Nación financiará un canal en el límite entre Santa Fe y Santiago

Nación financiará un canal en el límite entre Santa Fe y Santiago

“El tramo fue desarrollado por Santiago del Estero y en un futuro próximo habrá que readecuarlo”, expresó Carlos Bertoni.

Los 54,8 kilómetros del canal distribuidor que el Gobierno nacional financiará en el límite entre Santa Fe y Santiago del Estero es una de las obras hídricas que reclamaban los miles de productores y pobladores que se inundaron por las intensas lluvias de diciembre y enero. Es una respuesta técnica a un problema grave: el estancamiento de los excesos hídricos durante meses —el agua no se iba de los campos— por la falta de infraestructura para conducir el agua. 

La Nación confirmó que invertirá $ 750 millones para ejecutar la primera etapa del canal distribuidor (el tramo IV del proyecto) que va a correr paralelo a la Ruta 35, entre Villa Minetti y el límite provincial con Chaco. 

Cuando esté terminado, va a conducir el agua de lluvia hacia la Cañada de las Víboras, una de las puertas de entrada a los Bajos Submeridionales y hacia otras zonas bajas y canales que ya existen en la región. La obra también incluye el alteo de la Ruta Interprovincial 35, las alcantarillas y los puentes, entre otros trabajos. 

El proyecto completo tiene cuatro etapas y una extensión de 145 kilómetros. Juan Carlos Bertoni, secretario de Recursos Hídricos de Santa Fe, explicó que es una obra necesaria para ordenar los caudales y generar vías para que escurran y drenen los excesos hídricos. Se estima que llevará unos cuatro o cinco meses terminar los pliegos y licitar la obra, que tiene un plazo de ejecución de 20 meses. “La idea es comenzarla este mismo año”, aseguró Bertoni, quien también participó de la reunión con Frigerio. “El tramo I ya fue desarrollado parcialmente por Santiago del Estero y en un futuro próximo habrá que readecuarlo. Lleva agua hacia el sur; es decir, al río Salado, en un caudal que es insignificante para dicho curso. Los tramos II y III deberán ser objeto de estudios conjuntos entre ambas provincias”, explicó Bertoni. La aclaración de que los caudales que van a ir hacia el Salado no son significativos se relaciona con la preocupación que las crecidas de este río siempre generan en ciudades como Santa Fe, Esperanza y Recreo, que sufrieron graves inundaciones durante los últimos años.

Coment� la nota