La Nación presupuestó siete hospitales, pero ninguno le toca a Santa Fe

Según reconoció el ministro de Salud de la provincia, es por la caída de la Resolución 125/08. Cappiello le pidió a Graciela Ocaña 50 ambulancias para reforzar la flota automotriz. En los últimos días, la demanda de salud en los hospitales públicos aumentó un cinco por ciento.
Mientras la demanda de salud en los nosocomios públicos provinciales registró en los últimos días un aumento del cinco por ciento, el Gobierno nacional presupuestó siete hospitales, de los cuales ninguno está destinado Santa Fe.

El titular de la cartera provincial, Dr. Miguel Ángel Capiello, reconoció que con el rechazo en el Congreso de la Resolución 125/08 de retenciones móviles, de donde iban a salir los fondos para financiar las obras, la administración central dejó sin efecto la construcción de 30 hospitales y 300 centros de salud que oportunamente fueron anunciados por la presidenta Cristina Kirchner.

La provincia de Buenos Aires con seis y Entre Ríos con el restante, serán las beneficiadas con las nuevas obras.

Recientemente, el Dr. Capiello elevó un pedido para aumentar el parque automotor destinado a salud en la provincia. Según indicó, a través de un correo electrónico dirigido a la ministra de Salud nacional, Graciela Ocaña, pidió 50 ambulancias nuevas. “La Nación está comprando ambulancias, elevé el pedido y esperemos que (Graciela Ocaña) me traiga algún respuesta el próximo 16 de febrero cuando nos visite en nuestra ciudad”.

En dicha fecha, la titular de Salud nacional estará en la capital de la provincia para participar de las Primeras Jornadas sobre Sistema Único de Salud, organizadas por el Gobierno socialista, con el aval de la Organización Panamericana de la Salud.

Hospitales públicos: aumentó la demanda

“Ha habido más consultas en las guardias, servicios ambulatorios, y en los últimos 15 días tuvimos un aumento en las camas de terapia intensiva ocupadas”, dijo el ministro Capiello. Y agregó que este fenómeno se está dando “principalmente en el norte, donde se registra el despido de peones rurales que poseen la obra social Osprera, y en el sector industrial del sur de la provincia”.

Cappiello aseguró que por ahora son demandas puntuales y no se mostró alarmado por la situación, aunque advirtió que si se siguen registrando cesantías, el panorama podría empeorar “en los próximos dos meses, cuando el personal despedido se quede sin seguridad social” por el cese del seguro de desempleo.

El ministro precisó que el 42 por ciento de la población santafesina es tributaria del sistema público de salud y aseguró que “es muy difícil que el sistema de salud pública colapse, porque siempre hay posibilidades de dar respuestas cuando se trata de garantizar el derecho a la salud”.

Cappiello añadió que ante una posible sobredemanda, se están generando acuerdos con el ámbito privado en el caso de necesitar más camas de terapia intensiva o para algunas prestaciones que ya hoy los hospitales derivan a las clínicas, como los tratamientos de radioterapia.

En la peor crisis del país de los últimos tiempos como fue la de 2001-2002, el porcentaje que se hacía atender en efectores públicos subió a “50 ó 55 por ciento”, según Cappiello.

Comentá la nota