La Nación pondrá 9,9 millones de euros para la terminación.

Fue el único anuncio que hizo ayer la Presidenta. Trajo firmado un decreto para financiar lo que falta.
"¿Y saben una cosa?, sin pedírselo Presidenta, porque no se lo hemos pedido, usted nos trae ahora el decreto firmado por el cual la Nación se hace cargo del repago del crédito español de casi 10 millones de euros para seguir construyendo y terminar con la tercera parte del hospital". El anuncio en público fue hecho ayer por el gobernador José Luis Gioja, en el acto de inauguración del nuevo hospital Rawson. Y era algo que las autoridades provinciales no esperaban. Por eso fue uno de los pasajes más aplaudido en el discurso de Gioja. Es que con ese dinero, ahora el edificio podrá terminarse completamente, teniendo en cuenta que ayer se inauguraron las dos terceras partes.

El dato había sido anunciado minutos antes por el locutor oficial, cuando la Presidenta hizo entrega del decreto al gobernador. Eso le permitió al gobernador Gioja romper el hielo ante el público con un chiste dirigido al ministro de Salud, Oscar Balverdi: "Está más contento que perro con dos colas", dijo sonriendo.

El ministro de Infraestructura, José Strada, explicó que "son 9,9 millones de euros para financiar la fase III que falta para terminar el total del edificio. Es un remanente de un crédito español que la Nación, a través de instrumentos que la Presidenta ha traído, se hace cargo del repago de ese dinero y eso va a permitir terminar el hospital".

Sucede que esa cantidad de dinero estaba remanente, pero como la Nación no se hacía cargo legalmente del pago, el crédito estaba trabado. Ahora, con el decreto presidencial firmado, se resuelve el problema porque allí queda estipulado que la Nación será quien devuelva esa suma de dinero.

"Qué quiere que le diga, estamos contentos, felices", dijo Gioja. Y no era para menos. El nuevo hospital Rawson había empezado a transformarse en un lastre difícil de resolver para los gobiernos, ya que pasó una década desde que fue anunciado. Mientras el sistema de salud público provincial pedía a gritos una solución, porque el Rawson ya quedó chico para la comunidad sanjuanina y los hospitales departamentales y los centros de salud no contaban con infraestructura para suplirlo.

El gobernador reseñó ayer cómo fue la historia de ese crédito español que permitió terminar el hospital: "Por esas cosas de la vida, nos enteramos por un amigo que había un remanente de un crédito español que le dio a la Argentina por 100 millones de dólares, para Salud y para Desarrollo Humano. Y que en ese crédito habían quedado ahí, y alguien los andaba buscando, 15,6 millones de euros. Yo era senador nacional en esa época. Lo encontramos por casualidad, lo pudimos encontrar".

En esos días Néstor Kirchner ya era presidente. Y le dio el visto bueno a Gioja, quien por esos días pretendía ser gobernador, con una sola palabra: "Metéle". Eso bastó para que la provincia llamara a licitación para la primer etapa, luego se hizo la segunda licitación. En esos tiempos, la provincia saneó sus cuentas y ayudó en los procedimientos administrativos para que el hospital se construyera.

Por ahora conviven la parte nueva, la cual quedó enclavada en el medio del predio, con la parte vieja. Ayer se pudo contrastar esa realidad. Y el gobernador Gioja lo resaltó en su discurso, cuando le contó a la presidenta Cristina que "todos hemos ido a esta Maternidad, que hace más de 7000 partos al año, en una estructura que no es la mejor. Tenemos que agradecer a Dios que no hay temblores", en alusión al estado de la estructura deficiente que tiene la principal maternidad de la provincia.

Gioja también hizo referencia al mal estado del pabellón de Traumatología. Fue cuando despertó una sonrisa en todos los presentes al no recordar ese nombre: "La gente que tiene problemas de hueso, de... ortopedia. ¿Cómo se llama?". El ministro Balverdi, quien es traumatólogo y estaba sentado en la mesa principal, le sopló: "Traumatología". Entonces Gioja terminó la idea: "Está aquí al lado. Tiene los mejores profesionales, enfermeros, personal administrativo. Pero no da más", dijo.

Y allí Gioja le adelantó a Cristina de Kirchner cuáles son sus planes para esos pabellones: "¿Sabe qué vamos hacer, cuando traslademos todo a la parte nueva? Tenemos que tirar abajo todo eso, que es del pasado, que no sirve. Y tenemos que terminar la otra casa".

Comentá la nota