Nación ejecutó la mitad de la obra vial prometida a Córdoba

La provincia figura entre los distritos donde menos se invirtió en caminos nacionales. Si se suman las obras viales ejecutadas en la Región Centro y Buenos Aires, la cifra es inferior a lo que se gastó este año en Santa Cruz.
El gobierno nacional ha prometido que en el año 2009 la obra pública será vital para sostener la actividad económica y, en este sentido, las obras viales juegan un rol trascendente. Sin embargo, Córdoba no debe tener exageradas expectativas; a tan sólo 45 días de que finalice el año los números son contundentes: la Nación apenas ejecutó algo más de la mitad del presupuesto destinado a obras viales en la provincia. Sin embargo, hay que descartar que esto sólo sea un efecto colateral de la “vendetta” de las autoridades nacionales tras la votación de la famosa Resolución 125; en 2007, en plena “luna de miel” entre la Provincia y la Nación, a Córdoba tampoco le fue muy bien en este aspecto: sólo se construyó el 63 por ciento de los caminos prometidos en el presupuesto. Pero la política discriminatoria es un hecho; la subejecución de partidas viales ha afectado a Córdoba desde casi el inicio de la gestión Kirchner, quizás porque siempre se vio a la provincia como un territorio políticamente hostil al gobierno nacional. Lo cierto es que hoy a nivel vial se planifica poco y se ejecuta menos, aunque a juzgar por los datos oficiales, al menos no hay significativos retrasos en los pagos de los certificados de obra.

Según cifras del Ministerio de Planificación Federal, la partida 2008 para Córdoba era de 340 millones de pesos, sin embargo a un mes y medio de que finalice el año, se han ejecutado y pagado obras por 196 millones, un monto que apenas excede la mitad del total destinado originalmente. Pero si este dato no es suficientemente elocuente de la discriminación que viene sufriendo la provincia mediterránea, vale realizar la comparación con otros distritos: Entre Ríos, gobernado por el ultraoficialista Sergio Urribarri, tenía asignada 32,5 millones, sin embargo se ejecutaron obras por 65 millones de pesos. En Chaco, provincia alineada si las hay, el presupuesto vial ya se sobre-ejecutó: se destinaron fondos por 90,7 millones y se han comprometido pagos por 99,2 millones (en esta provincia hay denuncias en la Justicia por el pago de sobreprecios en las obras). Otro ejemplo: Chubut; la provincia de Mario Das Neves recibió obras por 77,4 millones en 2008, con un presupuesto de sólo 71,1 millones. Otras jurisdicciones donde se ejecutaron más obras que las presupuestadas fueron La Rioja y Neuquén, casualmente ambas férreamente obedientes a los designios del gobierno nacional. Pero el caso más escandaloso es el de la propia provincia de Santa Cruz: se presupuestaron obras viales por 226 millones y ya se ejecutaron por 763 millones; es decir que Santa Cruz, con el 7,5 por ciento de la población de Córdoba, recibió obras por una cifra cuatro veces superior. En otras palabras, por cada peso que la Nación gasta en obras viales en Córdoba, invierte 56 en la provincia patagónica. Teniendo en cuenta el peso estratégico de una y otra provincia para la economía nacional, más allá de cualquier consideración política, se trata de una asimetría inexplicable, casi vergonzosa. Esta situación también se repitió en 2007, cuando se invirtieron en Santa Cruz 788 millones de pesos, cifra que supera a la de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, juntos.

El club de las olvidadas

Indudablemente, en varios niveles Córdoba integra el grupo de las provincias olvidadas por la administración nacional; en este rubro también se puede incluir a la dócil provincia de Buenos Aires, que aun bajo la sumisa administración de Daniel Scioli apenas recibió un presupuesto para obras viales de 355 millones, de los cuales se ejecutaron menos de la mitad. Sin embargo, parte de la obra vial en esta provincia se ejecutaron a través de otros organismos del Estado. En otras provincias “díscolas”, como Salta, apenas se ejecutaron obras por el 28,3 por ciento del total presupuestado. San Luis prácticamente no recibió partida para obras viales, mientras que en Corrientes sólo ejecutó un tercio del Presupuesto 2008.

Comentá la nota