IBM-Nación: no habrá juicio oral y devolverán parte de la coima

Casi 16 años después de que estalló el escándalo, el caso IBM-Banco Nación enfila hacia un final ambiguo: se condenará a siete acusados, pero no habrá coimeros presos, y, por primera vez, los ex funcionarios y empresarios devolverán $ 17 millones, pero el Estado no recuperará decenas de millones más que le robaron.
El acuerdo se selló ayer, en la Fiscalía General N° 3, donde su titular, Sabrina Namer, negoció con ocho de los 15 acusados que debían ir a juicio oral por pagar o cobrar coimas por US$ 21 millones -y sospechas jamás probadas por otros US$ 16 millones-. Un negociado que provocó que el Banco de la Nación Argentina (BNA) firmara un contrato por US$ 250 millones, el doble de lo que debió costar.

Según el "acta de acuerdo de juicio abreviado", tal su nombre oficial, siete procesados reconocieron su culpa y serían condenados a entre 2 y 3 años de prisión -por lo que ninguno pasará un día tras las rejas-, el octavo saldría absuelto y los restantes siete podrían beneficiarse de la prescripción de la acción penal. Es decir que pasó tanto tiempo desde el delito que ya no pueden ser juzgados.

La definición quedará ahora en manos del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 3, el mismo que llevó adelante el juicio por AMIA. Si acepta el acuerdo, el caso quedará cerrado una vez que defina los pedidos de prescripción de los restantes 7 acusados; si lo rechaza, todo pasará a otro tribunal y otro fiscal.

Consciente de la repercusión negativa que podría generar el acuerdo, Namer incorporó sus argumentos al acta, a la que accedió LA NACION. Recordó "los retrasos irrazonables del procedimiento", el desgaste que afrontaron los acusados y sus familias por "tamaña repercusión mediática y social" y "la importancia simbólica que tiene para la sociedad el hecho de recuperar activos producto de la corrupción".

Quienes aceptaron su culpabilidad son los ex directores del BNA Alfredo Aldaco, quien recibiría una condena de 3 años de prisión, Mario Dadone, Genaro Contartese y Hugo Gaggero, todos con 2 años y 6 meses de prisión. También, el entonces vicepresidente de IBM, Gustavo Soriani, con 2 años y 3 meses de prisión, y el entonces subsecretario general de la Presidencia (segundo de Alberto Kohan), Juan Carlos Cattaneo, y su cuñado y presidente de la firma CCR, Alejandro de Lellis, también con 2 años y 3 meses de prisión cada uno.

El único que saldría absuelto, si lo refrenda el tribunal, es el otrora presidente de IBM Ricardo Martorana, "en atención a la inexistencia de pruebas que demuestren su intervención o culpabilidad".

El escándalo se desató en 1994, cuando se denunció que IBM sobornó a funcionarios del gobierno menemista para lograr la adjudicación de la informatización de 525 sucursales del BNA, enmarcado en el plan Proyecto Centenario.

Con el correr de los años, el expediente pasó por las manos de tres jueces federales -Adolfo Bagnasco, Jorge Urso y Guillermo Montenegro-, subió y bajó por la pirámide del Poder Judicial . También incluyó el misterioso suicidio de Marcelo Cattáneo, en octubre de 1998, con un recorte de LA NACION en la boca en el que se lo vinculaba al caso.

Así, el acuerdo -y las eventuales condenas- alcanzaron a responsables de IBM, del BNA y una firma intermediaria, CCR, aunque la investigación incluyó también a ejecutivos de Deloitte & Touche, el Banco General de Negocios y Consad. Para el fiscal federal que investigó los ilícitos, Carlos Cearras, todo el negociado terminó con un "estrepitoso fracaso, una escandalosa pérdida y sin obtener la tan ansiada modernización" del Banco Nación.

Sin embargo, para Namer, la fiscal de confianza del procurador general Esteban Righi, el acuerdo refleja "un caso sin precedente", ya que plasma la nueva política en la lucha contra la corrupción basada en "el recupero de activos".

Todos los acusados aceptaron que el Estado se quede con $ 17,1 millones, más la entrega de otros $ 1,1 millones "en efectivo para ser destinados a fines sociales" que aportarán Dadone ($ 764.000) y Gaggero ($ 350.000).

Pero los acusados mostraron sus diferencias. Mientras Aldaco se mostró arrepentido y durante seis años -el máximo de la pena posible para él- se autoimpuso una suerte de arresto domiciliario, Dadone pareció desgastado por la depresión, la diabetes y la muerte de su hermano Aldo, ex presidente del BNA, también sospechado de ilícitos.

Gaggero, en cambio, fue el más desafiante. Se mostró harto de tantos años de "repercusión periodística" y expresó su "certeza" de que si se sustancia un juicio oral y público "la peor condena será la mediática". Todavía más: frente a la fiscal expresó su desconfianza "respecto de la independencia de la Justicia".

Cronología

* Enero de 1994:Contrato: la firma IBM se adjudica la licitación para informatizar la red de sucursales del Banco Nación por 250 millones de dólares.

* Mayo de 1994:La denuncia : el periodista Santiago Pinetta realiza una denuncia judicial por la operación.

* Septiembre de 1995: Renuncias . dimiten el presidente del Banco Nación, Mario Dadone, y el de IBM, Ricardo Martorana.

* Abril de 1996: Procesados .El entonces juez Adolfo Bagnasco procesó a 30 funcionarios y empresarios por el pago de coimas.

* Otubre de 1998:Extraña muerte . Marcelo Cattáneo, hermano de uno de los procesados, aparece muerto en la Costanera.

Comentá la nota