Nación entregó $2.200 por cada neuquino

Es la cifra de la coparticipación federal del año pasado. La provincia es una de las que menos dinero percibió y las que más recibieron fueron Tierra del Fuego y Santa Cruz.

Una novedosa manera de plantear la discusión de la coparticipación es dividir el ingreso por habitante; las inequidades.

Neuquén >Por cada habitante de la provincia, el gobierno nacional entregó a Neuquén 2.265 pesos en todo el año pasado, una cifra relativamente baja ya sea en comparación con lo que recibió Tierra del Fuego, 6.879 pesos, y Santa Cruz, 5.040 pesos, sino que queda en evidencia que de cada 10 pesos que recauda Nación, sólo distribuye a las provincias 2,5 pesos.

La inédita observación la hizo el Instituto de Estudios Económicos de la Fundación Libertad, una entidad privada sin fines de lucro, cuyo objetivo es la investigación y difusión de temas de políticas públicas, dirigido en particular a lo socioeconómico y a lo empresarial, promoviendo las ideas de la libertad en el contexto de las relaciones sociales. La entidad, creada en Rosario en 1988 por un grupo de empresarios, profesionales e intelectuales, realizó el estudio que estuvo a cargo de Agustina Leonardi, Fernando Staffieri y Adriano Mandolesi.

En principio, comprobó que la participación cayó casi un 25 por ciento en los últimos diez años en cuanto a la cantidad de dinero, en porcentaje, que se entrega a las provincias. Asimismo, se observa una fuente desaceleración de los fondos coparticipados en el primer semestre del año, que crecieron tres veces menos que en igual período del 2008. Por su parte, existen fuertes dicotomías entre los fondos recibidos por cada jurisdicción, ya que, por ejemplo, lo que recibe por este concepto un bonaerense en siete años y medio, o un santafesino en cuatro, lo recibe un fueguino en un año, indicó.

En los últimos seis años las provincias y la Ciudad de Buenos Aires obtuvieron fondos nacionales por un valor cercano a los 250.000 millones de pesos, habiéndose multiplicado 3,6 veces lo que recibieron entre 2003 y 2008.

Pese a ello, en el primer semestre de 2009 la dinámica se modificó bruscamente, ya que los fondos enviados crecieron con respecto al mismo período del año anterior a una tasa del 8,6 por ciento. Cabe remarcar que entre los primeros seis meses del 2008 y los del 2007 la tasa del crecimiento había sido del 28,1 por ciento.

Por otra parte, de la totalidad de la recaudación nacional del año 2008, se destinó a las provincias y a la Ciudad de Buenos Aires el 25,7 por ciento de lo recaudado. Un año antes ese guarismo era del 27,6 por ciento y diez años atrás era del 33 por ciento sin considerar los fondos destinados a la Ciudad de Buenos Aires Más aún en el primera mitad del presente año el ratio mantiene su tendencia decreciente cayendo al 24,9 por ciento. Es decir que de cada 100 pesos que se recaudan de tributos nacionales, la administración nacional se queda con 75 pesos y las provincias solamente con 25 pesos.

Recursos recibidos por provincia

El informe del IEE determinó que un problema adicional que presenta el federalismo argentino, es la inequidad con la que se asignan los fondos entre las distintas jurisdicciones. Por cierto, si se mide el monto de coparticipación por habitante, la más favorecida recibe 7,5 veces más que la mayor perjudicada.

Más aún, las cuatro provincias que menos dinero reciben por habitante (Santa Fe, Córdoba, Mendoza y Buenos Aires) abarcan al 58,8 por ciento de la población del país pero obtienen solamente el 41,5 por ciento del total de los fondos que el gobierno nacional asigna a las provincias.

Por ende se observa que en la distribución de fondos no se sigue ni un criterio devolutivo (darle más fondos a la provincia que más aportan) ni redistributivo (darle más fondos a la provincia más pobre). Para ver ello –precisó el informe— basta describir lo que sucede al comparar dos provincias como Mendoza y Entre Ríos. Siguiendo el primero de los criterios, en la provincia cuyana se recaudaron un 56,5 por ciento más de impuestos nacionales que en Entre Ríos, pero recibió un 14,1 por ciento menos de fondos nacionales. Asimismo, la redistribución se hace a la inversa ya que Mendoza tiene una superficie y población mayor y al mismo tiempo menor nivel de ingreso por habitante y mayor tasa de pobreza. Más aún en términos per cápita y por kilómetro de superficie recibe un 37,6 por ciento y 55,1 por ciento menos respectivamente. Situaciones como esta se dan al comparar varias jurisdicciones.

Las que más aportan

Neuquén >El informe que elaboró la fundación rosarina puso sobre el tapete las inequidades entre aquellas provincias que más aportan en impuestos y en retenciones a las exportaciones y que son las que menos reciben. La provincia de Santa Fe, es junto con Córdoba y Buenos Aires, una de las aportantes netas de fondos a la Nación, aduce el informe y recalcan, para no dejar lugar a dudas, que aportan más de lo que reciben. Si bien las provincias mencionadas presentan un mayor dinamismo económico, esto no necesariamente implica que tengan mejores indicadores socio-económicos.

Por cierto, la pobreza en Santa Fe alcanzaba en el 2008 al 30,7 por ciento de la población, guarismo muy superior al 7,9 por ciento de Santa Cruz y al 9,5 por ciento de Chubut y Tierra del Fuego, siendo estas jurisdicciones, detrás de la Ciudad de Buenos Aires, las de mayor ingreso per cápita.

Así la redistribución de ingresos es explicada solamente por la extracción de recursos a las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba y a la Ciudad de Buenos Aires. En este último caso, y también en el del distrito bonaerense, la administración nacional provee o subsidia diversos servicios (transporte, seguridad, etc.), en mayores cuantías que en el interior del país. Claramente, en el caso de Santa Fe, y también de Córdoba, al resignar gran parte de los recursos propios se ven sumamente perjudicadas.

Comentá la nota