Nación no quiere dar marcha atrás con el decreto del gas

De regreso del viaje que realizó la comitiva local a Buenos Aires el vicegobernador y precandidato a gobernador Bautista Mendioroz (foto Alejandra Bartoliche) y el intendente Marcelo Cascón se refirieron a las gestiones realizadas para frenar el aumento del gas en Río Negro. Según trascendió, el gobierno nacional no quiere dar marcha atrás con la aplicación del decreto que crea un fondo fiduciario para financiar la importación de gas. Los petroleros, envueltos en pieles, brindaron con whisky.
De regreso del viaje que realizó la comitiva local a Buenos Aires el vicegobernador Bautista Mendioroz y el intendente Marcelo Cascón se refirieron a las gestiones realizadas por el aumento del gas. Según expresaron el gobierno nacional no quiere dar marcha atrás en Río Negro con la aplicación del decreto que aumentó el gas en más de un 300 por ciento en consumidores pequeños y medianos.

Según informó Cascón, "hay una decisión del gobierno nacional de ir en una política de eliminación paulatina del subsidio que se ha dado a los distintos servicios y han distorsionado los valores verdaderos" y en esa línea enmarcan, desde Nación, el decreto presidencial que impactó de un modo desmesurado en la tarifa del gas de todo el país pero fundamentalmente en las provincias patagónicas.

"La expectativa que nos trajimos es la de no una revisión por lo menos en el corto plazo", señaló el intendente y agregó que luego de obtener esta respuesta no hubo mayor discusión.

Por su parte, el vicegobernador Bautista Mendioroz señaló que "hay una mala aplicación en la tarifa por parte del Enargas y de Camuzzi". El decreto "tendría que afectar a grandes usuarios y tenemos en claro que no lo está haciendo. Entonces, obviamente, le estás metiendo la mano en los bolsillos a los pequeños usuarios".

Mendioroz evaluó que el problema que se planteó tiene que ser producto de una mala interpretación del decreto por parte del Enargas o de una mala aplicación de Camuzzi. En este sentido, subrayó que el gobierno provincial coincide con la aclaración del Enargas que indica que el decreto no debe afectar a los pequeños y medianos consumidores.

Según señaló, tanto el oficialismo como la oposición rionegrina realizaron gestiones "con poco éxito" para realizar una reunión de trabajo con el Enargas -ente regulador- para llevar el planteo. "Hemos gestionado con poco éxito una reunión con Enargas para empezar a andar un camino que permita la resolución coyuntural", explicó y agregó que el aumento "no se puede aceptar".

Por otro lado, afirmó que el gobierno de la provincia considera que el aumento es inconstitucional y respalda las acciones legales que inició la Defensora del Pueblo de la Provincia, Ana Piccinini, en los tres juzgados federales de la provincia para que se dicte una medida de no innovar y se suspenda la aplicación del decreto.

"No podemos aceptar que haya un incremento de tarifa del 200 y el 300 por ciento en la Patagonia y más en la Patagonia para los pequeños usuarios, para las familias de escasos y medianos recursos" señaló y agregó que el aumento para los grandes consumidores también es cuestionable porque "todo incremento de tarifas es incremento de costos y quita competitividad". "En la medida en que quitamos competitividad a la actividad económica -peras y manzanas o turismo- atacamos el empleo y eso nos genera más sufrimiento", concluyó.

Mientras tanto, petroleros envueltos en pieles, sonrieron y brindaron con whisky. "Al gran pueblo argentino salud…", entonaba detrás de escena, un coro raido, medio parco y desafinado.

Comentá la nota