La Nación dotará de cloacas a unos 140 mil vecinos del oeste y Funes

Una megaobra de 47 millones de pesos que beneficiará a unos 140 mil vecinos de la zona oeste y Funes le pondrá fin a las zanjas a cielo abierto y a los desagües clandestinos ubicados al norte de la planta potabilizadora de la empresa Aguas Santafesinas SA (Assa).
Tras años de gestiones, el Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa) firmó el contrato para la construcción de colectoras cloacales y tres estaciones elevadoras que alcanzarán a los barrios Empalme Graneros, Fisherton, Antártida Argentina, Tango, Santa Lucía y San Cayetano. El proyecto fue adjudicado el lunes pasado a dos empresas locales con un plazo de ejecución de 18 meses, según confirmó el diputado nacional Agustín Rossi, consultado por La Capital.

El impacto social de este proyecto tiene dimensiones a gran escala. Serán beneficiados 140 mil habitantes, que saldrán de una situación sanitaria irregular tras 25 años de padecimientos. En la actualidad, en la zona oeste y en Funes las aguas servidas de los caños clandestinos se descargan por el emisario Nº 10, que desemboca en el arroyo Ludueña, aguas arriba de la planta de toma de agua de Assa; una situación de riesgo mediomabiental.

Por eso, el proyecto tiene como objetivo construir grandes cañerías colectoras y tres estaciones elevadoras e impulsoras. Una suerte de corazón de la estructura cloacal, a lo que habría que anexarle los tramos secundarios y terciarios junto a las conexiones domiciliarias. Esto permitirá además hacer el pavimento definitivo enterrando los caños domiciliarios y eliminando las zanjas a cielo abierto.

El proyecto será llevado a cabo conjuntamente por Werk Construcciones y Obring, con un presupuesto total de 47.208.377 pesos a ejecutarse en el término de 18 meses y con beneficio directo para 140 mil habitantes del área metropolitana.

Gestión. Rossi siguió de cerca los trámites licitatorios realizados en la Casa Rosada.

"Con esta obra, el Estado nacional reafirma su compromiso con los ciudadanos rosarinos para el acceso a los servicios que les permitan una mejor calidad de vida", consideró al agregar que, "aunque las políticas públicas favorecieron el acceso a la vivienda, la provincia no había logrado brindar todos los beneficios sociales y de infraestructura necesarios para el bienestar de los habitantes".

Rossi no se privó de una lectura política: "Las denuncias de discriminación dirigidas hacia el gobierno de la Nación y generadas en la ciudad han sido desacertadas y los hechos demuestran absolutamente lo contrario".

Invertirán 47 millones de pesos para la red primaria que eliminará la descarga al Ludueña

Comentá la nota