto, Hosni Mubarak, y de Francia, Nicolas Sarkozy. Pero las negociaciones no eran nada sencillas porque una de las exigencias de Hamas era el levantamiento del bloqueo impuesto por Israel a la Franja de Gaza, algo a lo que las autoridades israelíes no parecían dispuestas a aceptar, como no lo han hecho en más de un año y medio, desde que el grupo islámico tomó el control de esa lonja de territorio palestino.

Otro punto delicado para Israel es cómo aceptar una retirada militar sin que se vea como una derrota, y ante la posibilidad de que Hamas muestre a las víctimas de estas dos semanas como mártires de la causa palestina.

En Egipto, dos enviados del gobierno israelí se reunieron ayer con Omar Suleiman, jefe de los servicios de inteligencia de El Cairo, para analizar los detalles del plan franco-egipcio, y al volver a su país afirmaron que analizarían la propuesta en profundidad.

El plan contemplaba un alto el fuego para dar paso a la ayuda humanitaria, una reconciliación entre facciones palestinas rivales y un alto el fuego a largo plazo. Y preveía además la presencia de observadores internacionales para asegurar que se detenga el contrabando de armas a Gaza.

La Autoridad Palestina, del partido Al Fatah, se había mostrado abierta a estudiar la propuesta, igual que los líderes de Hamas en Gaza. Pero las organizaciones palestinas basadas en Damasco, entre ellas Hamas, expresaron su rechazo al plan pues carecía de "una base válida".

Mientras tanto, EE.UU. llamó a Israel a ampliar el acceso de la ayuda de emergencia, dada la "desesperada" situación humanitaria."Pensamos que es necesario ampliar este corredor humanitario" que Israel abrió el miércoles y ayer por tres horas para que circulara ayuda a Gaza, dijo el portavoz del departamento de Estado, Robert Wood.

Comentá la nota