Nacionalización de empresas en Venezuela: El Director General de Tenaris para América del Sur habla sobre las medidas tomadas por el gobierno de Chávez

A fines de la semana pasada, el presidente venezolano Hugo Chávez Frías anunció la nacionalización de seis empresas ubicadas en la región minera de Guayana, en el estado de Bolívar. De esas compañías dos son propiedad del grupo Techint:
Tubos de Acero de Venezuela S.A. (TAVSA) y Materiales Siderúrgicos (Matesi), productoras de tubos sin costura y de briquetas de acero en caliente, respectivamente. Y en una tercera, el Complejo Siderúrgico de Guayana (Consigua) Techint tiene una pequeña participación accionaria.

El grupo Techint es el principal accionista de Tenaris, la líder mundial de tubos de acero sin costura y con una de sus principales plantas en nuestra ciudad. Entrevistamos al Ing. Guillermo Noriega, Director General de Tenaris para América del Sur y al frente de la planta de Campana, para conocer cómo impacta esto en las operaciones de la compañía.

¿Qué opina de esta medida tomada por el presidente venezolano?

Esto nos tomó por sorpresa, porque era algo que realmente no esperábamos. Tenaris tiene una presencia global y todas son parte de la estructura comercial e industrial que la compañía tiene estratégicamente posicionada en el mundo. La planta en Venezuela tiene fuerte relevancia en nuestro posicionamiento en América Latina y en la región del Pacto Andino. Cada una de las plantas de la compañía tiene su rol dentro de nuestro sistema de producción y de servicios, y esto claramente nos impacta en términos de la complementariedad de estas plantas con el resto de las de Tenaris.

¿Esto genera dificultades en términos regionales?

Creo que si Argentina y Venezuela venían construyendo una alianza estratégica y de desarrollo en común en la que Venezuela está en proceso de integración al MERCOSUR, esto claramente es un punto que parece ir en contra de este proceso. Para nosotros es muy importante que nuestro gobierno intervenga para garantizar los derechos de las empresas argentinas contemplados en el Tratado de Protección Recíproca de Inversiones que el país tiene firmado con Venezuela.

Hubo una reacción muy fuerte de múltiples asociaciones empresariales e industriales argentinas a la decisión de Chávez…

Sí, inmediatamente todos los actores empresariales relacionados con la industria, las finanzas y el comercio expresaron su preocupación; no sólo empresarios sino también los sindicatos, ya sea la CGT como la Unión Obrera Metalúrgica. Pensamos que esto refleja un temor generalizado por la similitud entre una creciente búsqueda de participación del estado argentino en empresas del país, y lo que está pasando desde hace tiempo en Venezuela. En Argentina hay una intervención creciente del Gobierno en las empresas privadas y parecería que esta línea de acción no es aceptada por gran parte de la comunidad en general.

Comentá la nota